Cadena de memes: Libros

ComparteTweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on Google+Share on RedditShare on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrPrint this page

Hace unos días, mi buen amigo Sergio Palacios incluía en su blog un post muy interesante. Se trata de realizar una breve lista de al menos 10 libros que hayas leído catalogados bajo ciertos epígrafes. Creo que es una forma tan buena como cualquier otra de dar a conocer libros que nos han marcado de una forma u otra, y de conocer los de otros así que me pongo a ello.

Un libro que cambió mi vida

Ya hablé en su momento de Parque Jurásico y cómo cambió mi vida, llevándome de nuevo al camino de la lectura tras algunos años de abandono. Como decía allí no es un libro especialmente destacable, pero significó para mí abrir de nuevo una puerta cerrada, una puerta a mundos que nunca hubiese conocido de otra manera.

Un libro que tuve que leer más de una vez

No soy muy amigo de releer libros, normalmente porque la pila de libros pendientes es tan abrumadora que ni se me ocurriría coger de la estantería uno que ya he leído anteriormente. Sin embargo, sí que hay algún libro que he vuelto a visitar, y varias veces, con el paso de los años. Hará unos 18 años que leí por primera vez El Señor de los Anillos y, desde entonces, lo habré leído unas 3 ó 4 veces. De todos es conocido el debate sobre si es una obra maestra o un ladrillo infumable del que no puedes superar la página 50. Personalmente pienso que no es un libro fácil de leer, y entiendo que no guste a todo el mundo. A mí me encanta y me gusta volver a él cada cierto tiempo.

Un libro que me llevaría a una isla desierta

Aquí, en mi caso, repetimos. Las características que tiene que tener un libro así serían: que sea largo, para que haya un espacio de tiempo razonable entre cada vez que vuelva a empezarlo y que sea un libro que permita estudiarlo y disfrutarlo desde distintos ángulos. De nuevo, El Señor de los Anillos permite una larga y pausada lectura y, sobre todo, permite pasar una vida analizando los distintos aspectos del universo que creó Tolkien. Geografía, lenguas, historia, mitología y un largo etc. de aspectos y matices en los que puedes centrarte en cada lectura y que dan para una vida de estudio en campos muy diversos.

 Un libro que me hizo reír

Sin lugar a dudas, el libro más desternillante que he leído ha sido Sin noticias de Gurb, de Eduardo Mendoza. Dos extraterrestres aterrizan en la Barcelona pre-olímpica, el narrador de la historia, contada a modo de diario de a bordo, y Gurb, que desaparece al poco tiempo. Libro extremadamente ágil y divertido, que se lee de una sentada. Quizá para los más jóvenes (o extranjeros) que no vivieron esa época tenga algunos guiños que no se capten, pero merece la pena igualmente.

Un libro que me hizo llorar

Sinceramente, no recuerdo haber llorado nunca por un libro, aunque debo decir que tampoco he leído algunos “dramones” clásicos como El diario de Ana Frank del que muchos comentan su crudeza.

Un libro que me hubiera gustado escribir

Aquí no tengo muchas dudas. The Demon-Haunted World (El mundo y sus demonios) de Carl Sagan es lo que siempre quise decir y que alguien ya dijo antes y mucho mejor. Un libro que debería ser de obligada lectura en el colegio, no sólo por lo que supone como divulgación de la ciencia, sino por las lecciones que nos ofrece de cómo usar el método científico y el pensamiento racional en nuestra vida cotidiana.

Un libro que aborrezco

Hay libros que he empezado a leer y no he pasado del primer capítulo. Hay libros que me han decepcionado, o que no me han gustado. Pero no creo que llegase a tanto como para decir que aborrezco un libro. Por no dejar este apartado vacío, y por usar alguno que haya leído, digamos Apocalipsis de Stephen King. Con el señor King tuve una especie de relación sado-maso en la que pasé varios años leyendo sus libros, pese a que cada uno que leía me decepcionaba más que el otro.  Me gusta su forma de escribir, me gusta cómo se desarrollan sus historias y sus personajes, pero definitivamente, no sabe cómo terminarlas. Leer durante días o semanas esos “ladrillos” de mil y muchas páginas para que luego todo se desenvuelva en una especie de final lostiano porque el autor no sabe muy bien cómo desentrañar la madeja que ha tejido, resulta bastante frustrante.

Un libro que me decepcionó

Los Pilares de la Tierra, de Ken Follet. Me lo regaló una antigua pareja y, en su momento, era lo más de lo más. Todo el mundo hablaba maravillas y había que leerlo sí o sí. Me resultó, por momentos, tremendamente aburrido y le sobra fácilemente un 40% de paja que el autor mete sin saber muy bien a cuento de qué. Parece que le paguen el libro al peso.

Un libro que estoy leyendo ahora

Gracias (entre otras cosas) a este meme, empecé a leer hace un par de días Frankenstein. Considerado por algunos como la primera obra de ciencia ficción, es casi de obligada lectura para los amantes del género. Como todos los libros encuadrados en este tipo de novela gótica, sufren el paso del tiempo y actualmente se hace difícil su lectura por el tipo de lenguaje utilizado. Ayer comentaba precisamente el esfuerzo que me supuso la lectura (en inglés) de Drácula o de El retrato de Dorian Gray, no por lo que cuentan, sino por cómo lo cuentan. Sin embargo, yendo más allá del lenguaje formal y barroco de esta época, la historia es de un atractivo innegable.

Un libro que pretendo leer

Precisamente ayer fui a comprar mi próxima lectura. El legado de Prometeo, de mi buen amigo Miguel Santander, que estará en las próximas semanas reseñado en esta web.

Si queréis ver las recomendaciones de otros blogs, podéis echar un vistazo a Sense of Wonder y, por supuesto, os animo a enviarme vuestras recopilaciones ya sea en los comentarios o en vuestros propios blogs.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *