Un cúmulo dentro de otro cúmulo

ComparteTweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on Google+Share on RedditShare on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrPrint this page

Artículo publicado el 25 de abril de 2012 en ESO

En esta nueva imagen, obtenida por el Wide Field Imager (instalado en el telescopio de 2,2 metros MPG/ESO, en el Observatorio de La Silla, en Chile), puede verse el cúmulo estelar NGC 6604. A menudo pierde protagonismo debido a su vecina, más prominente: la Nebulosa del Águila (también conocida como Messier 16), que se encuentra relativamente cerca. Pero en los márgenes de esta imagen, que sitúa al cúmulo estelar en un paisaje rodeado de nubes de gas y polvo, puede apreciarse cuán hermoso es este objeto.

NGC 6604 es el brillante grupo que se encuentra hacia la parte superior izquierda de la imagen. Es un joven cúmulo estelar que conforma la parte más densa de una asociación más amplia y extensa que contiene alrededor de cien estrellas brillantes de color azul-blanco. La imagen también muestra la nebulosa asociada al cúmulo — una nube brillante de hidrógeno denominada Sh2-54 — y nubes de polvo.

NGC 6604 y sus alrededores © by European Southern Observatory


NGC 6604 se encuentra a unos 5.500 años luz de la Tierra, en la constelación de Serpens (La serpiente) y está situada a unos dos grados al norte de la Nebulosa del Águila. Las estrellas brillantes pueden verse fácilmente con un telescopio pequeño y fueron catalogadas por primera vez por William Herschel en 1784. Sin embargo, la débil nube de gas pasó desapercibida hasta los años 50 del siglo pasado, cuando fue catalogada por Stewart Sharpless a partir de fotografías del Atlas National Geographic–Palomar Sky.

Las estrellas calientes y jóvenes del cúmulo ayudan a la formación de una nueva generación de estrellas en NGC 6604. Lo hacen gracias a sus fuertes vientos estelares y a su radiación, acumulando material para su formación en una región compacta. Esta segunda generación de estrellas sustituirá rápidamente a la generación anterior; a pesar de que las estrellas jóvenes más brillantes son masivas, consumen su combustible de manera rápida y viven poco tiempo.

Al margen de la estética, hay otras razones por las cuales NGC 6604 atrae la atención de los astrónomos, ya que de él emana una extraña columna de gas caliente ionizado. Se han detectado columnas similares de gas caliente en otras partes de la Vía Láctea y en otras galaxias espirales, columnas que canalizan el material que emana de las estrellas jóvenes del cúmulo, pero el ejemplo en NGC 6604 está relativamente cerca, lo que permite a los astrónomos estudiarlo en detalle.

Esta columna en particular (a menudo denominada “chimenea” por los astrónomos) es perpendicular al plano galáctico y se extiende hasta la increíble longitud de 650 años luz. Los astrónomos piensan que las estrellas calientes que contiene NGC 6604 son responsables de la producción de la chimenea, pero se necesitan más datos para comprender en toda su complejidad estas estructuras tan poco comunes.


Fecha Original: 25 de abril de 2012
Enlace Original

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *