Antes se pilla a un mentiroso que a un cojo

ComparteTweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on Google+Share on RedditShare on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrPrint this page

Seguramente todos conocéis este aforismo, que tiene bastante aplicación en la vida real, pero que en el mundo virtual se hace prácticamente inmediato. En un medio como Internet, donde prácticamente todo queda grabado en una especie de memoria colectiva, es difícil desdecirse y pretender que nunca dije lo que en realidad dije.

Parece ser que los señores de la Universidad de Gerona no se han percatado de ello, o esperaban poder escaparse de rositas de este tema, pero poco a poco se van enfangando más en un asunto que, por su ineptitud, va a dejar la reputación de su entidad bastante tocada a nivel mediático.

Empecemos por el principio. Como todos sabéis, empieza a ser lamentablemente común que aparezcan en universidades españolas (y de otros países, pero me centro en las de aquí)  cátedras, charlas, másters y distintos cursos sobre las temáticas más variopintas y pseudocientíficas que puedan imaginarse. Si tienen curiosidad, el amigo Fernando Frías mantiene desde hace tiempo La Lista de la Vergüenza y, créanme, es una auténtica vergüenza que prácticamente a diario deba actualizar su contenido porque, ya sea por dejadez, omisión o simplemente por dinero, una universidad se vende a la charlatanería.

Hace un par de días, mi viejo amigo Alberto Fernández Sierra, autor del blog Cerebros no Lavados y activo defensor del pensamiento crítico y racional, denunciaba un curso de posgrado sobre “Salud y Armonía en el Hábitat”. Por el módico precio de 1175 euros podemos recibir un temario salpicado de “perlas” como “Feng-Shui”, “Radiestesia” (lo que viene siendo el zahorí de toda la vida, o cómo buscar agua con un palito), “Geometría Sagrada”, o “Creación de planos telúricos” entre otras.

Rápidamente se puso en marcha una actuación a través de Internet para mostrar nuestra disconformidad ante la idea de que una universidad pública estafase a la gente de esa forma. Tras recibir algo más de 1000 adhesiones en pocas horas, la Universidad de Gerona decidió cancelar las inscripciones, y “evaluar la calidad científica del curso”. Tras dicha evaluación, que parece haber durado unos cuantos minutos, han decidido la salida del cobarde. Quitamos el curso debido a la “polémica creada”, pero mantenemos la validez del mismo.

Como es costumbre, los cantamañanas que hacen negocio de esto se han vestido de mártires de la inquisición, y esgrimen mucho llanto pero ni una sola prueba. Esto es muy simple, ofrezca estudios serios publicados, replicados y una base teórica sólida para sus afirmaciones, y aquí le recibo yo con los brazos abiertos. Pero si lo que pretende es cobrar a precio de oro un curso sobre chamanismo y brujería, “hamijo” aténgase a las consecuencias de que le llamen estafador si intenta estafar.

A la Universidad le digo lo mismo, si piensa que el curso está avalado científicamente y es útil, lo mantiene, digan los críticos lo que digan, ya que la razón, los hechos y las pruebas le avalan. Y si cree que le han “metido un gol” pues lo dice abiertamente y todos tan contentos, pero esa salida por la calle del medio es impropia de una entidad supuestamente seria como la Universidad de Gerona.

El problema más grave viene hoy. En el ínterin entre que lo quito y que no, la universidad cambió la descripción del curso, modificando los títulos de algunas temáticas para que no sonasen tan abiertamente ridículos. El problema no es ése, sino que hoy, niegan ante los medios de comunicación haber realizado tal acción. Amigos, si es que antes se pilla a un mentiroso que a un cojo, y más en Internet.

Supongo que en esta escalada de absurdos y ridículos hemos tocado fondo pero, quién sabe, la Universidad de Gerona parece dispuesta a sorprendernos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *