Disco de formación planetaria se desvanece en el aire

Artículo publicado por Ken Croswell el 4 de julio de 2012 en Science Now

A unos 460 años luz de distancia en la constelación de Centaurus, giraba un grueso disco de polvo alrededor de una joven estrella llamada TYC 8241 2652 1, donde estaban surgiendo planetas rocosos similares al nuestro. Luego, en menos de dos años, el disco simplemente se desvaneció. Esta es una observación sin precedentes de la que informan los astrónomos en un nuevo estudio publicado hoy. Aún más intrigante: lo mismo puede haber sucedido en nuestro propio Sistema Solar.

Nacido  hace unos 10 millones de años, el sistema TYC 8241 2652 1 se desarrollaba sin problemas antes de 2009. Su disco circumestelar brillaba en la longitud de onda infrarroja de 10 micras, lo que indicaba que era cálido y estaba cerca de su estrella – en el mismo tipo de región que, en la propia vecindad de nuestro Sol, dio lugar al surgimiento de los planetas terrestres  Mercurio, Venus, la Tierra y Marte. Los datos infrarrojos revelaron que el polvo estaba a unos 180°C y se situaba tan cerca de su estrella como Mercurio lo está del Sol.

Disco de formación planetaria © by NASA Goddard Photo and Video


En enero de 2012, sin embargo, se había desvanecido casi toda la luz infrarroja del disco de polvo. “Nunca habíamos visto nada parecido anteriormente”, dice el astrónomo Carl Melis de la Universidad de California en San Diego. “Nos quedamos todos rascándonos la cabeza y preguntándonos qué demonios hicimos mal”. Pero posteriores observaciones con telescopios tanto infrarrojos como terrestres confirmaron el sorprendente descubrimiento, comenta: “El disco había desaparecido”.

Melis y sus colegas informan del misterio en la edición en línea de hoy de la revista Nature — pero no saben qué lo ha provocado. “Es muy extraño”, dice. “No se ha predicho jamás algo como esto”. Señala que no hay forma de que algo pudiese eclipsar al disco de emisión infrarroja durante más de dos años, dado que tal objeto tendría que ser inmenso. Además, la propia estrella no se ha apagado.

Melis especula con que una colisión anterior entre dos objetos que orbitaban la estrella – tal vez dos grandes bloques de roca, dos asteroides o incluso dos planetas –produjeron los granos de polvo que emitían la luz infrarroja. Entonces o bien la luz de la estrella lanzó el polvo fuera del sistema planetario o bien el polvo cayó hacia la estrella.

“Es un misterio verdaderamente interesante”, dice el astrónomo Scott Kenyon del Centro Harvard-Smithsonian para Astrofísica en Cambridge, Massachusetts, que no estuvo involucrado en el equipo del descubrimiento. Las observaciones ciertamente parecen correctas. Es asombroso que el polvo de uno de estos discos se haya desvanecido con tanta rapidez. Es difícil saber exactamente qué ha sucedido”.

“Esta es una visión completamente nueva dentro de los violentos procesos que formaron la Luna y que puede que estuviesen en marcha cuando se forman y dan sus primeros pasos los planetas terrestres en otros sistemas planetarios”, añade el astrónomo George Rieke de la Universidad de Arizona en Tucson. Rieke dice que el descubrimiento muestra lo que sucede después la colisión de los miembros de un sistema planetario recién nacido. Su equipo recientemente encontró una atenuación infrarroja más suave en dos estrellas algo más viejas, lo que indica que puede que eventos similares estén teniendo lugar en otros lugares.

El descubrimiento puede dar pistas de la violencia que rodeó a la formación de la Tierra. En particular, la Tierra es el único planeta terrestre conocido con una gran luna, cuyas mareas pudieron ayudar al avance de la vida empujándola del mar a la tierra; pero nadie sabe cuántos planetas similares a la Tierra tienen grandes satélites. La Luna surgió cuando un objeto del tamaño de Marte impactó en nuestro planeta, una colisión que presumiblemente expulsó una gran cantidad de polvo al espacio. Las nuevas observaciones sugieren que este polvo podría haber desaparecido con rapidez.

Sin embargo, con un único disco de polvo desvaneciéndose observado, Melis no sabe lo común que es este fenómeno. Por lo que su equipo planea monitorizar no solo esta estrella, sino otras similares. “Tenemos que esperar y ver si podemos detectar otra”, comenta.


Autor: Ken Crosswell
Fecha Original: 4 de julio de 2012
Enlace Original

Comparte:
  • Print
  • Digg
  • StumbleUpon
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • Identi.ca
  • LinkedIn
  • Meneame
  • Netvibes
  • Orkut
  • PDF
  • Reddit
  • Tumblr
  • Wikio
This page is wiki editable click here to edit this page.

Like This Post? Share It

Comments (14)

  1. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Artículo publicado por Ken Croswell el 4 de julio de 2012 en Science Now A unos 460 años luz de distancia en la constelación de Centaurus, giraba un grueso disco de polvo alrededor de una joven estrella llamada TYC 8241 2……

  2. Androide Meloso

    Solo hay que esperarse…

  3. Dr. Acretion-D

    Estaría guay que volviera a aparecer xDDDDDD

    Ays los modelos de formación planetaria que se columpian sobre la papelera…

    • MR

      ¿Modelos de formación planetaria? ¿Serás tan amable de explicarnos tu versión? El núcleo del artículo trata de explicar por qué desapareció el disco de polvo despues de orbitar la estrella durante millones de años. Si tienes una hipótesis, adelante, te leemos.

  4. Jum…hay que decir que es cuanto menos curioso. La escala de disipación de un disco protoplanetario es del orden del millón de años (dependiendo de las condiciones del sistema), y en principio es un proceso gradual. A medida que se van formando planetas, se va eliminando material del medio y acabamos teniendo un Sistema Solar (o algo completamente diferente, pero planetas). Incluso aunque no se forme ningún planeta, la radiación y los vientos de la estrella acaban evaporando y expulsando el material del disco, y queda una estrella desnuda. Pero como esto no pasa en diez años.

    A mí se me ocurre que pueda deberse a problemas en las propias observaciones. IRAS (el telescopio que utilizaron al principio) era algo innovador para su época pero muy precario comparado con lo que hay ahora, y a saber lo que estaba viendo en ese momento. Por otro lado, el catálogo de WISE ha demostrado dar algunos problemas (por lo menos el preliminar, el catálogo completo parece más robusto pero está por confirmar), así que se puede haber colado algo de tipo observacional.

    Se me ocurre alguna idea, como que haya algo que ha ocultado la luminosidad, pero esto no tiene sentido porque entonces tampoco se podría ver la estrella. Otra opción es que haya habido interacción con un cuerpo masivo que haya dispersado el disco, pero en tan poco tiempo…

    Habrá que estar al loro, a ver qué pasa.

    • dr. Faded Disk

      O que el disco se ha evaporado efectivamente por mecanismos que ni imaginamos.

      • MR

        ¿Tendrá que ver con el enfriamiento de la estrella? Es posible que el disco fuese en un principio una mezcla de plasma, gas y polvo. Al enfriarse la estrella, desaparecen el plasma y el gas y queda un remanente de polvo. Entonces quedan dos opciones, que el polvo se sedimente en la estrella y los planetas o que se desperdigue en el vacío cósmico.

        • Dr. Faded Disk

          No creo que nadie tenga la más puta idea. Date cuenta simplemente que hemos pasado del debate “hay planetas / los planetas son una rareza cósmica (tócate the ears) y los nuestros son los únicos en el Yunívers (toma principio antrópico versión Tea Party)” a “Planets! Planets! Planets everywhere!” incluyendo planetas errabundos que flotan libremente en el espacio interestelar y de los cuales hemos detectado unos cuantos. Podrían ser incluso la mayoría. Yo tengo siempre muy presente que los primeros exoplanetas detectados, los primeros de todos, giran en torno a un púlsar (de hecho ahí están, girando, naturalmente), *nadie* sabe hoy, ni tiene la más remota idea, cómo coño pueden estar ahí. Ni es posible que hayan sobrevivido a la explosión que dio origen al púlsar, ni absolutamente ningún modelo contempla que se puedan acretar planetas en semejante entorno.

          Desde luego que nos faltan piezas del puzzle a punta pala.

          Corolario: no sabemos nada. Cuando la ignorancia supera a lo que sabemos en proporción apabullante, conviene tener la cartera agarrada todo el tiempo.

          ¿La solución? Más telescopios, más satélites, más científicos. ¡Fíjate si este fenómeno fuese lo normal y no una anomalía como se está pensando!

  5. MR

    Añado un apunte. La nube primigenia de gas y plasma creada por la estrella constituye una “atmósfera” o membrana que permite a lo largo de un tiempo enorme el desarrollo de las condiciones físicas y químicas para que se formen los planetas. Una vez asentado el sistema estelar, enfriada la estrella, desaparece la membrana de gas y plasma y el polvo queda sujeto a otras contingencias, que pueden ser la fuga al medio interestelar o la sedimentación en los objetos del sistema.

  6. En principio la composición de los discos está relativamente bien estudiada, y suele tener una composicón de gas y polvo (en proporción 100 a 1 respectivamente). En realidad la “membrada” de la que habla MR es una envoltura, pero es importante en los primeros 10000 años de vida de la protoestrella: luego es expulsada al exterior o cae y pasa a formar parte del propio disco.

    La evaporación del disco (el nombre correcto es “fotoevaporación”, pues el efecto lo produce la radiación de la propia estrella y del campo estelar circundante) sí podría causar la desaparición del disco, o al menos eso dicen los modelos actuales. Sin embargo, ni está claro que sean el proceso dominante (puede que el proceso de formación planetaria sea mucho más importante en este aspecto), ni mucho menos es capaz de hacer desaparecer un bicho de estos en dos-tres años. Estamos hablando de discos que dependiendo de la edad de la estrella pueden tener una masa de varias masas de Júpiter o incluso del orden de la masa de la propia estrella huesped.

    No sé, a mí me huele a que ha tenido que pasar algo muy poco usual en el sistema (como decía, la entrada de un cuerpo masivo o algo así), y no creo que esto sea habitual…pero nunca se sabe!

  7. MR

    Bueno, un cuerpo masivo externo a la estrella puede, en efecto, atraer el disco de polvo. Me alegra saber que alguna de mis conjeturas no van desencaminadas.

  8. fandila

    ¿Y si el disco, extremadamente fino, ahora está de perfil? Su luminosidad se dirigirá perpendicularmente y no dirigida hacia nosotros. Sería “invisible”.

  9. Para tener una idea clara de la magnitud del evento, debemos considerar que estamos hablando que el polvo desaparecido es suficiente para llenar el Sistema Solar interior, haciendo una breve comparación, esto es tan impactante, como si los anillos del planeta Saturno desaparecen de repente. Enormes cantidades de polvo que formaban un disco protoplanetario alrededor de la estrella TYC 8241 2652 y que brilló por un cuarto de siglo, no se encuentran ahora en ninguna parte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *