Matemáticos revelan el patrón de homicidios de un asesino en serie

Artículo publicado el 16 de enero de 2012 en The Physics ArXiv Blog

Un simple modelo matemático del cerebro explica el patrón de homicidios de un asesino en serie, dicen los investigadores.

El 20 de noviembre de 1990, Andrei Chikatilo fue arrestado en Rostov, un estado ruso en la frontera con Ucrania. Tras nueve días de custodia, Chikatilo confesó el asesinato de 36 chicas, chicos y mujeres a lo largo de un periodo de 12 años. Más tarde confesó 20 asesinatos más, convirtiéndolo en uno de los asesinos en serie más prolíficos de la historia moderna.

Hoy, Mikhail Simkin y Vwani Roychowdhury de la Universidad de California en Los Ángeles, publican un análisis matemático del patrón de comportamiento de Chikatilo. Dicen que el comportamiento queda bien caracterizado por una ley exponencial, y que es exactamente lo que se esperaría si el comportamiento de Chikatilo estuviese causado por un cierto patrón de disparo neuronal en el cerebro.

... © by www.synkadv.com


Su idea se basa en el comportamiento fundamental de las neuronas. Cuando se dispara una neurona, no puede dispararse de nuevo hasta que no se recarga, un tiempo conocido como periodo refractario.

Cada neurona está conectada con miles de otras neuronas. Algunas de ellas también estarán listas para dispararse, y pueden verse disparadas por la primera neurona. Éstas, a su vez, estarán conectadas con más neuronas, y así sucesivamente. Por lo que es fácil ver cómo una reacción en cadena de disparos puede barrer el cerebro si se dan las condiciones adecuadas.

Pero esto, por sí mismo, no puede explicar el comportamiento de un asesino en serie. “No podemos esperar que el asesino cometa un asesinato justo en el momento en el que la excitación neuronal alcanza cierto umbral. Necesita tiempo para planear y preparar su crimen”, dicen Simkin y Roychowdhury.

En lugar de esto, sugieren que un asesino en serie sólo comete un asesinato después de que el umbral se haya superado durante un cierto periodo de tiempo.

También asumen que el asesinato tiene un efecto sedante sobre el asesino, provocando que la actividad neuronal caiga por debajo del umbral.

Simkin y Roychowdhury usaron su modelo para simular el patrón de disparo en un cerebro y ver lo a menudo que sobrepasaba un umbral determinado durante el tiempo suficiente para que tuviese lugar el asesinato.

En el modelo, usaron un periodo de 2 milisegundos como paso temporal básico, el tiempo aproximado entre dos disparos de una neurona real. Y simularon unos 100 000 millones de pasos, equivalente a unos 12 años, que es el periodo en el que Chikatilo estuvo activo.

Los resultados son notablemente similares a la distribución de asesinatos reales de Chikatilo, y Simkin y Roychowdhury especulan que sería relativamente sencillo introducir un factor de corrección realista que hiciera que encajasen aún mejor.

Dicen: “Se podría mejorar el modelo introduciendo una tasa de éxito de asesinato. Ésta la la probabilidad que tiene el asesino de que todo vaya bien y sea capaz de cometer el asesinato que ha planeado. Si no funciona, repite su intento al siguiente día. Y así, sucesivamente”.

Este modelo lleva a una visión interesante de la naturaleza del asesinato en serie. Sugiere que la probabilidad de otro asesinato es mucho más alta poco después de un asesinato, que cuando ha pasado un largo periodo de tiempo.

Ésta es una propiedad conocida de las distribuciones que siguen una ley exponencial y que es cierta para todo tipo de fenómenos. Un gran terremoto, por ejemplo, es más probable poco después de otro gran terremoto.

Es interesante señalar que el trabajo de Simkin y Roychowdhury guarda gran similitud con otro reciente trabajo que sugiere que la distribución de los ataques de epilepsia también sigue una ley exponencial. El razonamiento aquí también es el mismo – los patrones de disparo neuronal pueden expandirse por el cerebro, como una avalancha, provocando un ataque en el proceso.

Esto sugiere una vía evidente de futura investigación para descubrir si otras formas de comportamiento extremo, e incluso de comportamiento común, siguen el mismo patrón. Tal vez estos chicos y otros ya están trabajando con los datos.

Chikatilo finalmente fue declarado culpable de 52 asesinatos y ejecutado de un disparo en la cabeza en 1994.


Artículo de Referencia: arxiv.org/abs/1201.2458: Stochastic Modeling Of A Serial Killer
Fecha Original: 16 de enero de 2012
Enlace Original

Comparte:
  • Print
  • Digg
  • StumbleUpon
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • Identi.ca
  • LinkedIn
  • Meneame
  • Netvibes
  • Orkut
  • PDF
  • Reddit
  • Tumblr
  • Wikio
This page is wiki editable click here to edit this page.

Like This Post? Share It

Comments (5)

  1. Dr. Rigor Extremis

    Bueno… estas noticias son las que están en el límite. Obviamente, se guardan las espaldas aclarando bien clarito de que una relación causal directa no puede ser, pero de todos modos lo cuelan a ver y tal. Como todo, habría que leerlo, pero me pregunto si para el campo de estudio que pretenden analizar no habría algo menos amarillista y sensacionalista. Pulsiones de conducta es algo que lo hay a punta de pala, y además, replicable en laboratorio, que es mucho “más mejor” que analizar datos muy cuestionables y de muy escasa fiabilidad.

    Ais…

    • franco

      Si, hay que leerlo. Vamos, otro intento porque así no va.

      Existe un patrón deasesinatos comprobados.
      Luego en laboratorio se simula un sistema neuronal que contabiliza excitaciones sobre un umbral en el tiempo.
      Como resultado, el patrón generado por la simulación se acerca mucho al de los asesinatos.

      No creo que exista alguien tan borrego para pretender causalidades. Ni me parece amarillista en sí la investigación. Otra cosa es el eco que hagan de ella los que ya todos conocemos.

      • Dr. Rigor Extremis

        Lo de columpiarse va en función del rol social. Está claro que a todo se le puede dar la vuelta, pero a mí sí me parece amarillista, porque en estos casos los datos disponibles nunca son de fiar, por tanto es imposible siquiera determinar el sesgo que pueda haber, y no obstante, se tiran a la piscina; cuando si uno quiere investigar sobre pulsiones, existen infinidad de experimentos de laboratorio disponibles, replicables y verificables. Toda interpretación ya de por sí es un columpio. Los autores habrán sopesado los pros y los contras, desde su punto de vista, con lo que el primer riesgo es que les desmonten con facilidad el estudio, cosa que es lo primero que mira todo el mundo, y sin leerlo, no creo que sea complicado, dado cómo suelen ser este tipo de datos forenses (y ya no digo nada de Rusia, ya la primera cosa llamativa es que no usen datos americanos, que suelen llevar aparejados datos por un tubo)… vamos, que le veo demasiados indicios de amarillismo. No creo que sea una elección casual ni óptima, y sí buscando polémica.

  2. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Artículo publicado el 16 de enero de 2012 en The Physics ArXiv Blog Un simple modelo matemático del cerebro explica el patrón de homicidios de un asesino en serie, dicen los investigadores. El 20 de noviembre de 1990, Andr……

  3. Vicente Sáez Tormo

    Muy interesante. Es una de las revistas online más enriquecedoras que existen en la red. Gracias por vuestras aportaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *