La sonda rusa a una luna marciana cae a la Tierra

Artículo publicado por Katharine Sanderson el 16 de enero de 2012 en Nature News

Se piensa que Fobos-Grunt ha caído en el Océano Pacífico.

La nave Fobos-Grunt, que estaba preparada para viajar a una luna de Marte y volver, ha caído a la Tierra. La ambiciosa pero sentenciada sonda, casi con seguridad, cayó en el sur del Océano Pacífico el 15 de enero, entre las 16:59 y las 17:47 GMT.

La hora exacta y localización de la reentrada aún no están claras: la nave estaba viajando en una trayectoria desconocida a unos 29 000 kilómetros por hora, y el equipo de seguimiento más avanzado pertenece a satélites militares de alto secreto de los Estados Unidos, que no están accesibles a los astrónomos.

Las actuales estimaciones se basan en predicciones de la trayectoria, y llevará tiempo verificarlas. “Esto es verdadera cohetería, no es algo que sea fácil de hacer. No es como en la televisión”, dice Marco Langbroek, arqueólogo y rastreador de satélites amateur de la Universidad Libre de Amsterdam. “El sur del Pacífico no es un buen punto para rastrear objetos. Es demasiado grande y vacío”, añade.

Experimento LIFE a bordo de Fobos-Grunt


La sonda se espera que se haya hecho pedazos, y sólo unos 200 kilogramos de fragmentos habrían logrado atravesar la atmósfera de la Tierra, dice Heiner Klinkrad, director de la Oficina de Basura Espacial de la Agencia Espacial Europea (USA) en Darmstadt, Alemania, que coordinó los esfuerzos internacionales para el seguimiento de la reentrada. Los fragmentos probablemente están dispersos a lo largo de un área de miles de kilómetros cuadrados de océano, comenta.

Fobos-Grunt aún tendría 11 toneladas de combustible tóxico sin usar a bordo, pero éste no habría vuelto a la Tierra. “Los análisis señalan la ruptura de los tanques de aluminio a más de 100 kilómetros de altitud”, explica Klinkrad.

Misión condenada

La sonda se lanzó el 8 de noviembre del año pasado. Se dirigía a Fobos, la luna de Marte, para tomar una muestra de terreno y retornarla a la Tierra; el nombre de la misión en ruso significa Fobos-Suelo. Junto con esto, tenía previsto dejar un pequeño satélite chino en órbita alrededor de Marte.

Pero algo salio mal. Los impulsores que deberían haber sacado al cohete de la órbita de la Tierra no se encendieron, dejando a la nave en caída hacia la Tierra. Las razones para este error puede que nunca se conozcan. Roald Sagdeev, antiguo director del Instituto de Investigación Espacial de la Academia Rusa de las Ciencias (IKI) en Moscú, y ahora físico en la Universidad de Maryland en College Park, dice que hay dos posibilidades: o el ordenador de a bordo no dio la orden correctamente, lo que sugiere un problema en el software; o el motor no funcionó adecuadamente. Ambos problemas podrían ser el resultado de errores rutinarios.

Espera que la reputación del programa científico espacial ruso no quede dañada. Los problemas no fueron científicos, sino el fallo de la industria espacial, dice. Además, el proyecto, que se inició en 1999, tuvo problemas debido a la jubilación de muchos de sus trabajadores originales y, según dice Sagdeev, los más jóvenes que los han reemplazado no estaban formados adecuadamente.

Pero Jonathan McDowell, astrónomo del Centro Harvard–Smithsoniano para Astrofísica en Cambridge, Massachusetts, dice que todo el proyecto apuntó demasiado alto. “Ya sabemos la razón principal por la que falló la misión: no se gestionó adecuadamente”, comenta. “Era extremadamente ambiciosa dados los recursos disponibles”.

En 1996, una misión rusa anterior al planeta rojo – conocida como Mars 96 – también falló justo antes del lanzamiento. “Necesitan hacer un par de proyecto pequeños para conseguir algo de práctica”, sugiere McDowell.

El fallo de Fobos-Grunt podría llevar a grandes cambios en la industria espacial rusa, dice Sagdeev. Le gustaría una vuelta a los estrechos controles técnicos de nivel militar de la época soviética. “Recuerdo que era muy duro”, dice.

El anhelo científico por alcanzar Fobos continúa. “El accidente de la nave es una gran tragedia para toda la comunidad científica”, dice Alexander Zakharov, científico del proyecto Fobos-Grunt en el IKI. Zakharov espera que Roscosmos, la agencia espacial rusa, estará de acuerdo en otra misión a la luna de Marte. “Con muestras procedentes de esta luna podemos lograr información sobre el origen del Sistema Solar”, dice Zakharov.

Mientras tanto, los científicos espaciales rusos discuten con ESA y NASA para unirse al proyecto ExoMars, que espera enviar misiones a Marte en 2016 y 2018.


Nature doi:10.1038/nature.2012.9813

Autor: Katharine Sanderson
Fecha Original: 16 de enero de 2012
Enlace Original

Comparte:
  • Print
  • Digg
  • StumbleUpon
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • Identi.ca
  • LinkedIn
  • Meneame
  • Netvibes
  • Orkut
  • PDF
  • Reddit
  • Tumblr
  • Wikio
This page is wiki editable click here to edit this page.

Like This Post? Share It

Comments (2)

  1. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Artículo publicado por Katharine Sanderson el 16 de enero de 2012 en Nature News Se piensa que Fobos-Grunt ha caído en el Océano Pacífico. La nave Fobos-Grunt, que estaba preparada para viajar a una luna de Marte y volver, ha…..

  2. A la pregunta de si estamos solos esto fue lo que que comentaron: Este es un momento fértil para seguir buscando vida en otros planetas. El telescopio espacial Kepler, lanzado por la agencia espacial estadounidense NASA en marzo de 2009, ha oteado cientos de planetas con características parecidas a las de la Tierra. La humanidad se ha preguntado si está sola en el Universo desde el principio. Eso ha energizado el campo de los científicos planetarios; si planetas parecidos a la Tierra son comunes, entonces es más realista pensar que la vida también podría serlo, dice Sasselov, cuyo libro sobre el tema “La vida de las súper Tierras” será publicado en enero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *