¿La primera mujer de Einstein fue coautora en secreto de su artículo de 1905 sobre la Relatividad?

Artículo publicado el 18 de abril de 2012 en The Physics ArXiv Blog

Distintos historiadores han concluido que la primera mujer de Einstein, Mileva, pudo haber contribuido en secreto a su trabajo. Un nuevo análisis busca zanjar el asunto.

A finales de la década de 1980, el físico estadounidense Evan Walker Harris publicó en la revista Physics Today un artículo que sugería que la primera mujer de Einstein, Mileva Maric, fue una coautora no reconocida de su artículo de 1905 sobre la relatividad especial.

La idea generó una considerable controversia en esa época, aunque la mayor parte de físicos e historiadores la han rechazado.

Albert Einstein y Mileva Maric


Hoy, Galina Weinstein, investigadora visitante en el Centro de Estudios Einstein en la Universidad de Boston, espera zanjar el tema con un nuevo análisis.

La historia empieza después de la muerte de Einstein en 1955, cuando el físico soviético Abram Fedorovich Joffe comentó cierta correspondencia que había mantenido con Einstein al inicio de sus respectivas carreras en un artículo publicado en ruso.

Joffe había pedido a Einstein algunos borradores de sus artículos y escribió: “El autor de estos artículos – una persona desconocida en esa época, era un burócrata de la Oficina de Patentes en Berna, Einstein-Marity (Marity era el apellido de soltera de su esposa, que según la constumbre suiza se añadía al apellido de su marido)”. (Marity es una variante húngara de Maric).

Las teorías de la conspiración se inician con esta referencia a Einstein como Einstein-Marity, dice Weinstein. El resultado fue una compleja maraña de malos entendidos deliberados o accidentales.

El problema parece haber empezado con un famoso escritor científico ruso llamado Daniil Semenvich Danin, que interpretó que la cita de Joffe significaba que Einstein y Maric colaboraron en el trabajo. Esto más tarde se transformó en la idea de que Maric había sido originalmente coautora del artículo de 1905, pero su nombre fue eliminado en la versión final publicada.

Esto es claramente una mala interpretación, sugiere Weinstein.

Walker reinició esta controversia en su artículo de Physics Today. Sugería que Einstein pudo haber robado las ideas de su esposa.

Hay otra interesante línea para los teóricos de la conspiración. Los historiadores han traducido las cartas entre Einstein y Maric al inglés, permitiendo un análisis más detallado de su relación. Sin embargo, una de estas cargas incluye la frase: ”¡llevando nuestro trabajo sobre el movimiento relativo a una conclusión con éxito!”. Esto parece respaldar la idea de que ambos debían haber colaborado.

Sin embargo, Weinstein ha analizado las cartas en detalle y dice que las dos líneas de pruebas sugieren que esto era muy improbable. Primero, las cartas de Einstein están llenas de ideas sobre física, mientras que las de Maric no contenían ninguna, lo que sugiere que él la usaba como consejera más que colaboradora.

Segundo, Maric no era una física o matemática de especial talento. Suspendió sus exámenes finales y nunca logró un diploma.

Weinstein defiende que Maric podría, por tanto, no haber realizado ninguna contribución significativa y cita a otro historiador sobre el tema, que dice que no hay pruebas de que Maric estuviese dotada para las matemáticas, mientras que hay ciertas pruebas de que no lo estaba.

Sin embargo, queda un fleco suelto. Maric y Einstein se divorciaron en 1919, pero como parte del acuerdo de divorcio, Einstein acordó pagar a su ex-esposa cada corona que pudiese ganar por cualquier Premio Nobel con el que pudiera ser galardonado.

Weinstein sugiere que todo el mundo sabía que Einstein era uno de los favoritos para ganar el premio y que en el entorno de la Alemania de la posguerra, esta era una petición normal de una esposa que no quería el divorcio y sufría una depresión.

Walker, por otra parte, dice: “Veo difícil resistirse a la conclusión de que Mileva, justa o injustamente, vio esto como su recompensa por el papel que había desempeñado en el desarrollo de la teoría de la relatividad”.

Sin más pruebas, es difícil posicionarse. Pero es innegable que hay suficiente incertidumbre sobre qué sucedió en realidad para mantener ardiendo las llamas de la conspiración durante un poco más.


Artículo de Referencia: arxiv.org/abs/1204.3551: Did Mileva Marić Assist Einstein In Writing His 1905 Path Breaking Papers?

Fecha Original: 18 de abril de 2012
Enlace Original

Comparte:
  • Print
  • Digg
  • StumbleUpon
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • Identi.ca
  • LinkedIn
  • Meneame
  • Netvibes
  • Orkut
  • PDF
  • Reddit
  • Tumblr
  • Wikio
This page is wiki editable click here to edit this page.

Like This Post? Share It

Comments (13)

  1. Dr. Yes

    ¡Sí! xD

  2. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Artículo publicado el 18 de abril de 2012 en The Physics ArXiv Blog Distintos historiadores han concluido que la primera mujer de Einstein, Mileva, pudo haber contribuido en secreto a su trabajo. Un nuevo análisis busca zan……

  3. Gustavo Rozas Valz

    Sin duda una polémica innecesaria que ni siquiera merecería publicación en un diario de provincia. Pero siempre hay público ávido de controversias absurdas y hará las delicias de los que aún hoy están convencidos que Hitler murió en Brasil, que las pirámides fueron construídas por extraterrestres, que los terremotos son provocados por experimentos secretos de los EEUU y como esa, miles y miles de patrañas más…

    Saludos.

    • Dr. Nyet Nyet

      Innecesaria, ¿por qué? ¿Exactamente cuál es el problema si no fue obra de Albert al 100%?

      Nadie sabe dónde murió Hitler, pero a día de hoy, hay tantas pruebas empíricas sobre si murió en el bunker o en Bariloche: exactamente ninguna. No existen restos de Hitler, y eso que el SMERSH recogió todos los que pudo del bunker. Hay serios motivos para pensar que Hitler no estuvo en el bunker, y que todo eso es una historia pergeñada y creada al efecto, y sí que estuvo en el bunker de Berchtessgaden, todo encuadrado en el hecho palmario de que los jerifaltes nazis pactaron tanto con los angloamericanos como con los soviéticos su cuello personal. El juicio de Nürnberg ha sido una de las tomaduras de pelo más grandes de la historia: resulta que los responsables de la casi devastación total del hemisferio norte fueron 35 personas. Hay que joderse. Y Alemania quedó plagada de nazis, de carnet todos, naturalmente (y los que se llevaron a trabajar fuera). En Brasil aun se fueron unos cuantos, no menos que a otros países de América, el que más EEUU, naturalmente.

      Dónde la palmó Hitler y cuándo, nadie lo sabe, pero en el bunker puedes estar seguro que no. Ni siquiera es acorde al estilo cobarde de Adolf.

      Las pirámides no fueron construidas por extraterrestres, en cuanto a si los terremotos son provocados, no tenemos absolutamente ninguna prueba de que sea así, pero el grado de imposibilidad o inverosimilitud de esto no es el mismo que el de la chorrada anterior.

      Dicho todo lo cual, ¿qué relación puede haber entre que Einstein recibiera algún tipo de ayuda para elaborar sus teorías (algo no sólo factible, sino muy corriente en general, que yo sepa sólo Kekulé dice que tuvo sus inspiraciones en sueños), la total falta de datos constratables y verificables sobre la muerte de Hitler (un episodio puramente político, de trascendencia exclusivamente política), el presunto origen extraterrestre de un edificio histórico (un exabrupto magufil) y la posibilidad de que la energía geosísimica pueda ser manipulada (algo en lo que el ejército USA sí se ha gastado pasta, sólo que miraban de enterrar bombitas nucleares, y son presupuestos nada maguferiles)? Porque es que ni siquiera pertenecen al mismo género (sobre el tema de Hitler, hay abundante literatura oficial de organismos públicos, ninguno de ellos apoyando la versión consensuada del tema que jamás ha sido verificada).

      Que haya peña que saque pasta por contar chorradas luego eso es harina de otro costal, pero no descalifica el tema per se.

  4. Estimados amigos, que la paz prevalezca. Don Gustavo no llevaba ninguna mala intención al hacwer su comentario, Simplemente quería dejar constancia de lo estéril que resultaba crear una polémica acerca de tales “hechos” aquí relatados.

    De todas las maneras, es viejo ese historial que sigue con la añadidura de que Einstein le cedió a Mileva el importe cobrado por Nobel.

    Parece que sí, que Mileva era una mujer muy capaz y muy preparada intelectualmente hablando y que, de alguna manera, tuvo que ver en aquel suceso.

    Lo cual, como anécdota está bien que se sepa pero, en nada cambia los hechos.

    Saludos cordiales a todos.

    • Gustavo Rozas Valz

      Estimado Emilio: Recién y luego de muchas horas vuelvo a ingresar a la noticia y veo que entendiste perfectamente el sentido de mi comentario y hasta has respondido adecuadamente por mi.

      Efectivamente, en ningún momento al citar esos ejemplos, quise otorgarles el mismo grado de relevancia ni colocarlos en el mismo contexto, sino simplemente denunciar la inutilidad de su discusión.

      Al final, sólo quise expresar que proponer un tema así como debate, resulta inútil no sólo por lo intrascendente para la ciencia o más precisamente para la física en sí, sino además por lo jalado de los cabellos, ya que un cuestionamiento así para ser puesto en discusión, merece un aporte de pruebas proporcionalmente contundente… Lo mismo cabe para la muerte de Hitler. A falta de nuevas pruebas que por lo menos aporten indicios razonables de que no fué así, mejor aceptar la visión oficial sobre la muerte del megalómano… y eso no tiene nada que ver con la fuga sistemática de criminales nazis por diversos medios y en connivencia con diversos gobiernos que formaron parte de los aliados, como por decir la famosa conexión Odessa en la que participaron tanto el gobierno de los EEUU y el vaticano. Es que cuando hay grandes intereses en juego, los principios se dejan a un lado… ¿ Que hubiera sido del programa espacial Estadounidense sin el concurso de Werner Von Brown?. Pero en fin, comienzo sin querer a salirme del tema.

      Sadulos cordiales.

  5. Mr. Da Nyet

    El lenguaje podría parecer áspero pero la intención no lo es. Léase con un tono jovial (eh… no de político al uso xD) y se interpretará de otro modo. Tendemos a leer (y escribir por la parte que me toca) de forma monocorde.

    Claro que no cambia nada… respecto a la física. Lo que importa es la teoría en sí, todo lo demás es anécdota, importante sí, pero como crónica de los humanos. Hubiera sido lo mismo que fuese parida por cuatro físicos al alimón en cuatro esquinas del planisferio.

    Pero eso no es motivo para decir que es innecesario. Son dos cosas diferentes, una, la teoría en sí misma, que pertenece al ámbito del conocimiento humano, que es patrimonio universal, y que da igual quiénes hayan sido los primeros en llegar, igual que tanto da quien descubrió el fuego o quién formuló por primera vez el teorema de Pitágoras (hubo otros cuatro en tantas civilizaciones diferentes antes que él, desconocemos hasta sus nombres, por cierto, con demostraciones distintas tan o más elegantes que la griega). Pero las circusntancias del hito histórico, eso pertenece a la historia humana, y es importante en sí mismo, no respecto a la teoría física como digo, pero sí con respecto a nuestra propia cultura.

    Claramente el artículo no trata sobre la RG. Trata sobre la creatividad en un período concreto de la física occidental de finales del XIX y principios del XX. Está claro que la Gioconda estará ahí aunque no sepamos quién la pintó, ni por qué, ni para qué (de hecho: no lo sabemos), pero pienso que es un poco excesivo decir que es innecesario abordar esas cuestiones.

    Además, antes que Einstein, en cierto modo Lobachevsky ya “descubrió” la RG en el siglo XVIII, y nadie se acordó de eso (sus geometrías no euclidianas). Ni siquiera Alberto y señora xD. Y esto es aún más importante (y necesario). ¿O tal vez ella sí?

  6. saludos. enfocando el tema desde una perspectiva mas amplia, el tema no debe compararse con la misma categoria de temas magufos. Sin embargo es un hecho comprobable y con mucha documentacion que en el siglo XX se creo un “culto a la personalidad de Einstein” si no repasar la mayoria de libros universitarios de ese siglo. el tema de la relatividad es tratado como si fuera una creacion unica de Einstein (en este caso el no estuvo a hombros de gigantes, el fue “el gigante”) y posteriores estudios demostraron por ejemplo que Poincare llego a las mismas conclusiones unos meses antes que Eistein (año 1905). Por lo tanto para hacer un analisis mas objetivo del tema debe desecharse “el culto a la personalidad ” y hacer un uso mas exhaustivo de la “navaja de Occam” para poder aproximarnos a lo que sucedio durante ese periodo.

  7. [...] en Fí­sica, Historia. Puedes seguir cualquier respuesta a esta entrada a través del feed RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta, o trackback desde tu propio sitio web. [...]

  8. kike

    Puede ser cierto que Einstein tuviera como ayudante a su esposa, lo que no dejaría de ser una tónica más general de lo que muchas veces algunos quieren reconocer; pero creo haber leido que Einstein era bastante celoso de su trabajo, hasta el punto de que había creado un lenguaje personal de signos, que únicamente él entendía; y precisamente se decía que en buena parte era para que su esposa no entendiera sus escritos. Si ello fuera cierto, me extrañaría que Mileva hubiera sido realmente coautora de sus teorías.

    De todas formas, el simple hecho de querer mantener en secreto sus investigaciones hasta incluso en el ámbito familiar, pudiera dar lugar a pensar que existían intereses poco claros en el asunto.

  9. Darío

    Este asunto, guardando las debidas proporciones, me recuerda otro mito, éste si muy bien afianzado entre la peña de los filósofos, de que la hermana de Nietzsche fue la responsable de la re-elaboración de los escritos de éste. En ambos casos, pareciera que dos hombres gañanes se apropiaron, por la brava o por equivocación, del talento y del trabajo de dos mujeres que han quedado en muy segundo plano … conspiración muy del gusto de los posmodernos actuales. ¿Y la teoría? ¿Y las evidencias reales? Bien, gracias.

  10. MWinterwolf

    Detras de un gran hombre… siempre hay una mujer aun mas grande.

    • también en las sobras

      Efectivamente.

      Vivo algo semejante a lo de Mileva. Aportar conocimientos pero no aparecer en la autoría de la publicación (porque no se tiene fama, no se es de mostrar, etc.).
      Y en cambio, ver que sí ponen los nombres de personas que no aportaron nada intelectual, pero que por conveniencia hay que ponerlos.
      Eso es lo que ha pasado, pasa y pasará hasta la consumación de los siglos.
      Y también es lo que surge por las falacias y negocios de la ciencia.

      Por experiencia propia, si la pareja comparte ciertos conocimientos en común, es inevitable el que surjan los aportes, las discusiones, los agarrones, las disertaciones y la transferencia de conocimientos, en ambos sentidos.
      Así como los hijos de Mileva no tienen sólo el ADN de Mileva (y sus ancestros), sino que también tienen el del papá (Einstein y sus ancestros).

      Por otro lado, acaso los mismos hombres no se jactan de que el 98% del tiempo se la pasan pensando en sexo y /o otras perversiones?. Pues es poco coherente que él solito hubiese podido sacar todos los resultados que sacó y que necesitan mucha reflexión y divagación en el tiempo. Y que además, sólo logró llegar hasta donde la inercia del trabajo, ayuda, disertación, etc. con Mileva lo dejó llegar. Porque de ahí en adelante no pudo más (y se dedicó a disfrutar de su fama:”hazte fama y échate a la cama”, por aquello del 98%).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *