Estudio de la NASA resuelve el caso de la ‘energía perdida’ de la Tierra

Artículo publicado por Alan Buis el 27 de enero de 2012 en NASA

Hace dos años, científicos del Centro Nacional de Investigación Atmosférica (NCAR) en Boulder, Colorado, publicaron un estudio en el que afirmaban inconsistencias entre las observaciones de satélite del calor de la Tierra y las medidas del calentamiento oceánico, acumulando pruebas de ‘energía perdida’ en el sistema del planeta.

¿Dónde iba esta energía? O, también se preguntaron, ¿había algo mal en la forma en que los investigadores rastreaban la energía cuando era absorbida desde el Sol y emitida de vuelta al espacio?

Un equipo internacional de científicos atmosféricos y oceanógrafos, liderados por Norman Loeb del Centro de Investigación Langley de la NASA en Hampton, Virginia, y que incluye a Graeme Stephens del Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL) de la NASA en Pasadena, California, se propuso investigar el misterio.

Temperaturas oceánicas © by adrianol


Usaron 10 años de datos – extendiéndose desde 2001 a 2010 – de los instrumentos de NASA en Langley Clouds y Earth’s Radiant Energy System Experiment (CERES) para medir los cambios en el balance de radiación neta en la parte superior de la atmósfera terrestre. Los datos de CERES se combinaron con las estimaciones del contenido de calor de los océanos de la Tierra, procedentes de tres fuentes de sensores oceánicos distintos.

Su análisis, resumido en un estudio liderado por la NASA y publicado en el ejemplar del 22 de enero de la revista Nature Geosciences, encontró que el satélite y las medidas oceánicas está, de hecho, en total acuerdo una vez que se tienen en cuenta las incertidumbres observacionales.”Una de las cosas que queríamos hacer era realizar un análisis más riguroso de las incertidumbres”, comenta Loeb. “Cuando hicimos esto, encontramos que la conclusión de la energía perdida en el sistema no estaba realmente respaldada por los datos”.

La ‘energía perdida’ está en el océano

“Nuestros datos demuestran que la Tierra ha estado acumulando calor en el océano a un ritmo de medio watt por metro cuadrado, sin signos de declive”, señala Loeb. “Esta energía extra finalmente encontrará su camino de vuelta a la atmósfera y aumentará la temperatura de la Tierra”.

Los científicos normalmente están de acuerdo en que el 90 por ciento del exceso de calor asociado con el incremento de las concentraciones de gases invernadero se almacena en los océanos de la Tierra. Si se liberasen de nuevo a la atmósfera, una acumulación de medio watt por metro cuadrado de calor podría incrementar las temperaturas globales en 0,3 o más grados.

Loeb dice que los hallazgos demuestran la importancia de usar múltiples sistemas de medida a lo largo del tiempo, e ilustran la necesidad de una mejora continua en la forma en que se miden los flujos de energía de la Tierra.

El equipo científico del Centro Nacional de Investigación Atmosférica midió inconsistencias desde 2004 a 2009 entre las observaciones de satélite del equilibrio térmico de la Tierra y las medidas de la tasa de calentamiento de la parte superior del océano a partir de temperaturas de 700 metros hacia arriba. Dicen que las inconsistencias eran prueba de la “energía perdida”.

Otros autores del artículo proceden de la Universidad de Hawái, el Laboratorio de Medio ambiente Marino del Pacífico en Seattle, la Universidad de Reading en el Reino Unido y la Universidad de Miami.


Autor: Alan Buis
Fecha Original: 27 de enero de 2012
Enlace Original

Comparte:
  • Print
  • Digg
  • StumbleUpon
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • Identi.ca
  • LinkedIn
  • Meneame
  • Netvibes
  • Orkut
  • PDF
  • Reddit
  • Tumblr
  • Wikio
This page is wiki editable click here to edit this page.

Like This Post? Share It

Comment (1)

  1. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Artículo publicado por Alan Buis el 27 de enero de 2012 en NASA Hace dos años, científicos del Centro Nacional de Investigación Atmosférica (NCAR) en Boulder, Colorado, publicaron un estudio en el que afirmaban inconsist……

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *