Creer en lo imposible y las teorías de la conspiración

ComparteTweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on Google+Share on RedditShare on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrPrint this page

Artículo publicado por Ashley Loar el 26 de enero de 2012 en EurekAlert!

La desconfianza y paranoia contra el gobierno tiene una larga historia, y el sentimiento de que hay una conspiración en las altas esferas puede llevar a sospechar de las autoridades y las afirmaciones que hacen. Para algunos, la atracción de las teorías de la conspiración es tan fuerte que les lleva a aceptar creencias completamente contradictorias, de acuerdo a un estudio en el actual ejemplar de Social Psychological and Personality Science.

La gente que promueve estas teorías de la conspiración ve a las autoridades básicamente como engañosas. La convicción de que el “relato oficial” es falso puede llevar a la gente a creer en varias teorías alternativas – aunque sean contradictorias entre ellas. “Cualquier teoría de la conspiración que mantenga una oposición a la versión oficial, ganará cierto grado de aceptación para aquellos que tienen una visión global conspiracionista”, de acuerdo con Michael Wood, Karen Douglas y Robbie Sutton de la Universidad de Kent.

mysterious conspiracy © by ranma_tim


Para ver si las visiones conspirativas eran lo bastante fuertes como para llevar a inconsistencias, los investigadores preguntaron a 137 estudiantes universitarios sobre la muerte de la Princesa Diana. Cuanta más gente pensaba que “fue una campaña oficial por parte de los servicios de inteligencia para asesinar a Diana”,  también creían más que “Diana fingió su propia muerte para retirarse a una vida de aislamiento”. Por supuesto, Diana no puede estar simultáneamente viva y muerta.

Los investigadores querían saber si las creencias contradictorias se debían a la sospecha sobre las autoridades, por lo que preguntaron a 102 estudiantes universitarios sobre la muerte de Osama Bin Laden. La gente que pensaba que “cuando tuvo lugar el asalto, Osama ya estaba muerto”, era significativamente más propensa a pensar también que “Osama está aún vivo”. Dado que Bin Laden no es el gato de Schrödinger, debe estar vivo o muerto. Los investigadores encontraron que la creencia de que “las acciones de la administración Obama indican que ocultan alguna información importante o dañina sobre la incursión” era la responsable de la conexión entre las dos teorías de la conspiración. La creencia en las conspiraciones es tan potente que llevará a creer en ideas completamente inconsistentes.

“Para los teóricos de la conspiración, aquellos que están en el poder son vistos como falsos – incluso malévolos – y por tanto, cualquier explicación oficial está en desventaja, y cualquier explicación alternativa es más creíble desde un principio”, dicen los autores. No es sorprendente que el miedo, la desconfianza e incluso la paranoia puedan llevar a un pensamiento confuso; cuando se llega a la desconfianza, es fácil abandonar el razonamiento cuidadoso. “Creer que Osama aún está vivo”, escriben, “no es obstáculo para creer que lleva muerto desde hace años”.


Autor: Ashley Loar
Fecha Original: 26 de enero de 2012
Enlace Original

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *