El cometa Elenin ha desaparecido y podemos olvidarlo

ComparteTweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on Google+Share on RedditShare on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrPrint this page

Artículo publicado el 25 de octubre de 2011 en la web de NASA

El cometa Elenin ya no existe.

Los últimos informes indican que este cometa, relativamente pequeño, se ha partido en trozos aún más pequeños y mucho menos significativos, de hielo y polvo. Este rastro de pequeñas partículas permanecerá en la misma ruta que el cometa original, completando su habitual giro a través del sistema solar interior este otoño.

“Elenin hizo lo que hace el dos por ciento de los nuevos cometas que pasan cerca del Sol: Se rompió”, dijo Don Yeomans, de la Oficina del Programa de Objetos Cercanos a la Tierra de la NASA en el Laboratorio de Propulsión a Chorro en Pasadena, California. “Los restos de Elenin también actuarán como otros cometas rotos. Continuarán su camino como una nube de restos que siguen una ruta conocida en el sistema solar interior. Después de eso, no volveremos a ver los restos del cometa Elenin por estos lares hasta dentro de, al menos, 12 milenios”.

Ruta del cometa Elenin © by Kanijoman


Doce mil años puede ser mucho tiempo para los terrícolas, pero para los helados habitantes del sistema solar exterior que hacen este viaje, una docena de milenios es, más o menos, un paseo por el parque celestial.  El cometa Elenin se acercó hasta los 72 millones de kilómetros del Sol, pero llegó desde la Nube de Oort del sistema solar exterior, que está tan lejos que su borde exterior está aproximadamente a un tercio del camino de la estrella más cercana, aparte del Sol.

Para aquellos desilusionados por la ruptura de lo que anteriormente eran 2 kilómetros de aburrido polvo y hielo, recuerden lo que dijo Yeomans acerca de los cometas que pasan cerca del Sol – se descomponen alrededor del dos por ciento de las veces.

“Los cometas están compuestos de hielo, roca, polvo y compuestos orgánicos y pueden tener varios kilómetros de diámetro, pero son frágiles y están débilmente unidos, como bolas de polvo”, dijo Yeomans. “Así que no hace falta mucho para que se desintegre un cometa, y con los cometas, una vez que se rompen, no hay esperanza de volver a unirlos”.

El cometa Elenin salió a la luz por primera vez el pasado diciembre, cuando la luz del Sol reflejada en el pequeño cometa fue detectada por el astrónomo ruso Leonid Elenin de Lyubertsy, Rusia. También conocido por su nombre astronómico, C/2010 X1, Elenin, de alguna manera, se convirtió rápidamente en una especie de “causa célebre” para algunos bloggers de Internet, que proclamaron que este cometa menor podría / sería / debería ser responsable de la causa de un número de desastres que acontecerían en nuestro planeta.

Empezaron a aparecer publicaciones en Internet, muchas de ellas con observaciones nebulosas, sobre rumores y especulaciones acerca de terremotos y otros desastres que se deberían a los efectos gravitatorios de Elenin sobre la Tierra.  La Respuesta de la NASA para tales especulaciones se vio entonces como un intento de ocultar la verdad.

“No puedo adivinar por qué este pequeño cometa se convirtió en una sensación tan grande en Internet”, dijo Yeomans. “La realidad científica es, que la influencia de esta sucia bola de hielo de modesto tamaño sobre nuestro planeta, es tan increíblemente minúscula que mi coche ejerce una mayor influencia gravitatoria sobre la Tierra de lo que jamás ejercerá el cometa. Eso incluye la fecha en la que estuvo más cerca de la Tierra (16 de octubre), cuando los restos del cometa estuvieron a una distancia mínima de unos 35,4 millones de kilómetros”.

Yeomans sabe que aunque Elenin puede haber desaparecido, siempre habrá rumores en Internet que tratarán de evocar alguna forma de coco interplanetario, aparte de Elenin, o algún otro objeto cercano a la Tierra igualmente oscuro y científicamente poco interesante.  Pensar formas para explicarse mejor acerca de la insignificancia de este asunto es algo difícil para un científico que ha dedicado su vida a la observación de asteroides y cometas, y el descubrimiento de su verdadera naturaleza y los efectos sobre nuestro sistema solar.

“Tal vez sea conveniente un pequeño homenaje al sketch clásico de Monty Python del loro muerto”, dijo Yeomans. “El cometa Elenin ha bajado el telón y se unió al coro invisible. Es un ex-cometa”.

La NASA detecta, rastrea y caracteriza regularmente asteroides y cometas que pasan relativamente cerca de la Tierra usando telescopios tanto terrestres como espaciales. El Programa de Observación de Objetos Cercanos a la Tierra, comúnmente llamado “Spaceguard”, descubre estos objetos, caracteriza un subconjunto de ellos y predice sus caminos para determinar si alguno podría ser potencialmente peligroso para nuestro planeta.  No se conocen amenazas creíbles hasta la fecha.


Fecha Original: 25 de octubre de 2011
Enlace Original

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *