¿El verdadero descubridor del universo en expansión se perdió en la traducción?

Artículo publicado por Ray Villard el 9 de noviembre de 2011 en Hubblesite

El mayor descubrimiento astronómico del siglo XX puede haberse adjudicado a la persona equivocada. Pero resulta que no es culpa de nadie, excepto del propio descubridor original real.

En un artículo en el ejemplar del 10 de noviembre de la revista Nature, el astrofísico Mario Livio, del Instituto Científico del Telescopio Espacial, ha zanjado una creciente teoría de la conspiración sobre a quién es más justo adjudicar el descubrimiento del universo en expansión.

Durante casi un siglo, el astrónomo estadounidense Edwin P. Hubble ha tenido la fama por su histórico descubrimiento, que remodelaría toda la astronomía del siglo XX. Hubble informó que el universo se expande uniformemente en todas direcciones. Ésto resolvió el dilema de Einstein sobre por qué el universo no ha colapsado ya bajo su propia gravedad.

Lemaitre y Hubble © Crédito: Hubblesite.org


Irónicamente, Hubble nunca obtuvo el Premio Nobel por su descubrimiento, aunque astrónomos de dos equipos que descubrieron pruebas, de manera independiente, de un universo en aceleración, lo lograron en 2011. Pero Hubble consiguió que nombraran en su honor el telescopio más famoso de la historia moderna.

Hubble publicó su histórico artículo, en el que determinaba la tasa de expansión del universo, en 1929. Se basó en las velocidades de recesión aparentes (deducidas a partir de los desplazamientos al rojo) de las galaxias, medidas anteriormente por el astrónomo Vesto Slipher, junto con las distancias a las mismas galaxias, determinadas por Hubble.

El análisis de Hubble demostró que, cuanto más lejos se encuentra una galaxia, más rápidamente parece estar alejándose. La tasa de expansión cósmica se conoce como Constante de Hubble.

Pero dos años antes, un sacerdote y cosmólogo belga, Georges Lemaître, publicó conclusiones muy similares, y calculó una tasa de expansión similar a la que Hubble publicaría dos años más tarde.

Lemaître basó sus análisis en los mismos datos de desplazamiento al rojo de Slipher, los cuales se combinaron con estimaciones de distancias galácticas deducidas a partir de las observaciones publicadas por Hubble en 1926.

Pero el descubrimiento de Lemaître pasó inadvertido debido a que se publicó en francés, en una revista científica belga bastante poco conocida llamada Annales de la Société Scientifique de Bruxelles.

La historia habría terminado ahí, salvo porque el trabajo de Lemaître se tradujo posteriormente y se publico en Monthly Notices of the Royal Astronomical Society. Cuando se publicó en 1931, algunos de los propios cálculos de Lemaître de 1927, de lo que más tarde se conocería como Constante de Hubble, ¡se habían omitido!

El hecho de que faltaban párrafos en el artículo traducido se ha sabido (aunque no estaba muy difundido) desde 1984. Ha habido una persistente especulación entre los astrónomos sobre “¿quién lo hizo?”. ¿Los editores de Monthly Notices eliminaron los párrafos? ¿El propio Edwin Hubble tuvo influencia y censuró el artículo para eliminar cualquier duda de que él fue el descubridor original del universo en expansión?

Tras bucear entre cientos de cartas de la Royal Astronomical Society, así como actas de las reuniones de la RAS, y material del Archivo Lemaître, Livio ha descubierto que ¡el propio Lemaître omitió los pasajes cuando tradujo el artículo al inglés!

En una de dos “reveladoras cartas” descubiertas por Livio, Lemaître escribió a los editores: “No veo conveniente reimprimir la discusión provisional de velocidades radiales, que claramente no tiene un interés real, y también la nota geométrica, que podría reemplazarse por una pequeña bibliografía de artículos nuevos y viejos sobre el tema”.

La cuestión que queda es por qué Lemaître borró, básicamente, las pruebas del crédito que merecía, por descubrir primero (al menos provisionalmente) el universo en expansión.

Livio concluye: “La carta de Lemaître también proporciona una visión interesante sobre la psicología científica de algunos de los científicos de la década de 1920. Lemaître no estaba obsesionado con establecer la prioridad por su descubrimiento original. Dado que los resultados de Hubble ya se habían publicado en 1929, no vio ninguna razón para repetir sus anteriores hallazgos provisionales de nuevo en 1931″.

Tal vez en la historia de algún universo paralelo, la gente se maravilla de las imágenes del espacio profundo del Telescopio Espacial Lemaître.


Autor: Ray Villard
Fecha Original: 9 de noviembre de 2011
Enlace Original

Comparte:
  • Print
  • Digg
  • StumbleUpon
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • Identi.ca
  • LinkedIn
  • Meneame
  • Netvibes
  • Orkut
  • PDF
  • Reddit
  • Tumblr
  • Wikio
This page is wiki editable click here to edit this page.

Like This Post? Share It

Comments (20)

  1. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Artículo publicado por Ray Villard el 9 de noviembre de 2011 en Hubblesite El mayor descubrimiento astronómico del siglo XX puede haberse adjudicado a la persona equivocada. Pero resulta que no es culpa de nadie, excepto del …..

  2. Nelson P.

    a mi me huele a que como ya a ocurrido en otras ocasiones en el pasado, los gringos se atribuyen descubrimientos o avances de otros, ocultando la evidencia de ello….

    • Matt

      reacción típica antiamericana… sí, sí, es culpa de “los gringos” Si no tienes una opinion inteligente hacía el artícula, mejor que no digas nada. anda ya..

      • discrepante

        No es antiamericana, es la verdad. Se han colgado más medallas de las que les correspondían (muchísimas más), no tienes más que ver cómo se han puesto con lo del planeta Plutón. En este caso concreto no hay fantasmas por ninguna parte, pero son literalmente miles los casos en otros campos. Otro hecho significativo fue cuando la URSS logró construir también su bomba atómica, en los pasillos del Pentágono tal era la arrogancia que no se podían creer que otros científicos distintos de los suyos pudieran hacer semejante cosa “sin recurrir al espionaje”. Podríamos hablar también de otro escándalo significativo ilustrativo del tema, el señor Gallo (aquí con mucha pasta por el medio ya), cosa que cito porque el tío aún hoy y a sabiendas públicas que es un chorizo, está reconocido oficialmente por robar un descubrimiento que no fue suyo, y podríamos estar hablando hasta mañana. Cito este caso porque si Gallo no fuese americano, como cierto famoso coreano, estaba a estas alturas más que crucificado.

        Di si quieres que es un problema menor, sobre todo comparado con las personalidades y los equipos destacados que sí han tenido (que injustamente incluso hoy tienen menos reconocimiento que muchos puros y simples chorizos), pero vamos, de siempre ha sido normal que el centro del sistema pasen estas cosas, no son nuevas, y no tiene traza que vayan a dejar de pasar.

      • reneco

        Quiero añadir el dato de Edison como gran apropiador de ideas, así como una controversia del descubrimiento de la expansión acelerada acelerada del universo atribuido a los gringos violando un tratado de palabra de no publicar conclusiones anticipadas con datos obtenidos y trabajados con mucho esfuerzo por astrónomos chilenos

      • OzzyBulla

        Matt: lo poco inteligente es pensar que existe una obscura organización mundial que se dedica a calumniar a los gringos. Te acaro: yo soy americano (chileno) y no me siento aludido por Nelson. Es que hasta de eso se han apropiado (y no solo semánticamente: te todo el continente.

  3. JOrge

    Bonito final. Sabemos poco de la Historia, y de lo que sabemos mucho son suposiciones o versiones escritas por “los vencedores”. Se agradecen articulos como este que al menos rescaten del olvido a personajes que pasaron inadvertidos pero que contribuyeron como el que mas al conocimiento cientifico.

  4. nika

    al final lo que importa es el mensaje , me da la sensación de que somos transmisores de la verdad , y de que ésta se desvela com un regalo poco a poco a quien o a quienes están atentos a comprenderlo y difundirlo .

  5. Rubén

    Pues chapeau para Lemaître. Ahora ha quedado demostrado que tenía al menos los mismos conocimientos que otros científicos de “los grandes”… pero mucho más estilo…

    • OzzyBulla

      Aunque soy admirador de Lemaitre, la respuesta de Einstein cuando el belga le expuso su teoría del Big Bang, aunque equivocada, creo que rebozaba estilo: “Querido padre; sus matemáticas son fabulosas, pero su física es abominable” ;)

  6. Dovahkiin

    Lo cierto es que el ajuste del que Hubble dedujo la ley de expansión del universo daba bastante vergüenza ajena. Ajustó a una recta por simplicidad, porque la dispersión de los datos daba para ajustar a cualquier otra función. De hecho, hoy en día la ley de Hubble no la aplicamos a distancias como las que manejaba Hubble en sus datos, sino a distancias mucho mayores.

    En fin, que Hubble se llevó el gato al agua en cierto modo por falta de rigor.

  7. [...] Fuentes de Información HubbleSite – NewsCenter – Was the Real Discovery of the Expanding Universe Lost in Translation? (11/09/2011) Ciencia Kanija » ¿El verdadero descubridor del universo en expansión se perdió en la traducción… [...]

  8. [...] Fuente Share this:Correo electrónicoTwitterFacebookLinkedInLike this:LikeBe the first to like this post. [...]

  9. LOKI

    El mejor escritor Shakespeare, el más inteligente del mundo Einstein, El rey Elvis, The Boss Bruce Springsteen, el megainventor Edison. Solo hay que ver sus películas o conocerles un poco para darse cuenta de que se creen el ombligo del mundo y sí, son pedantes y prepotentes, mucho, ese es su legado cultural más significativo.
    Evientemente no se puede generalizar, sería un error, pero la cultura anglosajona se ha impuesto siempre por la fuerza en el mundo.
    Se agradecen este tipo de aclaraciones que muestran que en realidad hay tipos que se atribuyen los méritos a costa del trabajo de otros.

  10. [...] traducido y posteado en Ciencia Kanija, el original se publicó en Hubblesite, su autor es Ray Villard. [...]

  11. Eso es lo que siempre sucecede en eventos de esta naturaleza, cuando acontecen a veces no es el progenitor el que se lleva la gloria, sino el que sabe exponer las ideas y aprovecharlas, veamos el caso del descubrimiento de america, hoy estos constinentes pudieran llamarse Colombia, porque fueron descubiertos por Cristobal Colon, sin embargo Amèrico Vespucio fue quien los cartografìo, descubriendo en sì que lo que el navegante de La Mar Oseana habìa conquistado no era nada màs ni nada menos que tierras no conocidas por el hombre de la època.

    • ap Meryk

      Técnicamente hablando, Colón ni siquiera fue el primer europeo de su época en pisar el continente americano, en realidad la mayor parte de sus viajes estuvo por las Antillas. Hasta John Cabot “pisó” América antes que él. Por otro lado, está lejos de estar demostrada la relación entre el topónimo “América” y el señor Ameri*g*o Vespucci, con g, y además el origen útlimo del nombre Amerigo podría ser el germánico Emmerich, con lo que su latinización presunta sería todavía más dudosa. Es mucho, muchísimo más probable que el topónimo venga de este señor, por lo que voy a exponer a continuación:

      http://en.wikipedia.org/wiki/Richard_Amerike

      Primero, el topónimo América no entra en circulación casi hasta la revolución idem de 1776 (sí, la “americana”). El nombre usado de forma casi exclusiva por todas las potencias europeas para el continente era el de Indias Occidentales, tanto en el imperio español, como portugués, inglés-británico, neerlandés, danés, sueco o francés. Durante esta época es completamente anecdótico el uso de “América”, de hecho lo que hay en Sevilla es el Archivo General de Indias, no el Archivo General de las Américas (no especificaban “occidentales”, porque las orientales eran monopolio exclusivo de Portugal por el tratado de Tordesillas). En la literatura española contemporánea de esta época, el topónimo América simplemente no existe. De Cristóbal Colón no se acuerda ni Dios entre 1520 y 1785.

      Ahora llega la independencia USA. Como necesitan referentes nuevos, y además, completamente desconectados de los anglo-británicos, “resucitan” al señor Colón, que nadie se acordaba de él ya, y se sacan el topónimo “América” del desuso más escandaloso, para sacarse de encima el de “colonies” (es significativo que en inglés durante mucho tiempo, a los EEUU les llamasen, simplemente, los “States”). En ese aspecto, el uso que hacen exclusivo del topónimo (siempre referido a la totalidad del continente) es un robo no tan mayor, porque a fin de cuentas aspiraban a quedarse con todo. El nuevo nombre prende y se expande, porque a fin de cuentas Indias Occidentales tampoco es muy para allá. Se crea toda una mitología folclórico-popular, exagerando la importancia de Colón y el uso del nuevo nombre.

      Por ejemplo, el nombre de Colombia (en sustitución de unos primeros intentos de mantener el colonial de Nueva Granada, Granadina, etc.) supongo que iría en ese sentido también, de llamar así a todo el continente, no obstante no cuajó.

      O sea, todo caótico y azaroso xD. Ni siquiera el propio Colón, ni Vespucci, ni ap Meryk, ni ninguno de los revolucionarios usanos, ni patriotas latinoamericanos, tuvo la más mínima confabulación para parir un nombre nuevo ni reivindicar a nadie, simplemente los humanos le damos mucha importancia a las palabras (que la tienen), y también damos ahí las batallas.

      Vamos, que a Lemaître todo esto le tiraba de un pie, y le parecía lo que era: ruido. Era un científico y “pasaba” de colgarse medallas.

  12. Comadreja apestosa

    Pero cómo se te va la pinza!!!.Da la impresion de que te acabas de ver un documental sobre el origen del nombre de América y querias soltarle el rollo al primero que se te cruzase.Y los demás sois todos unos conspiranoicos del carajo.

  13. ¡Interesantísimo! Livio es uno de mis héroes científicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *