Herschel dibuja una nueva historia de la evolución galáctica

ComparteTweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on Google+Share on RedditShare on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrPrint this page

Artículo publicado el 13 de septiembre de 2011 en la web de ESA

El Observatorio Espacial Infrarrojo Herschel de la ESA ha descubierto que las galaxias no tienen que colisionar entre sí para impulsar un vigoroso nacimiento estelar. El hallazgo da un vuelco a esta vieja suposición y dibuja una imagen más majestuosa de cómo evolucionan las galaxias.

La conclusión se basa en las observaciones de Herschel de dos zonas del cielo, cada una de alrededor de un tercio del tamaño de la Luna llena.

Visión de la Vía Láctea en el infrarrojo lejano por Herschel © thebadastronomer/ESA


Es como mirar al universo a través del ojo de una cerradura – Herschel ha visto más de un millar de galaxias a una variedad de distancias de la Tierra, abarcando el 80% de la edad del cosmos.

Estas observaciones son únicas debido a que Herschel puede estudiar una amplia gama de luz infrarroja y revelan una imagen más completa del nacimiento de las estrellas como nunca antes se había visto.

Se sabe desde hace algunos años que la tasa de formación estelar alcanzó su punto máximo en los inicios del universo, hace alrededor de 10 000 millones de años. En aquel entonces, algunas galaxias estaban formando estrellas a un ritmo diez o incluso cien veces más vigoroso de lo que está sucediendo en nuestra galaxia en la actualidad.

En el cercano universo actual, unas tasas de natalidad tan altas son muy raras y siempre parecen estar provocadas por galaxias que colisionan entre sí. Por lo tanto, los astrónomos habían supuesto que esto se cumplía a lo largo de la historia.

Herschel demuestra ahora que este no es el caso al mirar galaxias que están muy lejanas y, por lo tanto, se ven como eran hace millones de años.

David Elbaz de CEA Saclay en Francia, y sus colaboradores han analizado los datos de Herschel y encontraron que las colisiones de galaxias sólo desempeñaron un papel de menor importancia en el desencadenamiento de nacimientos estelares en el pasado, a pesar de que algunas galaxias jóvenes creaban estrellas a un ritmo furioso.

Al comparar la cantidad de luz infrarroja liberada por estas galaxias en distintas longitudes de onda, el equipo ha demostrado que la tasa de nacimiento estelar depende de la cantidad de gas que contienen, no de si entran en colisión.

El gas es la materia prima para la construcción de estrellas y este trabajo revela una relación simple: cuanto más gas contiene una galaxia, más estrellas nacen.

“Sólo en esas galaxias que no tienen una gran cantidad de gas es donde se necesitan las colisiones para proporcionar el gas y provocar unas tasas altas de formación estelar”, dice el Dr. Elbaz.

Esto se aplica a las galaxias actuales porque, después de formar estrellas durante más de 10 mil millones de años, han utilizado la mayor parte de su materia prima gaseosa.

La investigación pinta un cuadro mucho más señorial del nacimientos estelar que antes, con la mayoría de las galaxias asentadas en el espacio, creciendo de forma lenta y natural a partir de los gases que atraen de su entorno.

“Herschel fue concebido para estudiar la historia de la formación estelar a lo largo del tiempo cósmico”, dice Göran Pilbratt, la Científico del Proyecto Herschel de ESA.

“Estas nuevas observaciones cambian nuestra percepción de la historia del Universo”.


Fecha Original: 13 de septiembre de 2011
Enlace Original

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *