Nueva investigación arroja dudas sobre el Bombardeo Intenso Tardío

ComparteTweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on Google+Share on RedditShare on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrPrint this page

Artículo publicado por Irene Antonenko el 5 de enero de 2012 en Universe Today

¿El Sistema Solar primitivo fue bombardeado con gran cantidad de fuertes impactos? Ésta es una pregunta que ha desconcertado a los científicos durante los últimos 35 años. Y no es sólo una pregunta académica. Sabemos por las rocas de la Tierra que la vida empezó a evolucionar muy pronto, hace al menos 3800 millones de años. Si la Tierra estaba sufriendo grandes impactos en esta época, ciertamente habría afectado a la evolución de la vida. Entonces, ¿pasó el Sistema Solar por lo que se conoce como Bombardeo Intenso Tardío (LHB)? Una apasionante nueva investigación, usando datos de la Lunar Reconnaissance Orbiter Camera (LROC), puede arrojar algunas dudas sobre la popular teoría del LHB.

En realidad hay un debate candente, uno que ha polarizado a la comunidad científica desde hace algún tiempo. En un lado están los que creen que el Sistema Solar experimentó un cataclismo de grandes impactos hace unos 3800 millones de años. En el otro, aquellos que piensan que tales impactos estuvieron igualmente repartidos a lo largo de la época de los inicios del Sistema Solar, hace aproximadamente entre 4300 y 3800 millones de años.

Mare Serenitatis/Imbrium © by Astrowoosie


La controversia gira en torno a dos grandes cuencas de impacto, que se encuentran bastante cerca una de la otra en la Luna. La cuenca Imbrium es una de las más jóvenes en el lado visible de la Luna, mientras que la cuenca Serenitatis se cree que es una de las más antiguas. Ambas están llenas de basalto volcánico y son lo bastante grandes para verse desde la Tierra a simple vista.

Los científicos saben la edad relativa de tales cuentas lunares debido a una idea conocida como superposición. Básicamente, la superposición afirma que lo que está encima debe ser más joven que lo que hay debajo. Usando tales relaciones, los científicos pueden determinar qué cuencas son más viejas y cuáles más jóvenes.

Para lograr una edad absoluta, sin embargo, los científicos necesitan trozos reales de roca, de forma que puedan usar técnicas de datación radiométrica. Las muestras lunares retornadas por el programa Apollo proporcionaron exactamente éso.  Pero las muestras de Apollo sugieren que las cuencas Imbrium y Serenitatis apenas se diferencian en 50 millones de años.

La datación de edades relativas nos dice que hay unas 30 cuencas distintas que se formaron en ese marco temporal.  ¡Esto significa que aproximadamente tiene lugar un gran impacto cada 1,5 millones de años! Bueno, 1,5 millones de años puede sonar a mucho tiempo. Pero ten en cuenta el último gran impacto que tuvo lugar en la Tierra, el evento de Chicxulub hace 65 millones de años, que se cree que exterminó a los dinosaurios. Imagina que hubiesen ocurrido otros 40 impactos similares desde entonces. ¡Sería sorprendente que cualquier tipo de vida hubiese sobrevivido a tal aluvión!

Por esto es por lo que un equipo de investigadores liderado por el Dr. Paul Spudis del Instituto Planetario y Lunar, está revisando cuidadosamente esta cuestión. Su investigación usa el principio de superposición para demostrar que varias de las áreas visitadas por el programa Apollo quedaron cubiertas por material del impacto de Imbrium. Esto podría indicar que gran parte de los materiales recopilados por Apollo pueden ser muestras del mismo evento.

La investigación del Dr. Spudis se centra en el área de Montes Taurus, entre las cuencas Serenitatis y Crisium, no muy lejos del lugar de aterrizaje del Apollo XVII. Ésta es una región dominada por colinas esculpidas que se han interpretado como material eyectado desde la cuenca de impacto adyacente Serenitatis. Pero el Dr. Spudis y su equipo han encontrado que, en lugar de ésto, el material esculpido procede de la cuenca Imbrium a unos 600 kilómetros de distancia.

Los anteriores datos de este área, procedentes de la cámara Lunar Orbiter IV, no habían mostrado ésto debido a que una niebla en la lente de la cámara hacía difícil observar los detalles (este problema de la niebla se resolvió finalmente, y la Lunar Orbiter IV proporcionó una gran cantidad de datos útiles de otras partes de la Luna). Los nuevos datos de LROC, no obstante, muestran que el terreno esculpido visto en Apollo XVII está muy extendido, llegando más allá de la región de Montes Taurus. Además, los surcos y líneas característicos de este terreno apuntan a la cuenca Imbrium, no a la cuenca Serenitatis, y se alinean con características similares de las Formaciones Alpes y Fra Mauro, que se sabe que son eyecciones procedentes del impacto en Imbrium. Al norte de Serenitatis, estas formaciones de Imbrium incluso parecen transformarse en los Montes Taurus, confirmando que las colinas esculpidas, de hecho, se originaron en el impacto de Imbrium.

Si las colinas esculpidas son eyecciones de Imbrium, entonces es posible que Apollo XVII muestrease materiales de Imbrium y no de Serenitatis  Esto arroja dudas sobre la proximidad en las edades radiométricas de estas dos cuencas. Tal vez estas edades estén tan próximas debido a que se midieron sobre el mismo material. En tal caso, la edad de Serenitatis podría ser mucho mayor de los 3870 millones de años que sugieren las muestras de Apollo XVII.  De ser cierto, esto significaría que no hubo Bombardeo Intenso Tardío en el momento en que la vida se estaba formando en la joven Tierra, dejando que la vida evolucionase con relativamente pocas interrupciones debidas a impactos.


Artículo de Referencia: 
Spudis et al., 2011, Journal of Geophysical Research, V116, E00H03

Autor: Irene Antonenko
Fecha Original: 5 de enero de 2012
Enlace Original

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *