¿La primera mujer de Einstein fue coautora en secreto de su artículo de 1905 sobre la Relatividad?

ComparteTweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on Google+Share on RedditShare on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrPrint this page

Artículo publicado el 18 de abril de 2012 en The Physics ArXiv Blog

Distintos historiadores han concluido que la primera mujer de Einstein, Mileva, pudo haber contribuido en secreto a su trabajo. Un nuevo análisis busca zanjar el asunto.

A finales de la década de 1980, el físico estadounidense Evan Walker Harris publicó en la revista Physics Today un artículo que sugería que la primera mujer de Einstein, Mileva Maric, fue una coautora no reconocida de su artículo de 1905 sobre la relatividad especial.

La idea generó una considerable controversia en esa época, aunque la mayor parte de físicos e historiadores la han rechazado.

Albert Einstein y Mileva Maric


Hoy, Galina Weinstein, investigadora visitante en el Centro de Estudios Einstein en la Universidad de Boston, espera zanjar el tema con un nuevo análisis.

La historia empieza después de la muerte de Einstein en 1955, cuando el físico soviético Abram Fedorovich Joffe comentó cierta correspondencia que había mantenido con Einstein al inicio de sus respectivas carreras en un artículo publicado en ruso.

Joffe había pedido a Einstein algunos borradores de sus artículos y escribió: “El autor de estos artículos – una persona desconocida en esa época, era un burócrata de la Oficina de Patentes en Berna, Einstein-Marity (Marity era el apellido de soltera de su esposa, que según la constumbre suiza se añadía al apellido de su marido)”. (Marity es una variante húngara de Maric).

Las teorías de la conspiración se inician con esta referencia a Einstein como Einstein-Marity, dice Weinstein. El resultado fue una compleja maraña de malos entendidos deliberados o accidentales.

El problema parece haber empezado con un famoso escritor científico ruso llamado Daniil Semenvich Danin, que interpretó que la cita de Joffe significaba que Einstein y Maric colaboraron en el trabajo. Esto más tarde se transformó en la idea de que Maric había sido originalmente coautora del artículo de 1905, pero su nombre fue eliminado en la versión final publicada.

Esto es claramente una mala interpretación, sugiere Weinstein.

Walker reinició esta controversia en su artículo de Physics Today. Sugería que Einstein pudo haber robado las ideas de su esposa.

Hay otra interesante línea para los teóricos de la conspiración. Los historiadores han traducido las cartas entre Einstein y Maric al inglés, permitiendo un análisis más detallado de su relación. Sin embargo, una de estas cargas incluye la frase: “¡llevando nuestro trabajo sobre el movimiento relativo a una conclusión con éxito!”. Esto parece respaldar la idea de que ambos debían haber colaborado.

Sin embargo, Weinstein ha analizado las cartas en detalle y dice que las dos líneas de pruebas sugieren que esto era muy improbable. Primero, las cartas de Einstein están llenas de ideas sobre física, mientras que las de Maric no contenían ninguna, lo que sugiere que él la usaba como consejera más que colaboradora.

Segundo, Maric no era una física o matemática de especial talento. Suspendió sus exámenes finales y nunca logró un diploma.

Weinstein defiende que Maric podría, por tanto, no haber realizado ninguna contribución significativa y cita a otro historiador sobre el tema, que dice que no hay pruebas de que Maric estuviese dotada para las matemáticas, mientras que hay ciertas pruebas de que no lo estaba.

Sin embargo, queda un fleco suelto. Maric y Einstein se divorciaron en 1919, pero como parte del acuerdo de divorcio, Einstein acordó pagar a su ex-esposa cada corona que pudiese ganar por cualquier Premio Nobel con el que pudiera ser galardonado.

Weinstein sugiere que todo el mundo sabía que Einstein era uno de los favoritos para ganar el premio y que en el entorno de la Alemania de la posguerra, esta era una petición normal de una esposa que no quería el divorcio y sufría una depresión.

Walker, por otra parte, dice: “Veo difícil resistirse a la conclusión de que Mileva, justa o injustamente, vio esto como su recompensa por el papel que había desempeñado en el desarrollo de la teoría de la relatividad”.

Sin más pruebas, es difícil posicionarse. Pero es innegable que hay suficiente incertidumbre sobre qué sucedió en realidad para mantener ardiendo las llamas de la conspiración durante un poco más.


Artículo de Referencia: arxiv.org/abs/1204.3551: Did Mileva Marić Assist Einstein In Writing His 1905 Path Breaking Papers?

Fecha Original: 18 de abril de 2012
Enlace Original

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *