Una nueva fuerza dirige la tectónica de placas de la Tierra

Artículo publicado el 6 de julio de 2011 en la web de Universidad de California

Trayendo una nueva visión a un viejo debate sobre cómo las potentes fuerzas geológicas dan forma al planeta, desde fracturas por terremotos a formaciones montañosas, científicos de la Institución Scripps de Oceanografía en la UC San Diego han identificado un nuevo mecanismo que dirige la masiva tectónica de placas de la Tierra.

Plumas en el manto terrestre


Los científicos que estudian los movimientos tectónicos saben desde hace décadas que los actuales movimientos de “tirar” y “empujar” de las placas son los responsables de esculpir las características continentales por todo el planeta. Los volcanes, por ejemplo, normalmente se sitúan en áreas donde las placas se separan o acercan. Los científicos de Scripps Steve Cande y Dave Stegman han descubierto ahora una nueva fuerza que dirige la tectónica de placas: Las plumas de magma caliente que ascienden desde las profundidades de la Tierra. Su investigación se publica en el ejemplar del jueves 7 de julio de la revista Nature.

Usando métodos analíticos para rastrear los movimientos de placas a través de la historia de la Tierra, la investigación de Cande y Stegman proporciona pruebas de que tales “puntos calientes” de plumas del manto, que pueden durar decenas de millones de años y están activos actualmente en lugares como Hawái, Islandia y las Galápagos, pueden funcionar como motor adicional de la tectónica, junto con las fuerzas de empuje y arrastre.

Sus nuevos resultados describen una clara conexión entre la llegada de una potente pluma del manto hace alrededor de 70 millones de años y el rápido movimiento de la placa Índica que fue empujada como consecuencia del solapamiento de la posición de la pluma. La llegada de la pluma también creó inmensas formaciones de roca volcánica, ahora conocidas como “inundaciones de basalto de Deccan” en India occidental, que estallaron justo antes de la extinción masiva de los dinosaurios. El continente indio desde entonces ha derivado hacia el norte y colisionó con Asia, pero la posición original de la llegada de la pluma se ha mantenido volcánicamente activa hasta la fecha, habiendo formado más recientemente la Isla Reunión cerca de Madagascar.

El equipo también reconoció que esta fuerza de “empuje de pluma” actuó sobre otras placas tectónicas, y empujó también sobre África en la dirección opuesta.

“Antes de la llegada de las plumas, la placa africana estaba derivando lentamente, pero entonces se detuvo por completo, a la vez que la india aceleraba”, explica Stegman, profesor asistente de geofísica en el Instituto Cecil H. e Ida M. Green de Geofísica y Física Planetaria de Scripps. “Quedó claro que el movimiento de las placas índica y africana estaban sincronizados y que el punto caliente de Reunión era el vínculo común”.

Después de que decayese la fuerza de la pluma, el movimiento de la placa africana gradualmente volvió a su velocidad anterior, mientras que la índica frenó.

“Hay un frenado drástico en el movimiento hacia el norte de la placa índica hace alrededor de 50 millones de años, lo que se había atribuido a la colisión inicial de India con la placa Eurasiática”, dice Cande, profesor de geofísica marina en la División de Investigación de Geociencias de Scripps. “Una implicación de nuestro estudio es que el frenado podría simplemente reflejar la pérdida de fuerza de la pluma del manto – la colisión real podría haber ocurrido un poco más tarde”.

El patrocinio para la investigación lo proporcionó la Fundación Nacional de Ciencia.


Fecha Original: 6 de julio de 2011
Enlace Original

Comparte:
  • Print
  • Digg
  • StumbleUpon
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • Identi.ca
  • LinkedIn
  • Meneame
  • Netvibes
  • Orkut
  • PDF
  • Reddit
  • Tumblr
  • Wikio
This page is wiki editable click here to edit this page.

Like This Post? Share It

Comments (19)

  1. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Artículo publicado el 6 de julio de 2011 en la web de Universidad de California Trayendo una nueva visión a un viejo debate sobre cómo las potentes fuerzas geológicas dan forma al planeta, desde fracturas por terremotos a for…..

  2. Jorge

    Yo, en lugar de traducir “plumes” como “plumas”, pondría “penachos”.

    Gracias por compartirlo :)

    • Hola Jorge, he estado buscando antes de editar la traducción y por lo que vi, el término que se usa mayormente es plumas del manto. Voy a ver si me lo confirman…

      • Jorge

        Pues en ese caso no conocía el término. Donde queda fatal lo de “plumas” es cuando traducen cosas de Encelado o de la cromosfera solar. Ya me contarás por aquí.
        Saludos,

    • La Nuit

      Soy geologa y el termino “pluma” para referirse a estos ascensos magmaticos astenosfericos es el correcto.

  3. entonces debajo del parque yellowston, debe de haber una de estas plumas

  4. Orlando

    La traducción correcta de “plume” es “penacho”. En inglés, “pluma” se dice “feather”. Verás tú como las traducciones apresuradas nos vuelven a meter otro sapo en el español…

    • Orlando, “penacho” queda bien cuando hay una erupción volcánica y deja un “penacho”, pero la palabra “pluma” la usamos a diario para referirnos a eso, a plumas en el manto sin ningún problema, aunque suene mal. Además, estas plumas no se refieren a las plumas de ave, como a feather, sino a material caliente en ascenso en este caso.

    • La Nuit

      Una cosa es el idioma castellano/ español y otra la terminologia o jerga geologica,la cual es otro “idioma muy particular” ;)
      El termino “plumas magmaticas” es correcto geologicamente hablando.

  5. Apodemus

    Lo de las plumas del manto no es ninguna novedad. Y por supuesto ejercen su influencia en los desplazamientos de las placas tectónicas. Incluso se puede afirmar que las erupciones que se producen a través del rift de una dorsal son consecuencia del ascenso de magma caliente desde el manto atravesando la litosfera hasta emerger sobre el fondo oceánico.
    De todas formas se utilizaba más el término “plumas” del manto para referirse a las emisiones magmáticsa procedentes de puntos calientes, situados a gran profundidad en el manto, y que originan archipiélagos de islas volcánicas alineadas, no asociados a zonas de subducción. Es el caso de las Hawai o de las Islas Australes en el Pacífico.

    • La Nuit

      Comparto 100% la opinion de Apodemus.
      Ya en mis épocas de estudiante de geologia en 1995, el profesor de geologia tectónica y estructural (geólogo reconocido internacionalmente) ya nos hablaba de las plumas magmaticas, puntos calientes, rosario de islas y vulcanismo asociados.

  6. Pero estas plumas no son estacionarias, porque si lo fueran, segùn tengo entendido desvirtuarìan el trabajo sobre la formaciòn de elevaciones de montañas, pendientes, mesetas y otras y un sin de efectos sìsmicos que habrìa que considerar y aùn màs, habrìa que reconsiderar toda la teorìa sobre la tectònica de placas.

  7. En cuanto a la terminología, lo de “plumas” ya lo había oído hace tiempo, y me parece que concuerda con el que se trata de “láminas” magmáticas que ascienden entre corrientes magmáticas digamos “principales”, debido a procesos de intercambio de temperatura.
    Hasta a mi, que solo soy medievalista, me resulta lógico pensar que el dibujo en profundidad de la corteza y el manto terrestres se asemeja más a un conjunto de nervaduras (subidas, bajadas, entrelazados, nudos…) que a ese esquema tan estático que resulta de la visualización de las placas en superficie.
    La literatura en inglés parece que denomina a estas “plumas” “mantle plumes” y eso convendría haberlo dejado así, o explicado, al traducir.
    Lo que sí me parece un sapo gordo para el idioma es empezar con esa frase algosajónida: “Trayendo una nueva visión a un viejo debate…” y al cabo de varios retortijones y subordinadas, llegar a la conclusión de que en realidad era “Para traer una nueva visión a un viejo debate, los científicos han descubierto/demostrado…” y luego todos los complementos y subordinaciones que quieras. Pero reconozco que dar forma a artículos científicos que vienen en inglés muy técnico es un trabajo chinesco.
    BTW, interesantísimo artículo.

    • Andrés

      No estoy de acuerdo.
      Tu traducción “para traer” denota intención y no consecuencia como en este caso.
      Pareces uno de esos profes de gramática malos que tanto abundan, Mujerárbol.
      Este es un espacio de ciencia, no de lengua mal entendida.
      Tu conclusión es errónea: trayendo, sí; para traer, NO

  8. Estib

    Soy estudiante de Geología y el termine aplicado para “plumes” en español es “plumas”, así que esta bien traducido en el contexto geológico, es más, para un geólogo se escucharía mal “penacho” xD

  9. [...] Una nueva fuerza dirige la tectónica de placas de la Tierra. Lo que la extinción masiva de hace 250 millones de años nos puede enseñar. Could Milky Way Star [...]

  10. Geólogo

    Lo siento querid@s, pero en este caso el “plume” inglés, sólo se traduce como “penacho”. Una “mantle plume” es un “penacho mantélico”. La “pluma” castellana (pluma de ave) se dice en inglés “feather”, y la “pluma” estilográfica, la de escribir, se dice “fountain pen”, o “pen” a secas. “Pluma” no tiene significado en dinámica de fluidos ni nada que se le parezca.
    Puesto que hablamos de palabras castellanas y de su significado, ved la entrada del DRAE para “penacho”: http://buscon.rae.es/draeI/SrvltConsulta?TIPO_BUS=3&LEMA=Penacho
    Existe la acepción “algo que tiene forma de penacho de plumas”; mientras que en la definición de “pluma” no hay ninguna acepción que permita describir nada parecido a un penacho mantélico, entendido como forma “hidrodinámica” de mezcla de dos fluídos con características físicas y/o químicas diferentes, chorro, columna fractal de fluído, vaharada (bonita palabra), ni nada parecido.
    Por otro lado cabe preguntarse si estas estructuras corresponden a vértices de contacto de tres o más células convectivas mantélicas, si es que tal cosa existe. Recordemos que existe una barrera de transición reológica entre los bien diferenciados Manto superior (más fluido en principio al ser sobretodo Perowskita) y el Inferior (más denso al ser sobretodo Espinela, polimorfo de alta presión de la Perowskita), lo que determina y según se mire complica el patrón general de convección mantélica. Corregidme si me equivoco, pues hace tiempo que ví esto en la universidad.
    Me recuerda esto un chiste malo/surrealista/absurdo que cuentan algunos geólogos españoles:
    Se encuentran dos persdonas.
    La una le dice a la otra:
    -¿Cual es su oficio?
    - Geólogo.
    -¡Ah, uno de letras!

    En cualquier caso el eminente (ex-)profesor de geología Anguita de la UCM siempre hace hincapié en evitar la traducción de plume como pluma; es mejor penacho. En francés el equivalente sería panache. Realmente no parece existir en castellano palabra ni acepción aplicable, por lo que se postula que el término penacho adquiera una nueva acepción, por similitud del objeto “grupo de plumas (de ave)” con el objeto hidrodinámico de geometría fractal/caótica fluída que parece ser se puede observar en tomografía mantélica (mesosférica, habría que decir), por ejemplo, bajo determinadas regiones litosféricas. es el manto una región misteriosa del planeta, que ocuparía un 80% o más de su volumen, si no ando errado… Se ha comparado el manto fluído/plástico con el queso cheddar fundido, en cuanto a su reología (comportamiento mecánico). Supongo que todos habréis visto una fondue y las burbujas que pueden salir de ella, siempre en un mismo punto, como las columnas de burbujas en el cava u otro líquido en desgasificación y/o convección térmica. sobre la existencia de estos penachos mantélicos hay que reconocer que existe cierto debate en cuanto a su definición geométrica, la cual se asimilaría al modelo de burbujas coalescentes y convectivas de una “lámpara de lava”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *