Descubierto un calendario maya en un mural

Artículo publicado por Bruce Bower el 10 de mayo de 2012 en Science News

Se hallan antiguos registros astronómicos en las paredes pintadas de una sala.

Tablas astronómicas que datan de la edad de oro de la civilización maya han salido a la luz inesperadamente en los muros de una sala de unos 1200 años de antigüedad en Guatemala.

Los jeroglíficos y números pintados en los muros de estuco de una estructura construida durante la civilización clásica maya registra los ciclos de la Luna y, posiblemente de Marte, Venus y Mercurio, dicen el arqueólogo de la Universidad de Boston William Saturno y sus colegas. Las excavaciones de 2010 y 2011 en Xultun, un yacimiento Maya descrito por primera vez en 1915, revelaron que los murales cubrieron en algún momento tres de los muros interiores de la sala y su techo abovedado.

Murales mayas

Murales mayas Crédito: National Geographic


Hasta ahora, las tablas astronómicas mayas se conocían por los libros hechos con papel de corteza – conocídos como el Códice de Dresden – creados 400 años o más después de la caída de la civilización, alrededor del año 900, según informan los investigadores en el ejemplar del 11 de mayo de la revista Science.

“Los hallazgos en Xultun proporcionan las primeras pruebas directas de información astronómica procedente de la cumbre de la literatura glífica maya, el periodo clásico”, señala el arqueólogo Stephen Houston de la Universidad de Brown. Según él, el registro de tablas astronómicas en muros en lugar de en un libro es “desconcertante, incluso asombroso”.

Una sección del muro de Xultun contiene números con barras y puntos en columnas que recuerdan a las tablas astronómicas del Códice de Dresden. Los jeroglíficos de la Luna aparecen por encima de al menos cinco columnas. Estas tablas registran meses lunares, en conjuntos de seis meses, a lo largo de aproximadamente 13 años. El número 13 tienen un significado especial en la organización del calendario maya.

“Es tan complejo como si alguien de la actualidad tomase un libro de texto y lo pintase en una pared”, dice el arqueólogo Charles Golden de la Universidad de Brandeis en Waltham, Massachusetts.

Registros numéricos similares en Xultun y en el Códice de Dresden sugieren que los mayas transmitieron y revisaron información astronómica durante muchas generaciones después del colapso de la era clásica, dice Saturno.

Una tabla de eclipses solares y lunares en el Códice de Dresden empieza a mitad del siglo VIII, lo que indica que el documento estaba basado en información de al menos 50 años antes de los hallazgos de Xultun, según escriben los antropólogos Harvey Bricker y Victoria Bricker, ambos de la Universidad de Tulane en Nueva Orleans, en un corre electrónico conjunto.

En referencia a los cálculos del momento inicial del Códice de Dresden para las tablas astroómicas, los Brickers dicen que los números se corresponden con un registro Xultun de un periodo de casi exactamente 198 estaciones de eclipses. Cada temporada de eclipses de 37 días contiene al menos un eclipse solar y uno lunar.

“Los especialistas en rituales de Xultun, como los autores del Códice de Dresden, estaban preocupados no sólo por el ciclo mensual lunar sino por los ciclos mucho más largos de los eclipses solares y lunares”, concluyen los Brickers. Por lo que los mayas de Xultun usaron los muros como bloc de notas para construir registros astronómicos, según sugieren los autores.

Un banco de yeso en la sala Xultun, que recuerda a los bancos que usaban los gobernantes mayas en las recepciones de la corte, se sitúa frente a la pintura de un rey que habla a su arrodillado séquito, dice el arqueólogo David Freidel de la Universidad de Washington en St. Louis. Los jarrones clásicos mayas muestran similares escenas de la corte, a veces con humanos y dioses escribiendo en tablillas, señala Freidel. No se han encontrado descripciones de nadie escribiendo en muros.


Autor: Bruce Bower
Fecha Original: 10 de mayo de 2012
Enlace Original

Comparte:
  • Print
  • Digg
  • StumbleUpon
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • Identi.ca
  • LinkedIn
  • Meneame
  • Netvibes
  • Orkut
  • PDF
  • Reddit
  • Tumblr
  • Wikio
This page is wiki editable click here to edit this page.

Like This Post? Share It

Comments (11)

  1. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Artículo publicado por Bruce Bower el 10 de mayo de 2012 en Science News Se hallan antiguos registros astronómicos en las paredes pintadas de una sala. Tablas astronómicas que datan de la edad de oro de la civilización ma……

  2. Leviatán

    Vaya, otro fin del mundo fallido, que raro :-) y es que, aunque el artículo original no lo menciona, los cálculos de ese calendario incluyen datos de hasta unos 7000 años en el futuro. Imagino como se deberá sentir más de uno …

  3. [...] Los jeroglíficos y números pintados en los muros de estuco de una estructura construida durante la civilización clásica maya registra los ciclos de la Luna y, posiblemente de Marte, Venus y Mercurio, dicen el arqueólogo de la Universidad de Boston William Saturno y sus colegas. Las excavaciones de 2010 y 2011 en Xultun, un yacimiento Maya descrito por primera vez en 1915, revelaron que los murales cubrieron en algún momento tres de los muros interiores de la sala y su techo abovedado. Leer más [...]

  4. siempre se supo -.-
    recuerden que nunca hablo del fin del mundo como tal si mas bien de un cambio de era, un nuevo inicio y particularmente creo que así va a ser, no creen?

  5. reneco

    Es triste que se halla destruido tanta cultura por motivos religiosos, a trabes de la historia siempre hay gente que tiene la razón negando y destruyendo otras maneras vivir, buena parte del legado de los Mayas se ha perdido con la conquista española

  6. [...] en Astronomía, Historia. Puedes seguir cualquier respuesta a esta entrada a través del feed RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta, o trackback desde tu propio sitio web. [...]

  7. Los descubrimientos de este tipo siempre han asombrado a los expertos y abren nuevas perspectivas que tenemos que sumar a los conocimientos que ya se poseían de esta civilización, de cuyas maravillas, todos conocemos.

    Aislada de las culturas del viejo mundo, la civilización maya, ubicada en lo que es actualmente el sur de México y Guatemala, surgió alrededor de la época del nacimiento de Cristo, floreció y, luego desapareció abrupta y misteriosamente.

    Aparte de las pirámides y las estelas de piedra talladas con unos elaborados glifos, su historia se conserva en unos pocos códices, entre los que figura el libro de la creación escrito en lengua maya-quiché, el Popol-Vuh.

    La cosmología maya tiene muchos aspectos parecidos a la cosmología de otras culturas: a la cosmología hindú se parece en lo relativo a los ciclos alternos de destrucción y creación, y en los enormes intervalos de tiempo en que se sitúan estos ciclos; a la cosmología de la antigua Mesopotamia, en el seguimiento meticuloso de los cuerpos celestes, que son manifestaciones de los dioses; a la cosmología moderna, en la cuidadosa experimentación y revisión de los dioses, y en la igualmente implacable condena de las teorías anticuadas.

    En la mitología maya existen fechas señaladas que representan actuaciones de los dioses para crerar el universo. El 13 de agosto de 3114 establecieron el corrazón cósmico llevando las tres estrellas del cinturón de Orión (Alnilam, Alnitak y Mintaka) al centro del cielo; dos años más tarde, el 5 de febrero, levantaron el árbol cósmico, que es la Vía Láctea. Como en la India, ambos días correspondían a acontecimientos astronómicos.

    Schele, una epografista y profesora de historia del arte de la Universidad de Texas, que ve los mitos mayas como “mapas estelares”, afirma que el 13 de agosto del año 3114 a.C. las tres estrellas de Orión se situaron en el centro del cielo al amanecer. La Gran Nubelosa de Orión (M42), desconocida para los europeos hasta hasta 1610, puede verse entre estas estrellas y los mayas la llamaron el humo de la cocina cósmica. Un año más tarde, los dioses plantaron el árbol cósmico, representado por la Via Láctea, que conectaba las trece capas del cielo con las siete capas del submundo. Según Shele, “En el año 3112 a.C….la mañana del 5 de febrero, la totalidad de la Vía Láctea ascendió por la parte oriental del orizonte, hasta que en el amanecer se extendió de norte a sur por el cielo”. Aveni está de acuerdo con la primera interpretación pero tiene dudas con respecto a las afimaciones que hablan de la Via Láctea del 5 de febrero.

    Los sacerdotes mayas creían que estos acontecimientos celestes marcaban el amanecer de una nueva era, que se contabilizo en la “cuenta larga”, un registro lineal de los días que comienza con la cuarta creación maya del año 3114 a.C. y predice que el final del universo actual tendrá lugar el día 23 de diciembre del año 2012 d. C. Durante este intervalo de vida del universo que es de unos cinco mil años, numerosos ciclos de tiempo menores marcaban las duraciones de los ritmos astronómicos, naturales y políticos intercalados.

    Un experto en estos temas, Tedlock, que hizo la taducción del Popol Vuh, trabajó ampliamente con Andrés Xiloj Peruch, un lider espiritual maya moderno, para interpretar el antiguo texto en concordancia con las creencias mayas aún existentes.En los hogares de las chimeneas mayas suele haber en la actualidad tres piedras colocadas formando un triángulo, una representación de una moderna constelación maya-quiché formada por tres estrellas de Orión -Alnitak, Saiph y Rigel-. El Popol Vuh afirma que, durante la destrucción de la tercera creación, “Las…piedras del hogar salieron disparadas, proyectadas fuera del fuego hacia las cabezas [de los hombres]“. Esto según Xiloj Peruch, es la imagen de un volcán y una referencia indirecta al fogón cósmico. Hay otras muchas pruebas que proceden de los antiguos escfribas mayas de Palenque y Quirigu.

    Otra historia de la creación proveniente de los mayas del Yucatán, refuerza el encaje de los ciclos cósmicos y políticos. El linaje divino,tallado en los relieves de un templo, representan al dios nacido en segundo lugar como el Sol y al primogénito como Venus. La identidad del tercer dios es desconocida.

    En cualquier caso, en el año 690 d. C., al principio del reinado de Chan Bahlum, una conjunción planetaria alineó a Saturno, Júpiter, Marte y la Luna, que se mivieron juntos a través del cielo para situarse directamente sobre el templo del viejo rey. Con esto se tuvo una clara señal de los dioses que confirmaba el mandato real y el linaje divino. El hecho de que en este acontecimiento no participaran ni Venus ni el Sol fue algo que no preocupó a los antiguos mayas. Aveni destaca que la cosmología maya no exige una correspondencia uno a uno; solamente alguna conexión entre el plano astral y el plano humano.

    De todas las maneras, tenemos que ser prudentes con todos estos datos que tenemos que interpretar a partir de señales, murales o vestigios constructuivos y escritos en grafos que no siempre han podido ser entendidos de manera cabal. Todas nuestras cosmologías desde las sumerias y mayas hasta las de los profesores modrnos que ocupan sillones de cuero en Caltech y Cambridge, están limitadas por una desastrosa falta de visión.

    En este punto y, para tener una visión exacta de los pensamientos de aquellos pueblos,puedo poner el ejemplo que se me viene a la memoria, en el que, Tymothy Ferris al comienzo de uno de sus innumerables libros comienza diciendo:

    “Cuando los astrónomos sumerios, chinos y coreanos de la antigüedad subieron trabajosamente los escalones de sus achaparrados zigurats de piedra para ewstudiar las estrellas tenían razones para suponer que así obtendrían una visión mejor…porque conseguían situarse algo más cerca de las estrellas”.

    Claro que, subir algunas decenas de metros en esa época en la que, la contaminación lumínica no existía y, las estrellas, como ahora, estaban situadas a muchos años luz de la Tierra, el subir a aquellas construcciones, poca mejora podía suponer en la observación.

    Esa anendota nos puede dar una medida de cómo se deben tomar los hallazgos que, encontrados y referentes a esas civilizaciones, puedan tener como valor científico y cosmológico y, lo prudente es entender que, aquellos pueblos estudiaron las estrellas y los cuerpos celestes y, hicieron una traducción de lo que veían que siempre estaba ligada a la situación humana de sus pueblos en esos momentos, es decir, adaptaban lo que veían a lo que allí pasaba y, de ello, se encargaban los sacerdotes del lugar.

    Eso no quiere decir que tengamos que despreciar ni dejar de lado esos valiosos hallazgos, sino que, por el contrario, nos lleva a tener que agudizar más el ingenio para tratar de dilucidar lo que en realidad, querían decir en sus escrituras, mapas y murales y, siempre, sin perder de vista sus leyendas que, en aquellos tiempos eran una suerte de histoira de lo que acontecía.

    Todo esto, como podeis comprender, lo he obtenido de mi documentación que, en cicilizaciones antifuas es abundante ym, no he querido extenderme más para no aburrir a la parroquía.

  8. Perdonad, esas faltas que podeis apreciar: cicilizaciones (civilizaciones) antifuas (antiguas) que, en mis escritos son frecuentes al hacerlo de manera rápida y sin repasar, mis pensamientos corren más que mis manos que torpean y no pueden seguir a la velocidad que las ideas fluyen.

  9. Aurelio

    Que conveniente a pocos meses de Diciembre.

    Pero esto siempre se supo. La nueva cuenta es como el comienzo de un nuevo año, siglo o milenio para nosotros. Casí siempre ellos está relacionado con la esperanza q sea mejor. Pero atribuir a todo esto características supernaturales como q un rayo cincronizador hará q la humanidad evolucione a un nuevo nivel, etc son mamarrachos q algunos venden y viven de eso. Dejemos ya de lado la supercherías y admitamos de una vez q todo cambió y mejora de nuestra sociedad y a nivel personal depende integramenye d nosotros y no habrá seres mitólogicos ni rayos del espacio q hará el trabajo x nosotros.

  10. LOKI

    Pues yo no me creo nada. Me suena todo a montaje, tanto lo de del fin del mundo en 2012 como este nuevo descubrimiento tan “oportuno” como bien dice Aurelio. Payasadas para seguir vendiendo humo

  11. mjmunoz

    Los murales fueron descubiertos en el 2010.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *