Las mareas de Titán apuntan a un océano oculto

Artículo publicado el 28 de junio de 2012 en ESA

No se ha visto nada igual anteriormente más allá de nuestro planeta: se han observado grandes mareas en Titán, la luna de Saturno, que apuntan a un océano líquido – muy probablemente de agua – girando bajo la superficie.

En la Tierra estamos acostumbrados a que los efectos gravitatorios combinados de la Luna y el Sol creen dos veces al día la subida y bajada de nuestros océanos. Menos obvias son las mareas de unas decenas de centímetros en la corteza de nuestro planeta y el manto subyacente, que flota sobre un núcleo líquido.

Purple Haze – Titan 12-22-05 © by FlyingSinger


Pero ahora, la misión internacional Cassini a Saturno ha descubierto que Titán experimenta grandes mareas en su superficie.

“La verdadera implicación de las grandes mareas es que hay una capa muy deformable dentro de Titán, muy probablemente agua, capaz de distorsionar la superficie de la luna más de 10 metros”, dice Luciano Iess de la Universidad de La Sapienza en Roma, autor principal del artículo publicado en la revista Science.

Si la luna fuese completamente rígida, se esperarían unas mareas de apenas un metro.

Las mareas se descubrieron siguiendo en detalle el camino de Cassini cuando la sonda realizaba seis sobrevuelos sobre la mayor luna de Saturno entre 2006 y 2011.

Titán orbita a Saturno en un recorrido elíptico cada 16 días, cambiando de forma conforme varía el tirón de la gravedad de su planeta madre – en su máximo acercamiento, se estira en forma de pelota de rugby.

El tirón gravitatorio de Titán sobre Cassini y el cambio de forma de la luna afecta a su trayectoria de forma ligeramente distinta en cada visita, lo que se muestra mediante minúsculas diferencias en la frecuencia de las señales de radio recibidas en la Tierra procedentes de la nave.

“Sabemos gracias a otros instrumentos de Cassini que la superficie de Titán está hecha de hielo de agua en gran parte cubierta con una capa de moléculas orgánicas – el océano de agua puede también estar dopado con otros ingredientes, incluyendo amoníaco o sulfato de amonio”, destaca el Dr. Iess.

“Aunque nuestras medidas no nos dicen nada sobre la profundidad del océano, los modelos sugieren que puede extenderse 250 km bajo la superficie de una capa de hielo de 50 km de grosor”.

Esto también explica en parte el misterio de por qué Titán tiene tanto metano en su atmósfera, que dado su corto tiempo de vida natural debe reponer de alguna forma.

“Sabemos que las reservas de metano en los lagos de hidrocarburos de la superficie de Titán no son suficientes para explicar las grandes cantidades de la atmósfera, pero un océano podría actuar como reserva en las profundidades”, explica el Dr. Iess.

“Esta es la primera vez que Cassini ha demostrado la presencia de un océano bajo la superficie de Titán, proporcionando una pista importante sobre cómo ‘funciona’ Titán, mientras que también aporta otro lugar en el Sistema Solar donde hay abundante agua líquida”, dice Nicolas Altobelli, científico del proyecto Cassini de la ESA.


Fecha Original: 28 de junio de 2012
Enlace Original

Comparte:
  • Print
  • Digg
  • StumbleUpon
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • Identi.ca
  • LinkedIn
  • Meneame
  • Netvibes
  • Orkut
  • PDF
  • Reddit
  • Tumblr
  • Wikio
This page is wiki editable click here to edit this page.

Like This Post? Share It

Comment (1)

  1. Nunca acabaremos de sorprendernos, y, el Universo, ese inmenso sistema de energías incontroladas, donde pululan mundos sin fin, nos tiene guardadas más sorpresas de las que podemos imaginar. Por aquel entonces decían:

    “Hoy, después de un viaje de siete años a través del sistema solar abordo de la nave Cassini, la sonda Huygens de la ESA ha descendido con éxito a través de la atmósfera de Titán, la mayor luna de Saturno y ha aterrizado a salvo en su superficie.

    Recuerdo cuando aquellos os primeros datos científicos llegaron a el Centro de Operaciones Espaciales Europeo (ESOC) en Darmstadt, Alemania, aquella tarde a las 17:19 CET. La sonda Huygens constituye el éxito de la humanidad en el intento de aterrizar una sonda en un mundo del Sistema Solar exterior. Según nos decía Jean-Jaques Dordain, Director General de la ESA:”Este es un gran logro para Europa y sus colegas de los Estados Unidos, en esta ambiciona empresa de explorar el sistema saturniano”.

    Ahora nos hablan de océanos de agua en el interior de ese “pequeño planeta”, y, quién sabe, cuántas cosas más podremos encontrar en ese “mundo” de metano.

    Titán es el satélite mayor de Saturno y la segunda de las mayores lunas del Sistema Solar, la cual sólo rivaliza en tamaño con Ganimedes -satélite de Júpiter-. Este mundo siempre ha resultado de enorme interés a los científicos pues se considera un “laboratorio de la vida”, un lugar que podría ser reflejo -desde el punto de vista biológico- de lo que era el planeta Tierra hace más de 3500 millones de años.

    Titán es un mundo único en el Sistema Solar y muy enigmático: su superficie es una incógnita, pues su densa atmósfera formada fundamentalmente por nitrógeno nunca nos ha permitido observar sus rasgos superficiales. A todo ello se le suman una gran cantidad de incógnitas: la posibilidad de existencia de mares o lagos superficiales de hidrocarburos, de materia orgánica e incluso de alguna forma primitiva de vida.

    Titán, el mayor satélite de Saturno, es un lugar misterioso. Su gruesa atmósfera es rica en compuestos orgánicos, algunos de los cuales podrían implicar la presencia de signos de vida si se hallasen en nuestro planeta. ¿Cómo se han originado éstos? ¿Pueden ayudarnos a descubrir como la vida se formó en la Tierra?

    ¿Es Titán, un pequeño Mundo de Metano en el que pueden encontrarse todos los materiales necesarios para la vida, y, con tiempo y evolución…quién sabe?

    El Universo es inmenso, para nosotros, casi infinito, el Tiempo, inexorable avanza y nos deja su marca en todo nuestro SER, la Entropía, esa fuerza devastadora que todo lo cambia, dejara su inevitable huella de muerte y destrucción en lo vivo y en lo inerte, y, sin embargo, a pesar de que el hombre esta en posesión de esos conocimientos…No pierde la esperanza. Aun nos queda mucho por saber, es mas la ignorancia que la sapiencia, y, como no podemos negar nada por no tener los conocimientos necesarios para ello, nuestra única salida es buscar, tratar de saber cómo son las cosas, no ya en nuestro mundo, sino en otros mundos lejanos que, posiblemte, alguna vez, nos podrían acoger.

    Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *