Las expectativas de encontrar vida extraterrestre se basan más en el optimismo que en las pruebas

Artículo publicado por Morgan Kelly el 26 de abril de 2012 en la Universidad de Princeton

Recientes descubrimientos de planetas similares a la Tierra en tamaño y proximidad a sus respectivas estrellas han disparado la emoción científica y popular sobre la posibilidad de encontrar también vida similar a la terrestre en esos mundos.

Pero investigadores de la Universidad de Princeton han encontrado que las expectativas de que la vida – desde bacterias a seres inteligentes – se hayan desarrollado, o se desarrollen, de forma similar a la Tierra en otros planetas podría estar basada más en el optimismo que en las evidencias científicas.

Vida © by alejandro_c


El profesor de ciencias astrofísicas de Princeton Edwin Turner y el autor principal del artículo David Spiegel, antiguo investigador posdoctoral de Princeton, analizaron lo que se sabe actualmente sobre la probabilidad de que haya vida en otros planetas, en un esfuerzo por separar los hechos de las meras expectativas de que exista vida más allá de la Tierra. Los investigadores usaron un análisis bayesiano – que pondera cuánto se basa una conclusión científica en los datos reales y cuánto procede de las suposiciones de los propios científicos — para determinar la probabilidad de vida extraterrestre una vez que se ha minimizado la influencia de estos presupuestos.

Turner y Spiegel, que está actualmente en el Instituto de Estudios Avanzados, informan en Proceedings of the National Academy of Sciences de que la idea de que la vida ha, o puede haber, surgido en un entorno similar al de la Tierra tiene sólo una mínima cantidad de pruebas que la apoyen, la mayor parte extrapoladas de lo que se sabe sobre abiogénesis, o el surgimiento de la vida, en la joven Tierra. Sus análisis demostraron que las expectativas de que surja vida en exoplanetas – aquellos que se hallan fuera del Sistema Solar – están en gran parte basadas en la suposición de qué pasaría o pasará si se dan las mismas condiciones que permitieron que la vida floreciera en este planeta.

De hecho, según concluyen los investigadores, el actual conocimiento sobre la vida en otros planetas sugiere que es muy posible que la Tierra sea una aberración cósmica donde la vida tomó forma de manera inusualmente rápida. De ser así, entonces, las posibilidades de que un planeta terrestre medio albergue vida serían bajas.

“Las pruebas fósiles sugieren que la vida se inició muy al principio de la historia de la Tierra y eso ha llevado a determinar que la vida podría ser bastante común en el universo, dado que aquí apareció tan rápidamente, pero el conocimiento sobre la vida en la Tierra simplemente no revela mucho sobre la probabilidad real de vida en otros planetas”, dice Turner.

“La información sobre dicha probabilidad procede en gran medida de las suposiciones que los científicos han realizado, y parte de las conclusiones más optimistas se han basado casi por completo en dichas suposiciones”, comenta.

Turner y Spiegel usaron el Teorema de Bayes para asignar un peso matemático proporcional a la suposición inicial de que hay vida en otros planetas. Se usó el “valor” de dicha suposición para determinar la probabilidad de la abiogénesis, en este caso definida como el número medio de veces que surge la vida cada 500 millones de años en un planeta similar a la Tierra. Turner y Spiegel encontraron que conforme aumentaba la influencia de la suposición, la probabilidad percibida de vida también aumentaba, incluso aunque los datos científicos básicos permanecieran intactos.

“Si los científicos empiezan suponiendo que las posibilidades de vida en otro planeta son iguales a las de la Tierra, entonces sus resultados se presentarán de una forma que apoya dicha probabilidad”, apunta Turner. “Nuestro trabajo no es un juicio, sino un análisis de los datos existentes que sugieren que el debate sobre la existencia de vida en otros planetas está marcada en gran parte por las suposiciones iniciales de los participantes”.

Joshua Winn, profesor asociado de física en el Instituto Tecnológico de Massachusetts, dice que Turner y Spiegel arrojan dudas convincentes sobre una importante base para la esperanza de vida extraterrestre. Winn, que centra su investigación en las propiedades de los exoplanetas, está familiarizado con el resultado pero no desempeñó ningún papel en el mismo.

“Hay un argumento que se escucha a menudo sobre que la vida debe ser común o no habría surgido de manera tan rápida después del enfriamiento de la superficie terrestre”, señala Winn. ”Este argumento parece convincente a primera vista, pero Spiegel y Turner han demostrado que no se sostiene bajo un riguroso examen estadístico — con una muestra de sólo un planeta con vida, no se puede dar ni siquiera una estimación general sobre la abundancia de vida en el universo.

“Yo también he pensado que  el surgimiento relativamente temprano de la vida en la Tierra daba razones para ser optimista en la búsqueda de vida allí fuera”, comenta Winn. ”Ahora no estoy seguro, aunque creo que los científicos deberían seguir buscando vida en otros planetas hasta el punto que podamos”.

Prometedores hallazgos planetarios

Los satélites de espacio profundo y los proyectos en telescopios recientemente han identificado varios planetas que recuerdan a la Tierra en tamaño y composición, y están dentro de la zona habitable de sus estrellas, la distancia óptima para tener agua líquida.

De particular emoción han sido los descubrimientos del Telescopio Espacial Kepler de la NASA, un satélite construido para encontrar planetas similares a la Tierra alrededor de otras estrellas. En diciembre de 2011, la NASA anunció la primera observación de Kepler-22b, un planeta a 600 años luz de la Tierra y el primero en encontrarse dentro de la zona habitable de una estrella como el Sol. Semanas más tarde, la NASA informaba de Kepler-20e y Kepler-20f, los primeros planetas del tamaño de la Tierra en encontrarse orbitando a una estrella similar al Sol. En abril de 2012, astrónomos de la NASA predijeron que el éxito de Kepler podría significa que se encontraría una “Tierra alienígena” para 2014 — y en ella podría morar una vida similar.

Aunque estas observaciones tienden a avivar las expectativas sobre el hallazgo de vida similar a la terrestre, realmente no proporcionan pruebas sobre que exista o no, explica Spiegel. En lugar de esto, dichos planetas tienen proyectados sobre ellos nuestro conocimiento de la vida en la Tierra, dice.

Por tanto, cuando se elimina lo que sabemos sobre la vida en la Tierra, no hay un conocimiento preciso sobre lo probable que es la abiogénesis en un planeta dado, señala Spiegel. Era esta “ignorancia inicial”, o la falta de expectativas, lo que él y Turner querían tener en cuenta para su análisis, apunta.

“Cuando usamos un supuesto matemático que representa realmente la ignorancia en la suposición, los datos sobre la vida inicial en la Tierra se vuelven ambiguos”, señala Spiegel.

“Nuestro análisis sugiere que la abiogénesis podría ser un proceso rápido y probable, pero no podemos descartar con una alta confianza que sea un evento raro e improbable”, comenta Spiegel. “Realmente no tenemos idea, incluso en órdenes de magnitud, de lo probable que es la abiogénesis, y demostramos que no hay pruebas que cambien sustancialmente esto”.

Considerar la fuente

Spiegel y Turner también proponen que una vez que se tiene el cuenta la historia del planeta, el surgimiento de la vida en la Tierra podría ser tan distinto que es un mal barómetro para medir cómo ocurrió en otro lugares, sin importar la probabilidad de que exista tal vida.

En un giro filosófico, sugieren que debido a que los humanos son los únicos que están preguntándose por el surgimiento de la vida, es posible que estemos en un planeta donde la vida comenzó muy al inicio para llegar a un punto tan pronto en la formación del planeta hace 4500 millones de años donde podríamos preguntarnos sobre ello.

De esta forma, Spiegel y Turner pasan a explorar cómo cambiaría la probabilidad de abiogénesis exoplanetaria si resulta que la evolución requiere, como pasó en la Tierra, de aproximadamente 3500 millones de años para que la vida desarrolle su forma más básica de organismo complejo capaz de preguntarse por la existencia. Si este fuese el caso, entonces, la Tierra con sus 4500 millones de años de antigüedad tuvo claramente una salida rápida. Un planeta de edad similar donde la vida no empezase hasta varios miles de millones de años después de la formación del planeta tendría en este punto sólo formas básicas de vida.

“Los dinosaurios y limúlidos, que estaban ya por aquí hace 200 millones de años, seguramente no tenían en cuenta la probabilidad de abiogénesis. Por lo que tendríamos que encontrarnos en un planeta con una abiogénesis temprana para llegar hasta este punto, sin importar lo probable que es en realidad este proceso”, dice Spiegel. “Esta escala temporal evolutiva limita nuestra capacidad de hacer deducciones sólidas sobre lo probable que es la abiogénesis”.

Turner añade que: “Podría darse fácilmente el caso de que la vida apareciese en la Tierra de una forma, pero pudo aparecer en otros planetas de otras maneras, si es que llegó a aparecer. La mejor forma de descubrirlo, desde luego, es observando. Pero no creo que lo averigüemos debatiendo sobre el proceso de cómo apareció la vida en la Tierra”.

De nuevo, dice Winn del MIT, Spiegel y Turner ofrecen una consideración única para que los científicos exploren la posibilidad de vida más allá de la Tierra.

“Nunca había pensado en la sutileza de que nosotros, como especie, nunca podríamos ‘encontrarnos’ en un planeta con un surgimiento más tardío de la vida si la evolución necesita un largo tiempo para producir seres conscientes, como probablemente es el caso”, comenta Winn.

“Con esto en mente”, dice, “parece razonable decir que los científicos no pueden obtener ninguna conclusión sólida sobre la vida en otros planetas basándose en la emergencia temprana de la vida en la Tierra”.

Esta investigación se publicó en el ejemplar del 10 de enero de la revista Proceedings of the National Academy of Sciences y estuvo patrocinada por becas de NASA, la fundación Nacional de Ciencia y la Beca Keck, así como una beca del World Premier International Research Center Initiative del Ministerio Japonés de Educación, Cultura, Deporte, Ciencia y Tecnología para la Universidad de Tokio.


Autor: Morgan Kelly
Fecha Original: 26 de abril de 2012
Enlace Original

Comparte:
  • Print
  • Digg
  • StumbleUpon
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • Identi.ca
  • LinkedIn
  • Meneame
  • Netvibes
  • Orkut
  • PDF
  • Reddit
  • Tumblr
  • Wikio
This page is wiki editable click here to edit this page.

Like This Post? Share It

Comments (32)

  1. Federico

    Y necesitaron hacer un estudio para determinar eso??

    Aún no hay pruebas de vida fuera de la Tierra por lo que todo se basa en suposiciones…. que novedad!!
    Cuanto presupuesto gastaron para llegar a estas conclusiones? je je.

    Saludos.

  2. LOKI

    La capacidad para obtener las pruebas es insignificante por lo tanto ni optimismo ni gaitas.

  3. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Artículo publicado por Morgan Kelly el 26 de abril de 2012 en la Universidad de Princeton Recientes descubrimientos de planetas similares a la Tierra en tamaño y proximidad a sus respectivas estrellas han disparado la emoci……

  4. [...] Las expectativas de encontrar vida extraterrestre se basan más en el optimismo que en las pruebas http://www.cienciakanija.com/2012/04/30/las-expectativas-de-enco…  por Astro_Pipe hace 15 s [...]

  5. Apodemus

    La verdad es que estoy de acuerdo con Federico. Las conclusiones que han deducido del estudio estos investigadores responde a lo que pensamos muchos sin necesidad de hacer ningún estudio. Considerar la posibilidad de vida en otros planetas es algo que, hoy por hoy, pertenece al terreno de la especulación.
    Ni siquiera encontrando un planeta con características idénticas a la Tierra nos permitiría afirmar que en él habría vida.
    Sólo pruebas directas de la existencia de esa vida serían válidas. Pero claro, la probabilidad de obtener esas pruebas es actualmente mínima, por no decir que nula.

  6. Paprivi

    Creo que la mayoría estamos de acuerdo en que se tienen pocos datos como para saber si la vida es algo que surge de manera inevitable si se dan las condiciones, o por el contrario, es mucho más improbable de lo que nuestra propia experiencia parece determinar.
    Lo que si me ha dado la impresión es de que se recurre algo al principio antrópico cuando se dice que es necesario que la vida surgiera en la Tierra de manera muy temprana para que diera tiempo ha que evolucionara la inteligencia. Pero en este caso también estamos partiendo de la suposición de que la vida inteligente necesita de mucho tiempo para surgir, y esto es algo de lo que creo que tampoco tenemos muchos datos.
    Saludos

  7. [...] y archivada en Astrobiología. Puedes seguir cualquier respuesta a esta entrada a través del feed RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta, o trackback desde tu propio sitio web. [...]

  8. [...] seguir cualquier respuesta a esta entrada a través del feed RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta, o trackback desde tu propio sitio web. [...]

  9. Karlo

    La única manera de conocer realmente qué probabilidades hay de que la vida aparezca en un tiempo determinado es la experimentación/observación, no aplicar el teorema de Bayes que no nos dice nada. Mientras no se encuentre vida fuera de la tierra, lo mejor sería hacer experimentos o simulaciones que traten de crear vida partiendo de entornos abióticos como los que se podría haber encontrado en la tierra temprana, o en otros lugares aptos para la vida. Eso es lo único que podría darnos verdaderos datos.

  10. Amigos míos:

    En `primer lugar, cuando comienzo la lectura me llama la atención el párrafo:

    “Pero investigadores de la Universidad de Princeton han encontrado que las expectativas de que la vida – desde bacterias a seres inteligentes – se hayan desarrollado, o se desarrollen, de forma similar a la Tierra en otros planetas podría estar basada más en el optimismo que en las evidencias científicas.”

    Algunos ya hacen referencia a él diciendo que, para llegar a esa conclusión no hacia falta hacer estudio alguno. Todos lo saben. Sin embargo, no es realmente así, no es cierto que simplemente sea el optimismo el que apunta a tal posibilidad de la vida fuera de la Tierra, y, por otra parte, se dibuja el tema como si la Tierra, de entre todos los planetas del Universo, hubiese sido la “elegida” para albergar la vida.

    No se han tenido en cuenta hechos que, científicos reputados no deberían despreciar u obviar, tales como: El Universo se rige por unas leyes bien conocidas y parámetros que denomainamos constantes uniersales, y, si eso es así (que lo es), tenemos que llegar a una conclusión cierta: El Universo es igual en todas partes por muy lejos que éstas estén, y, siendo así, lo que pasa aquí, en las mismas circuntancias y condiciones también pasará “allí”.

    Resulta que, la única barrera que encontramos para poder localizar la vida fuera del planeta Tierra, de momento, resulta ser nuesta ignorancia. Nuestro niel de evolución no ha alcanzado las cotas que serían precisas para poder desarrollar las técnicas que nos permitan hacer las investigaciones precisas y necesarias para ello y, supeditados a telescopios y robots que, tienen sus limitaciones (no son los hombres buscando en el mismo planeta que se trata de investigar), así, las limitaciones están servidas.

    Por otra parte, todos sabemos que, el material necesario para que surguiera el Protoplasma vivo del que surgió aquella primera célula que más tarde, al evolucionar, llegó hasta nosotros, fue creado en las estrellas que necesitaron para ello 10 000 millones de años.

    Ahora, cuando nosotros sólo hemos dados los primeros pasos hacia el espacio exterior, ya estamos criticando la falta de resultados de esa búsqueda y, al no haberla hallado, lo mejor para finalizar el debate es decir: “… la vida en otros planetas podría estar basada más en el optimismo que en las evidencias científicas.”

    Y, la verdad es que no es cierto. Si aplicamos la lógica, si trenemos en cuenta las leyes fundamentales de la Naturaleza, ¿Por qué seríamos nosotos unos privilegidos? Que tendrían de malo otros planetas similares o ioguales a la Tiera para que pudieran albergar la Vida?

    En realidad, lo difícil sería que estuviéramos sólos en tan asto unierso. ¡Las distancias! ¡El muro infranqueable -de momento- de la velocidad de la luz! ¡Nuestra falta de medios!

    Todo eso contibuye a que, de momento, no hayamos podido encontrar la vida en otros sistemas solares de nuestra propia Galaxia situada a decenas, cientos o miles de a.l. de nosotos, y, en otras galaxias no digamos.

    Pero la Vida, amigos míos: Prolifera por todas partes, es imparable, y muchos son los mundos que, como el nuestro, contienen todos y cada uno de los paámetros necesarios para que la vida pudiera surgir como lo hizo aquí, en la Tierra.

    Creo que, sin salir de nuestro Sistema solar, la encontraremos más temprano que tarde: ¡Marte! con su pasado volcánico, de rica atmósfera y océanos del que hemos podido contemplar escenarios e imágenes enviadas por nuestos ingenios espaciales que nos hablan de correntías que abrieron grandes cañones, de agua líquida en un pasado más benigno y, si pensamos en los túneles y grutas naturales que allí existen, ¿qué podría impedir que en el subsuelo, más cálido al ser más profundo, no estuiera presente el agua líquida y hayan proliferado los líquenes, hongos y bacterias? El Ecosistema ideal parece que está allí, y, por otra parte, ¿que es esa fuente detectada de metano? ¿qué la produce?

    ¿Qué hablar de otras lunas del Sistema solar que, como Europa, Encelado o Titán, parecen tener todas las papeletas para albergar la vida?

    Tenemos que concluir (si no queremos ser cortos de miras) que la vida está, sólo falta que tengamos los medios para poder encontrarla.

    Un saludo cordial.

    • moisest

      Un saludo… muy razonable tu opinión. Pienso que es la óptica para encarar este tema tan fundamental para la humanidad.

  11. La exobiología es una ciencia que no tiene materia que estudiar, por lo que más bien se trata de una filosofía. Coincido con otros que lo que dice este estudio es de perogrullo.
    Aparte, claro está, de buscar vida microbiana en el propio sistema solar, lo único que podemos hacer es seguir buscando exoplanetas e intentar detectar en ellos trazas de elementos y compuestos que se asocien a la vida. Todo lo demás son suposiciones.

  12. MWinterwolf

    Que encantador razonamiento… quieren pruebas de la existencia de vida extraterrestre antes de encontrarla. Son tan tiernos.

  13. Simio

    Y la escritura de este artículo se basa más en el antropocentrismo que en la lógica imparcial jajaja, ¿Para que obstaculizar una investigación que podría ser tan reveladora y liberadora? ¿Acaso no fue benéfico para la salud mental, descubrir que la tierra no era el centro del universo? Busquemos verdades liberadoras, ampliemos nuestros horizontes, ese es impulso de la ciencia audaz, lo otro, el impedir y cerrarse es el impulso del dogma miedoso.

  14. Sí, a veces, en los comentarios encontramos grandes contradicciones como esta:

    “Que encantador razonamiento… quieren pruebas de la existencia de vida extraterrestre antes de encontrarla. Son tan tiernos.”

    Y, le pregunto yo a nuestro estimado amigo: ¿Si tuviéramos esas pruebas, para qué querríamos encontrarlas? Lo lógico es que, se quieran tener precisamente por eso, porque no las hemos podido encontrar aún.

    Por otra parte, debemos asumir la realidad de que los dominios tanto a escalas macroscópicas como microscópicas de la realidad física que tienden a ser sorprendentemente coherentes y correlacionadas. Para nosotros, el mundo, los mundos en sus dimensiones habituales son más razonables. Aquí las cosas ocupan un estado a un tiempo y desde luego, no pueden estar aquí y allí al mismo tiempo, así, podemos razonar de manera más sensata.

    Siendo eso así (que lo es), podemos decir, como dijeron muchos (a Giordano Bruno le costó la vida), que existen muchos mundos en nuestro Universo que se rigen por las mismas leyes y, en todos ellos, en las mismas circunstancias, deben ocurrir las mismas cosas. No existen mundos atípicos o especiales en los que pueden ocurrir cosas extraordinarias diferentes a las que ocurren en los demás de la misma familia o estructura y composición, la lógica nos niuega eso.

    Los organismos vivos son extraordinariamente coherentes: Todas sus partes se correlacionan multidimensionalmente, dinámicamente e incluso de manera inmediata con todas las demás partes. Lo que le ocurre a una célula u órgano también le ocurre en cierta manera al resto de células u órganos, una correlación que recuerda (y de hecho sugiere) ese tipo de “enmarañado” complejo que caracteriza la bioquímica de la vida, y, siendo así, los organismos son coherentes con el mundo que les rodean: Lo que que ocurra en el entorno del organismo se refleja en cierta forma en su entorno interno y, de esa manera, podemos decir, sin mucho temor a equivocarnos que, el Universo, está plagado de vida.

    Gracias a esa coherencia podemos decir que los organismos pueden evolucionar conforme al medio que los acoge e incluso la composición genética de un organismo sencillo es tan compleja y se ajusta tan delicadamente al entorno que en ausencia de este ajusta interior-exterior, las especies no podrían mutar a otras formas viables antes de ser eliminadas por la selección natural. El hecho de que nuestro mundo no esté poblado solamente por los organismos más simples, como una bacteria o las algas verde-azuladas, se debe al tipo de enmarañado que existe entre genes, organismos, especies orgánicas, y a los nichos que ocupan dentro de la Biosfera.

    Pero, todo eso es aquí y también es “Alli” en cualquier planeta situado en el lugar adecuado en relación a su estrella, y, de esa manera, ¡La Vida! prolifera.

    Claro que, todo eso son deduciiones a partir de los escasos conocimientos que tenemos pero que, en este caso, son suficientes para poder llegar a conclusiones lógicas.

    ¡No estamos sólos!

  15. Que obsesión con encontrar vida en otros planetas, claro! como sabemos gestionar la nuestra tan bien, estamos para preocuparnos por posibilidades sobre la vida fuera…ains! más vale que nos dediquemos a solucionar lo que tenemos aquí y a ayudar a los que ni tan siquiera pueden tener una vida digna

  16. Estimado señor:

    Claro que lleva razón (en parte) y, precisamente por eso, los Proyectos, las subvenciones a la Investigación y otros Programas científicos, han bajado el listón. Sin embargo, ¿quién renuncia a buscar respuestas? Desde épocas remotas que se pierden en la noche de los tiempos, nos hicimos preguntas y, ahora, seguimos por la misma senda de querer saber…¡sobre tántas cosas!

    No sólo de Pan vive el Hombre

    Sin la Ciencia, ¿dónde estaríamos? gracias a las inversiones realizadas en múltiples proyectos científicos del espacio, podemos disfrutar aquí, en la Tierra de muchas comopdidades y adelantos tecnológicos en los que, la medicina no ha sido olvidada.

    El saber es bueno, no perjudica a nadie y, descubrir hace que se nos quite el “miedo” a lo desconocido. Tenemos que saber y sabremos…a pesar de todo.

    De todas las maneras, se entiende su desahogo.

    Saludos cordiales.

    • Crítico experto

      Uno de los grandes misterios de la existencia, es la existencia misma. ¿Que es la vida? ¿es un fenómeno accidental u ordinario del universo? A mi parecer el estudio esta correcto pues aclara que aunque las expectativas de encontrar vida extraterrestre se han disparado al haber hallado cientos de exoplanetas, muchos de ellos en la zona habitable; eso no quita que no tenemos referencia alguna de otro planeta con vida que podamos contrastar con nuestro modelo terrestre (aun incompleto y con muchas lagunas), y sacar unas probabilidades reales.
      Lo más raro aun de la abiogénesis, es que las primeras bacterias surgieron muy rápidamente, prácticamente cuando la tierra se enfrió, y 3.500 millones de años después surgió la vida inteligente, tanto la aparición de la vida como su evolución han sido tremendamente veloz pues la tierra tiene 4.500 millones de años. Actualmente podemos observar criaturas viviendo en condiciones extremas, peces en lo más profundo del mar, bacterias en los volcanes, microorganismos en el mar muerto, etc… Por todo esto podemos concluir que la vida esta “programada” para evolucionar así misma y encontrar a toda costa la manera de brotar aunque tenga condiciones extremas en su contra, ósea que no sería de extrañar que haya vida en Marte, Ganimedes y todo aquel planeta que este en la zona habitable, solo faltaría enfocar con una herramienta eficaz en el lugar correcto y ¡Eureka!
      Sin embargo, aunque la lógica nos diga que al parecer el universo esta atestado de vida, no deja de ser una especulación, aun es un enigma el origen de las moléculas orgánicas, se han llevado innumerables experimentos tratando de simular “la sopa” de la vida y han arrojado más dudas que respuestas, se ha concluido que para que los aminoácidos formen apenas una molécula en las condiciones del mundo primitivo, hubieran requerido como mucho más que la edad del universo para poder hallar la combinación perfecta ¿Un golpe de suerte? si es tan fácil que la vida surja ¿porque aun no hemos podido replicar su “nacimiento”? ¿Porque no hemos podido hallar siquiera una bacteria extraterrestre?… Y es aquí donde entra con fuerza la Panspermia o que la vida fue sembrada por una especie alienígena.
      Tú hablas de las constantes cósmicas, ¿y si existen solo una combinación perfecta para el surgimiento de la vida? Con la inmensidad del universo donde existen y existirán todas las posibles condiciones para los planetas, en al menos alguno de ellos surge la vida (la tierra), menos probable es que el universo en si este determinado para que surja la vida por doquier. Si la vida es abundante como parece, no tardaremos en toparnos con un E.T. muy pronto, pero si algo se caracteriza el universo es que de él no sabemos nada, y me gustaría que hubiera vida inteligente u de otra forma, pero hay que mantener la idea que hasta que no se demuestre lo contrario, aun estamos solos… si este fuera el caso, sería muy siniestro y aterrador…
      Un saludo.

  17. Estimado señor:

    Sí, sería muy siniestro y aterrador. Si sólo existiera vida en la Tierra ¡que desperdicio de mundos! y, es difícil hacerse a la idea de que, sólo en este granito de arena (la Tierra en el contexto del Unierso) pudiera existir la vida.

    Muchas son las veces que aquí, en este lugar dedicado a distintas disciplinas de la Ciencia, hemos hablado de la Vida. Sin embargo, nunca nos hemos parado a explicar la cuestión del proceso del origen de la vida, conociendo antes, aunque sea de manera sencilla y sin profundidad, aquellos principios básicos de la estructura del protoplasma, ese sustrato material que será la base de todos los seres vivos, sin excepción.

    Es bien conocido que la masa básica del protoplasma es líquida, nos hallamos ante un coacervado complejo, constituido por una gran cantidad de sustancias orgánicas de un peso molecular considerable, entre estas destacan las proteínas y los lipoides. Por esta razón, se encuentran flotando a su libre albedrío en esa sustancia coacervática fundamental, partículas filamentosas coloides, quizás enormes moléculas proteínicas sueltas, y muy probablemente, auténticos enjambres de esas moléculas.

    El tamaño de las partículas es tan diminuto que no se distinguen ni a través de los microscopios actuales más sofisticados. Pero encontramos otros elementos visibles en el interior del protoplasma. Cuando las moléculas proteínicas y de otras sustancias se unen formando conglomerados, destacan en la masa protoplasmática en forma de pequeñas gotas, captadas a través del microscopio, o en forma de coágulos, con una determina estructura denominados elementos morfológicos. El núcleo, las plastídulas, las mitocondrias, etcétera.

    Estos elementos protoplasmáticos, observables a través del microscopio, son, esencialmente, una manifestación aparente y externa de determinadas relaciones de solubilidad, enormemente complejas, de las distintas sustancias que conforman el protoplasma y que se ha podido comprobar que tiene, un papel determinante, en el curso del proceso de la vida, que no se puede comparar de ningún modo con el papel que desempeña una máquina en su trabajo específico. Esto queda totalmente justificado por la sencilla razón de que una máquina y el protoplasma son dos sistemas distintos y contrarios: El primero es artificial, el segundo es la Naturaleza misma y, la Naturaleza amigo, está en todas partes.

    Es de vital importancia para la formación del protoplasma que exista una estructura interna determinada. Pero otro factor no menos decisivo es la organización en el tiempo, o sea, que los procesos que se dan en el protoplasma lo hagan en armonía. Cualquier organismo, tanto animal, planta o microbio, vive únicamente mientras pasen por él, de forma continuada y constante, nuevas partículas de sustancias, cargadas de energía y, el Universo…¡Es todo energía! y, si ésta está acompañada del agua…

    Toda la vida conocida en nuestro planeta ha sido debida a una cadena de reacciones que no surgen por casualidad (el azar nada tiene que ver aquí), es la causalidad la que marca los tiempos y, aunque nos parezca que, a veces, haya podido surgir de forma caótica, la realidad es que, ha sido posible gracias a una serie de acontecimientos en estricta sucesión, y en un orden armónico concreto.

    Ese orden será la base de todos los fenómenos vitales conocidos, y, la apariencia de Caos, es ficticia, inexistente. Todo lleva un orden que, finalmente, apunta con el dedo del Universo hacia la Vida.

    Habrá que prestar la máxima atención a la Biología Físico-Química. La bioquímica, es la rama de la Química y de la Biología que tiene por objetivo principal el conocimiento de la estructura y comportamiento de las moléculas biológicas, que son compuestos de Carbono que forman las diversas partes de la célula y llevan a cabo las reacciones químicas las que le permiten crecer, alimentarse, reproducirse y usar y almacenar energía. Claro que, la complejidad del Unierso nos aconseja no perder de ista, posibles formas de vida basadas en otros elementos distintos del Cabono que, aunque no nos parezca pobable, tampoco es imposible.

    Claro que, no todos los planetas son aptos para la vida. Algunos planetas están formados principalmente por gases, con lo que tienen atmósferas muy profundas. Si no se dan ciertos parámetros, el protoplasma de la vida, nunca hará acto de presencia. Sin embargo, ¡son tantos los planetas y las posibilidades!

    Está claro que, aunque estamos rodeados de ella por todas partes y, nosotros mismos, somos el mejor ejemplo de ella, no sabemos explicar lo que la vida es, tal es su complejidad. Sin embargo, una cosa si que sabemos: La Vida es Naturaleza y, la Naturaleza, está presente por todo el Unierso conocido y la vemos en las estrellas, en las Nebulosas, en las Galaxias y en los mundos.

    ¿Qué solo la Tierra contiene la Vida? ¡Qué barbaridad! ¿Qué por qué no la hemos encontrado aún? Bueno, no creo que la empresa sea nada fácil, si pensamos en lo que nos separa de ella en esos posibles mundos que la pueden albergar.

    Perdonad la paliza pero, el tema es fascinante.

  18. Toni

    Yo personalmente creo absurdo pensar que la vida es algo Improbable, vereis…

    Hace tan solo 20 a 30 años se decia que LOS SISTEMAS PLANETARIOS ERAN RAROS y ahora sabemos que lo raro es que existan estrellas sin algun o algunos acompañantes de tamaño planetario. Cuando empezaron a encontrarse se decia que lo habitual era que fueran gigantes gaseosos y ahora sabemos que tambien los hay como Neptuno o rocosos como la Tierra. Se decia que bueno, habia que buscar en torno a estrellas digamos entre F5 a F9, Todo el Tipo G y de K0 a K5 aprox por ser las mas aptas. Hoy sabemos que cualquier tipo de estrella puede tener planetas girando a su alrededor, desde las Azules gigantes a las enanas Rojas. Luego se habló de que si eran pobres en metales los planetas no podrian formarse. Ahora sabemos que existe almenos un sistema con mas de 12000 milones de años en torno a una estrella de muy baja metalicidad. Todo lo que se decia que no, ahora es abrumadoramente común y mucho me temo que la vida que a mi juicio no es nada especial ni milagroso sino basicamente una forma compleja de organización de la materia existe por todas partes desde niveles simples hasta quizás grados superiores en evolución y complejidad por encima nuestro y no solo basada en carbono sinó en muchos otros elementos.

    Lo unico que he hecho es un ejercicio de lógica y creo que mucha gente estará deacuerdo con estas ideas.

  19. Sí, Toñi, muchos son los que, como yo, suscriben al cien por cien todos sus pensamientos, ya que, se apartan poco de la realidad del mundo que nos ha tocado vivir. Así creo que funciona el unierso y la vida que, simplemente es un elemento más de toda su complejidad, ¡la que piensa!

    Ya lo dijo aquel: “Todas las cosas son” y, con esas sencillas palabras, elevó a las cosas a la categoía de SER. Es decir, todo evoluciona y, simplemete se necesitan las condiciones y el tiempo necesarias para que surjan.

  20. Celtas

    Desde luego la lógica apunta en esa dirección:

    El señor Emilio Silvera, con su lógica impecable dice: “Todas las cosas son”

    Si no incumplen las leyes de la física, son posibles; y si son posibles, en la inmensidad del universo, obligatoriamente serán reales. Del mismo modo, si una cosa ha ocurrido ya, siguiendo el mismo razonamiento es obligatorio que vuelva a ocurrir.

    Y hasta ahí todos de acuerdo. Nadie creo que haya negado la exclusividad de la vida en la Tierra. Desde luego los autores del estudio no pretenden eso. Pero, ¿Qué probabilidad hay de que surja la vida?

    No se cuestiona qué probabilidad hay de que la vida se expanda, una vez creada; Porque si se encuentra vida en Marte, Titán, Europa… y tiene un origen común con la vida en la Tierra estaríamos de nuevo en el punto de partida: La vida sería muy resistente, siendo capaz de “saltar” de un planeta a otro, pero solo tendríamos pruebas de que se había originado una vez…

    La pregunta aquí es, partiendo de cero, ¿Qué probabilidad hay de que la vida aparezca?

    Y eso es lo que entiendo que dicen en este estudio: no tenemos un segundo escenario donde la vida haya surgido, por tanto cualquier estimación de cuan extendida esta la vida, en nuestra galaxia o en el universo, es pura especulación que se ve inevitablemente influenciada por quien haya hecho el calculo.
    Podemos tener la hipótesis de que la vida es tan poco probable que, estadísticamente, surgirá solo una vez cada cientos de miles de galaxia; o una vez por cada galaxia; o que aparecerá en cada sistema planetario capaz de sostener vida…

    Podemos basarnos en infinidad de datos para formular una hipótesis, y mientras se base en procedimientos científicos es tan valido suponer que la vida es improbable como que es común. Pero no deberíamos perder de vista que solo se trata de una hipótesis. Para validar esa hipótesis serían necesarias muchas muestras. Por tanto, ahora que no disponemos ni siquiera de una segunda muestra (por culpa de nuestra ignorancia, falta de desarrollo tecnológico, o por el motivo que sea…) estamos estancados, a la espera de nuevos datos.

    Mirándolo con perspectiva, nada debe importarnos cual sea la hipótesis correcta, lo importante es el camino que hay que recorrer para llegar a ella. Y en ese camino seguro que todos salimos beneficiados.

  21. Tom Wood

    De que existe vida, no hay que dudarlo mucho, las señales materiales que recibimos de nuestro universo conocido, son similares a la tabla periódica humana. En ese sentido y hasta que no aparezca la famosa materia oscura (¿), o elementos materiales sorpresivos; el universo es amigable y no hay mucho de que preocuparse. Yo digo que el universo, al menos hasta ahora; es un universo químicamente amigable. La tabla periódica es universal, para cualquier vida extraterrestre que exista, inteligente o no. Los enlaces proteicos son universales, hablando en términos genéricos. Aunque físicamente no sea muy amigable, dado el amplio diapasón que barren las variables físicas.
    Por ejemplo, tomemos las temperaturas, por tomar cualquier variable física; va desde cero 0K, hasta, supongamos la temperatura de la superficie solar, aunque se extiende muchísimo mas. Pero solo, cubrimos una minima franja de esos 6 000K. Tomemos todo el espectro electromagnético conocido y veremos que solo aprovechamos para ver, para nuestra vista, una estrechísima franja de el. Así, así,… se podría ejemplificar muchas de nuestras escasas probabilidades de existir, al hacerse minúsculos cambios de ambientes. Incluso las proteínas tienen enlaces tan débiles; si las comparamos con otras fuerzas físicas, que no resisten más que una débil franja de ese diapasón tan amplio de temperaturas, de variables del universo real. Diapasón que si resisten otras estructuras físicas con estabilidad temporal, como grupos de moléculas no orgánicas, otras moléculas, átomos, núcleos, partículas en general no proteicas. Es decir, las proteínas no son estructuras con mucha estabilidad a lo largo de todo el diapasón de variables del mundo real.
    Por eso la vida es tan especial en el universo. Es que dados los miles de tenues hilos en equilibrios que tienen que anudarse para que se de la vida. La vida inteligente, al menos la humana, lo que sabemos científicamente, se da, se desenvuelve, en pequeñas zonas, de variables físicas (las hay no físicas) que barren espectros muy amplios.

    Lo extraño, lo que me extraña, es que si existe mucha vida inteligente “alrededor” de nosotros y esta este en un estadio de desarrollo, igual o superior al nuestro, no se detecten señales regulares, ordenadas, codificadas de su presencia. Incluso si usaran otros sistemas de comunicación mas avanzados, creo que mantendrían estaciones pilotos para detectar o emitir señales con instrumental antiguos. Es lo que se espera que haga una ciencia y una mente racional. Es lo que haremos cuando pasemos a un desarrollo superior de las comunicaciones. Como digo yo, a las modulaciones neutrinicas.
    Analizando de la forma más simple posible (algo imposible por la falta de la más minima prueba de vida extraterrestre) las variantes que podrían presentante de vida inteligente:

    –Nadie puede negar, que todo lo que exista y no existía; antes tuvo que empezar por UNO, varios cuasisimultáneos en desarrollo o varios desfasados en su desarrollo.

    1-Somos la única vida inteligente que existe en el universo y los humanos somos únicos he irrepetibles.
    2-No somos la única vida inteligente que existe en el universo, pero no nos hemos repetidos.
    3-No somos la única vida inteligente que existe en el universo, ya nos hemos repetidos, pero esa vida inteligente esta en un estadio muy inferior a nuestro desarrollo actual.
    4- No somos la única vida inteligente que existe en el universo, ya nos hemos repetidos, pero esa vida inteligente esta en un estadio igual de subdesarrollo que el nuestro. [“Aquí es donde aborrezco escribir y leer lo que escribo”]
    5- No somos la única vida inteligente que existe en el universo y la que existe esta en un estadio de desarrollo superior al nuestro.
    6- No somos la única vida inteligente que existe en el universo; pero la que existe esta en un estadio tan superior al nuestro, que interactuar con nosotros, lo ven, por diferentes razones, no muy aceptadas por nosotros, como algo traumático para nosotros.

    El próximo paso seria crear modelos y por teoría de perturbación, le agregaríamos diferentes correcciones y ver como se desarrollaría todo.

    A) Están secarnos a nosotros.
    B) Alejados.
    C) Muy lejos de nosotros.
    D) Críticamente lejos de nosotros
    E) Más allá de la frontera critica según el límite relativista… (¿).
    F) ¿Existe una, dos, tres,… civilizaciones inteligentes, a parte de la nuestra?
    G) Se bloquen las comunicaciones porque habitan en una zona de nuestra galaxia, precisamente al otro lado de su activo y oscuro centro.
    H) Están en otras galaxias, pero bloqueados por zonas de masas y radiaciones muy activas, que impiden la comunicación.
    I) Están formados por estructuras químicas muy parecidas a las humanas.
    J) Están formados por estructuras químicas diferentes a las terrícolas.
    K) Están formados por estructuras químicas críticamente diferentes a las terrícolas.

    Hay muchas correcciones y mezclas de correcciones; poro aquí pasa como con el resto de la física que le han metido los medios y las universidades en la cabeza a los científicos. Que se están gastando las mejores neuronas terrícolas, en conocer el futuro de otras generaciones, sus retos, que en resolver sus responsabilidades científicas del presente, nuestros retos. Porque no concentrar nuestras neuronas en la luna, martes…; que son los retos de nuestra existencia en esta vida. Nuestros retos hacia el exterior. Mira ahora hay un concurso de la NASA, para crear los equipos que se muevan en Marte… Hay tantos miles de cosas por hacer en el orden social y científico; tanto organizativo, como investigativo, que creo que a los iluminados les sobran retos reales aquí en el planeta. Y en ese sentido este artículo trae cierta corrección o balance, para que pongamos más los pies sobre la tierra y nuestras problemáticas. Aunque hay que seguir soñando, repito, hay que seguir haciéndolo, es necesario seguir investigando en esas direcciones; no debemos ponernos paranoicos con algo que tiene tanta incertidumbre en la actualidad, que se va de nuestro nivel de desarrollo. Algo que se ira aclarando en la medida que evoluciones mentalmente. Que es lo mismo que decir, que en la medida que nos desarrollemos. Ese creo que es el merito del articulo.
    Después continuo, porque hay algunos números donde creo necesario hacer aclaraciones muy importantes. Como el 1-, 4- y el 6-.

  22. Amigo Tom:

    Has rematado bien el debate.

    ¡La Vida! Está por todas partes.

  23. Crítico experto

    Tom Wood, muy bueno y correcto tu análisis.

    Solo hasta cuando profundicemos en que es la vida y cuales son los factores reales que hace que surja, tendremos unas estadísticas más precisas, hasta ahora me temo que es pura especulación hablar de que si no hay vida alla afuera o que si hay cuantos habrá. Como has mencionado anteriormente, creo que uno de los grandes desafíos del hombre es burlar las inmensurables distancias que nos separan de otros sistemas planetarios, cosa que hace que cualquier señal que queramos enviar o esperemos recibir sea infructuosa. Los científicos mas optimistas dicen que con la tecnología que se esta desarrollando actualmente para detectar vida fuera de la tierra, en los próximos 10 años la encontraremos.

    Pero una observación que quiero aportar,es que no podemos cometer la falacia de afirmar “porque el universo esta repleto de sistemas planetarios, tendría entonces que estar atestado de vida”… creo que es un gran error pensar así. La formación de sistemas planetarios es algo normal del universo siguiendo las leyes de la física, es cuestión de matemáticas. Pero como comente anteriormente, el origen de la vida es aun un misterio, (según el conocimiento actual), no se rige por unas leyes, los factores que inciden en ella son muchos, muy complejos y no contamos con un conocimiento preciso de estos. Nosotros que estamos en un termino medio no podemos aplicar la misma lógica que usamos con el macrocosmo que funciona de manera diferente. Hemos avanzado mucho en la materia de astronomía y mecánica cuántica, pero de biología y abiogénesis no podríamos afirmar lo mismo.

    Soy de los que piensa que ante la inmensidad del universo hay muchas probabilidades de que surja otras formas de vida, y de alguna de ellas desarrolle inteligencia o hasta algún tipo de conciencia superior pues no se puede negar la evolución ya una vez la vida esta formada, pero no creo que sea abundante… a diferencia del resto que parece que esta regido por unas leyes deterministas, el nacimiento de la vida es algo mucho más fortuito y ligada al azar condicionado por muchísimos factores.

    Las religiones, los tabú, la política y la falta de una mejor tecnología influye en que no tengamos una visión clara de que somos, porque realmente somos nosotros mismos el mejor ejemplar de vida desarrollada que conocemos. Si aceptamos de que el hombre, se rige por el libre albedrío y la causalidad, podríamos afirmar que el surgimiento de la vida se abstiene a las mismas condiciones, por lo tanto seria un acontecimiento poco probable y de condiciones muy especificas.

    • Estimado amigo:

      No creo que en el Cosmos “infinito” se puedan dar leyes que funcionen de una manera aquí y otra muy distinta “allí”. Las fuerzas de la Naturaleza son las mismas en todas las regiones del universo y, en tal caso, en todas ellas funcionan de la misma manera.

      Y, está claro que, como nos dice Jhon Barrow en sus Constantes de la Naturaleza: “A pesar del cambio incesante y la dinámica del mundo visible, existen aspectos de la fábrica del Universo misteriosos en su inquebrantable constancia. Son esas misteriosas cosas invariables las que hace que nuestro Universo el que es y lo distinguen de otros mundos que pudiéramos imaginar. Hay un hilo dorado que teje una continuidad a través de la Naturaleza. Nos llevan a esperar que ciertas cosas sean iguales en otros lugares del espacio además de la Tierra; que fueron y serán los mismos en otros tiempos además de hoy; que para algunos casos, ni la historia ni la geografía importan. De hecho, quizá sin un substrato semejante de realidades invariables no podría haber corrientes superficiales de cambio ni ninguna complejidad de mente y materia.”

      Así, amigo mío, son las cosas y están avaladas por unas Constantes Universales que hacen de nuestro Universo el que podemos contemplar. La velocidad de la luz, la masa del protón, la carga del electrón, la constante de estructura fina…Todas ellas y otras determinan que, en nuestro Universo, esté presente la vida.

      Si alguna de esas constantes pudieran variar, por ejemplo la carga del electrón, aunque sólo fuese una diezmillonésima, el equiliobrio del átomo sería imposible, la materia no podría cohexionarse para formar cuerpos como estrellas y mundos y…, ¡seres vivos!

      Así que, lo más lógico sería pensar, si aplicamos el sentido común, que la Vida, es algo natural en todo el Universo que contiene tal vastedad de mundos que, muchos de ellos estarán en las mismas o parecidas condiciones que lo está la Tierra para que, la Vida emerja sin problemas a pesar de los muchos parámetros que tienen que estar presentes para ello y que, si estuvieron y están en la Tierra, ¿por qué no podrían estar en otros? ¿Es que la Tierra es lo más especial del Universo?

      Por el contrario, lo que nos dicta el “archivo” de datos que guardamos en nuestras mentes es que, la vida, prolifera por doquier y, otra cosa distinta será porder contactar con ella, ya que, muchos son los problemas contra los que tendremos que luchas: Las distancias, la velocidad de la luz, ese muro infranqueable para los humanos que, tendrán que buscar “otros caminos” distintos para sus desplazamientos por el espacio “infinito” que, básicamente, tendrá que consistir en burlar esa barrera de c.

      Conociendo la condición humana, podemos dar por hecho que, más temprano que tarde, conseguiremos demostrar que, nuestra soledad en el Universo…¡Es una inmensa falacia!

      Y, seguramente la vida, esté más cerca de lo que todos podríamos pensar, claro que esa vida cercana, nop llega a ser consciente pero, al fin y al cabo…vida es.

  24. oscar

    Pero es que el universo es inmenso: se estima que existen más de cien mil millones de galaxias en el universo observable, cada una con unos cien mil millones de estrellas. Pero ojo, esta estimación es solo para el universo observable, que tiene un radio de 46.500 millones de años luz (wikipedia dixit), porque la velocidad de la luz nos limita lo que podemos ver.

    ¿Cómo de grande es el universo completo? No lo sabemos, puede que incluso sea infinito. Entonces, aunque la probabilidad de que surja una especie inteligente sea próxima a cero multiplicándola por la inmensidad del universo tiene que haber surgido muchas veces. El problema es que también en el universo las distancias son inmensas.

    Por cierto, la ecuación de drake es la ecuación más inútil que se puede imaginar.

  25. Aquí dicen haber encontrado ya vida en Marte:
    http://alt1040.com/2012/04/nuevo-estudio-indica-que-los-robots-de-la-mision-viking-encontraron-vida-en-marte
    Sin embargo, me ha extrañado que no se publicase esta noticia ni en los grandes medios, ni en demasiados sitios web más. No le di importancia por eso, pero… ¿alguien tiene algo que decir al respecto?

  26. LOKI

    Lo cierto es que nuestro cerebro no tiene capacidad para concebir “la nada”. Digamos que no podemos imaginarnos el fin del universo y por tanto podemos imaginarnos que todo es igual que lo que nos rodea en el espacio que hemos observado hasta el momento o quizás sea un universo que han diseñado a escala para un experimento del que formamos parte.
    Como vemos cualquier suposición de este tipo tiene cabida dada la capacidad actual. Lo que algunos esperan es que alguien venga de otro planeta para explicarnos quienes somos, de donde venimos y a donde vamos, y eso no va a pasar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *