Las estrellas enanas rojas de la Vía Láctea tienen miles de millones de planetas rocosos en sus zonas de habitabilidad

Artículo publicado el 28 de marzo de 2012 en ESO

Nuevos resultados del cazador de planetas HARPS, de ESO, muestran que los planetas rocosos no mucho mayores que la Tierra son muy comunes en las zonas habitables en torno a estrellas rojas débiles. El equipo internacional estima que debe haber decenas de miles de millones de planetas de este tipo sólo en nuestra galaxia, la Vía Láctea, y probablemente haya cerca de una centena en las vecindades del Sistema Solar. Esta es la primera vez que se mide de forma directa la frecuencia de súper-Tierras en torno a enanas rojas, las cuales suponen el 80% de las estrellas de la Vía Láctea.

Un equipo internacional acaba de dar a conocer esta primera estimación directa del número de planetas ligeros en torno a estrellas enanas rojas. Para ello, han utilizado observaciones llevadas a cabo con el espectrógrafo HARPS, instalado en el telescopio de 3,6 metros de ESO (en el observatorio de La Silla, en Chile). Un reciente anuncio, que demostraba que en nuestra galaxia hay planetas en todas partes, utilizaba un método diferente que no era sensible a este importante tipo de exoplanetas.

Atardecer en Gliese 667 Cc © by European Southern Observatory


El equipo de HARPS ha estado buscando exoplanetas orbitando alrededor de las estrellas más comunes de la Vía Láctea — estrellas enanas rojas (también conocidas como enanas tipo M). Estas estrellas son débiles y frías en comparación con nuestro Sol, pero muy comunes y longevas, y de hecho suponen el 80% de todas las estrellas de la vía Láctea.

“Nuestras nuevas observaciones con HARPS implican que, alrededor del 40% de todas las estrellas enanas rojas tienen una súper-Tierra orbitando en su zona de habitabilidad, una zona que permite la existencia de agua líquida sobre la superficie del planeta”, afirma Xavier Bonfils (IPAG, Observatorio de Ciencias del Universo de Grenoble, Francia), quien lidera el equipo. “Dado que las enanas rojas son tan comunes,  — hay unos 160 mil millones en la Vía Láctea — esto nos lleva a la conclusión de que hay decenas de miles de millones de planetas de este tipo sólo en nuestra galaxias”.

El equipo de HARPS hizo un sondeo, durante un periodo de seis años, de una muestra cuidadosamente seleccionada en los cielos australes compuesta por 102 estrellas enanas rojas. Se hallaron un total de nueve súper-Tierras (planetas con masas de entre una y diez veces la masa de la Tierra), incluyendo dos en la zona de habitabilidad de Gliese 581 y Gliese 667 C respectivamente. Los astrónomos pudieron estimar su peso y la distancia a la estrella anfitriona en torno a la cual orbitaban.

Combinando todos los datos (incluyendo observaciones de estrellas que no tenían planetas) y examinando la fracción de planetas existentes que podrían descubrirse, el equipo ha podido deducir cuán comunes pueden ser diferentes tipos de planetas en torno a enanas rojas. Han descubierto que la frecuencia de la presencia de súper-Tierras en la zona de habitabilidad es de un 41% en un rango que va de un 28% a un 95%.

Por otro lado, planetas más masivos, similares a Júpiter y Saturno en nuestro Sistema Solar, parecen no ser muy comunes alrededor de enanas rojas. Se cree que menos del 12% de las enanas rojas tendrían planetas gigantes (con masas de entre 100 y 1000 veces la masa de la Tierra).

Dado que existen numerosas estrellas enanas rojas cercanas al Sol, la nueva estimación implica que, probablemente, en la vecindad del Sistema Solar, a distancias menores de 30 años luz, puede haber del orden de cien súper-Tierras en las zonas de habitabilidad de estas estrellas.

“La zona de habitabilidad en torno a una enana roja, donde la temperatura es apta para la existencia de agua líquida en la superficie, está más cerca de la estrella que en el caso de la Tierra con respecto al Sol”, dice Stéphane Udry (investigador del Observatorio de Ginebra y miembro del equipo). ”Pero las enanas rojas se conocen por estar sujetas a erupciones estelares o llamaradas, lo que inundaría el planeta de rayos X o radiación ultravioleta: esto haría más difícil la existencia de vida”

Uno de los planetas descubiertos en el sondeo de enanas rojas de HARPS es Gliese 667 Cc. Es el segundo planeta de este sistema triple estelar y parece estar situado cerca del centro de la zona de habitabilidad. Pese a que este planeta es más de cuatro veces más pesado que la Tierra, es el más parecido a nuestro planeta de los encontrados hasta el momento, y casi con total seguridad cuenta con las condiciones adecuadas para la existencia de agua líquida en su superficie. Se trata de la segunda súper-Tierra dentro de la zona de habitabilidad de una enana roja descubierta durante este sondeo de HARPS, tras el anuncio del descubrimiento en 2007 de Gliese 581d y su posterior confirmación en el año 2009.

“Ahora que sabemos que hay muchas súper-Tierras alrededor de enanas rojas cercanas, necesitamos identificar más utilizando tanto HARPS como otros instrumentos futuros. Se espera que alguno de esos planetas pase frente a su estrella anfitriona durante su órbita en torno a la misma  — esto abrirá la excitante posibilidad de estudiar la atmósfera de estos planetas y buscar signos de vida”, concluye Xavier Delfosse, otro de los miembros del equipo.


Fecha Original: 28 de marzo de 2012
Enlace Original

Comparte:
  • Print
  • Digg
  • StumbleUpon
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • Identi.ca
  • LinkedIn
  • Meneame
  • Netvibes
  • Orkut
  • PDF
  • Reddit
  • Tumblr
  • Wikio
This page is wiki editable click here to edit this page.

Like This Post? Share It

Comments (13)

  1. Vicente

    El artículo es interesante. Hay que evitar escribir esto: 160 mil millones. Ahora no tengo tiempo, pero dentro de un rato pondré un enlace que lo explica. Saludos.

  2. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Artículo publicado el 28 de marzo de 2012 en ESO Nuevos resultados del cazador de planetas HARPS, de ESO, muestran que los planetas rocosos no mucho mayores que la Tierra son muy comunes en las zonas habitables en torno a es……

  3. [...] y archivada en Astrobiología. Puedes seguir cualquier respuesta a esta entrada a través del feed RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta, o trackback desde tu propio sitio web. [...]

  4. Cada dìa vemos que se amplia la posibilidad de poder encontrar un planeta que pueda sustentar vida y creo que en verdad debe existir ese o esos planetas, por las grandes cantidades que se dice que hay en nuestra galaxia, asì es que, a la caza de esos planetas.

    • reneco

      Creo que detectar la existencia de vida en estos posibles planetas tan lejanos es de poca importancia porque el tener algún tipo de contacto o comunicación con algo que es tan distante es una imposibilidad para nuestra física actual así que en términos concretos y prácticos debemos asumir que la biosfera en la que nos movemos es única y no estamos haciendo mucho para cuidarla, lo que me llama la atención es que no se asocie estas nuevas estadísticas de planetas a nuevas probabilidades de existencia de masa en la Vía Láctea para el conteo de lo que llaman materia oscura

  5. aristarco

    Gracias, una noticia interesantísima. En mi opinion, es de vital importancia seguir explorando el universo y no detenerse ante las dificultades. Los antiguos navegantes se arrojaban al mar en cascaras de nuez sin saber si alcanzarian un destino, pero los planetas están ahí, y la tecnología nos permitira vivir en ellos (marte esta al lado). Por supuesto es importante empezar a cuidar nuestra biosfera única, pero tambien debemos seguir alcanzando nuevos retos fuera de nuestro planeta. Además, una catastrofe planetaria como la de los dinosaurios puede acabar con la humanidad, deberiamos aspirar a sobrevivir mas alla de nuestro planeta. Respecto a la relacion materia oscura – materia visible, creo que este descubrimiento no puede alterar las mediciones, ya que la masa de las estrellas y la de la materia oscura se puede calcular atendiendo a los efectos en la forma y luminosidad de las galaxias. Esta noticia se refiere al lugar que esa masa ocupa dentro de un sistema estelar, pero no se altera la masa total, que ya se conocia y no se contradice. Además, a modo de ejemplo, en nuestro sistema solar el sol representa el 98,6% del total de la masa del sistema.

    • Federico

      Ahora, si sumamos 100 mil planetas errantes que se calcula hay por cada estrella (y teniendo en cuenta que el 90% de las estrellas son más chicas que el Sol), ya no se que sumaría más, si los planetas o las estrellas.

      Por otra parte, es conocida la cantidad de masa que tiene una galaxia, pero no estoy seguro se conozca bien cuanto halla de materia ordinaria y cuanta de “oscura”. Las estrellas son detectables, las nuves de gas tambien, pero los planetas errantes y asteroides ya son otro cantar.

  6. Chapu

    Resumiendo: que la vida, aún siendo unicelular, cada vez se aparece más frecuente en el universo. No somos tan especiales. Y hay que tener en cuenta que una vez se inician los procesos químicos biológicos, éstos son muy difíciles de de detener por muy duras que sean las condiciones ambientales. Es posible que nuestros antepasados biológicos más remotos hayan sido parecidos a bacterias hipertermófilas que crecieron al calor de fuentes hidrotermales. Y esas rarezas químicas aguantaron varias glaciaciones globales (de una duración de cientos de millones de años) y aún así persistieron. La vida, una vez se da, crea las condiciones idóneas para su desarrollo muy a pesar de las inclemencias de su lugar de origen.

  7. Aún seguimos quedándonos cortos para la magnitud del descubrimiento. Con el masivo escurrimiento de galaxias por efectos de la dispersión nos va a ser bastante largo en el tiempo encontrar vida; máxime si estamos hablando de corporaciones que serán los grandes “donantes” para estas investigaciones en razón de sus intereses corporativos. Será altamente “costoso” para la humanidad en general poder disfrutar de esas nuevas “supertierras” con posibilidades de albergar vida. Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *