SETI no encuentra señales de extraterrestres cercanos

Artículo publicado el 31 de mayo de 2012 en The Physics ArXiv Blog

Los astrónomos han completado la primera búsqueda de inteligencia extraterrestre en exoplanetas cercanos usando interferometría de línea base muy larga.

La resolución angular de un telescopio es su capacidad para distinguir pequeños detalles de un objeto lejano. El telescopio espacial Hubble, por ejemplo, tiene una resolución angular de unos 100 miliarcosegundos.

Planetas del sistema Gliese 581 © by NASAblueshift


Esta cifra es muy buena, pero ni de lejos la mejor. De hecho, los telescopios con las mayores resoluciones angulares son los radiotelescopios interferométricos, formados por varios platos dispersos a lo largo de miles de kilómetros.

Conocidos como interferómetros de línea base muy larga (VLBIs), el mayor de ellos presume de una resolución angular dos órdenes de magnitud mejor que el Hubble.

Pero, ¿dónde apuntar con ellos? Hoy, Hayden Rampadarath y sus colegas del Centro Internacional para Investigación en Radioastronomía en la Universidad Curtin en Australia, dicen haber apuntando el radiotelescopio interferométrico hacia Gliese 581, una estrella enana roja a unos 20 años luz de aquí.

Lo que hace que Gliese 581 sea interesante son sus planetas, que incluyen dos super-Tierras que probablemente se sitúen en su zona habitable.

Esto los hace buenos candidatos para la vida. Y si esta vida es parecida a la nuestra, puede que ya estén emitiendo en frecuencias de radio que podamos sintonizar.

Aunque el VLBI tiene una extraordinaria resolución angular, nunca se ha usado para buscar señales de inteligencia extraterrestre. Por tanto este es un paso importante como prueba de principio.

El instrumento australiano, conocido como Australian Long Baseline Array, consta de tres radiotelescopios separados unos cientos de kilómetros, lo que les da una resolución angular que es aproximadamente la misma que la del Hubble.

Rampadarath y sus colegas apuntaron a Gliese 581 durante un total de 8 horas en junio de 2007, sintonizando frecuencias cercanas a los 1500 megahertz. No dicen por qué han esperado tanto para publicar sus resultados, pero el artículo ha sido aceptado para su publicación en la revista The Astronomical Journal.

Lo que han encontrado es interesante. Las técnicas VLBI resultaron ser útiles para las búsquedas SETI debido a que excluyen automáticamente muchas fuentes terrestres de interferencia que, de otro modo, podrían aparentar ser señales SETI. Esto se debe a que todas las señales tienen aparecer en todos los telescopios separados cientos de kilómetros.

En total, Rampadarath y sus colegas encontraron 222 señales candidatas a SETI. No obstante, pudieron excluirlas todas de una forma relativamente fácil usando técnicas de análisis automatizado, que se han sofisticado mucho en los últimos años. (Esto se debe, en parte, a proyectos como SETI@Home que ha encontrado miles de millones de señales interesantes, y todas han resultado ser falsas alarmas).

LAs falsas alarmas captadas por el Australian Long Baseline Array probablemente procedían de satélites terrestres en órbita, dice el equipo.

Desde luego, esto no excluye la posibilidad de vida inteligente en el sistema Giese 581; ni siquiera excluye la posibilidad de que estos extraterrestres estén usando señales de radio para comunicarse.

En su lugar, coloca límites a la fuerza de las señales y no unas particularmente estrictas. Rampadarath y sus colegas dicen que su instrumento habría captado una emisión con una potencia de emisión de al menos 7 megawatts por hertz.

Para contextualizar, en la remota posibilidad de que los habitantes de Gliese hubiesen estado emitiendo directamente hacia la Tierra usando un plato similar al de Arecibo, un radiotelescopio de 300 metros en Puerto Rico, Rampadarath y compañía habrían captado la señal fácilmente.

Por otra parte, las transmisiones comunes de radio, como las que emitimos continuamente hacia el espacio, serían demasiado débiles para hacer sido captadas por el equipo australiano.

Esto no significa que en el futuro no sea posible una observación de este tipo. El conjunto australiano no es el más sensible de los instrumentos disponibles actualmente.

Es más, los astrónomos están planeando un nuevo telescopio VLBI conocido como Square Kilometre Array que tendrá una sensibilidad que le permitirá captar unos pocos kilowatts por hertz a 20 años luz de distancia.

No hay escasez de objetivos. En el último recuento, los astrónomos encontraron varios exoplaneta que se sitúan en sus zonas habitables, lo cual significa que están lo bastante cálidos para tener agua líquida en su superficie. Estos lugares son de un gran interés.

El tiempo en los telescopios VLBI es precioso y difícil de obtener. Pero el premio es de un valor casi incalculable –el descubrimiento de vida inteligente más allá del Sistema Solar.

Por lo que no sería una completa sorpresa si los radioastrónomos encontrasen formas de buscar más a menudo emisiones de radio de nuevos y emocionantes exoplanetas.


Artículo de Referencia: arxiv.org/abs/1205.6466 :The First Very Long Baseline Interferometric SETI Experiment

Fecha Original: 31 de mayo de 2012
Enlace Original

Comparte:
  • Print
  • Digg
  • StumbleUpon
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • Identi.ca
  • LinkedIn
  • Meneame
  • Netvibes
  • Orkut
  • PDF
  • Reddit
  • Tumblr
  • Wikio
This page is wiki editable click here to edit this page.

Like This Post? Share It

Comments (6)

  1. [...] en Astrobiología, SETI. Puedes seguir cualquier respuesta a esta entrada a través del feed RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta, o trackback desde tu propio sitio web. [...]

  2. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Artículo publicado el 31 de mayo de 2012 en The Physics ArXiv Blog Los astrónomos han completado la primera búsqueda de inteligencia extraterrestre en exoplanetas cercanos usando interferometría de línea base muy larga. ……

  3. Federico

    Bueno, es casi como no decir nada…
    Que en 8 horas en una de obserbación de 1 estrella en un rango de frecuencia específico no se halla emitido una señal enorme……….
    Si del otro lado nos hubieran apuntado tampoco hubiesen detectado nada.

    Saludos.

    • Cierto, amigo Federico, así resulta ser.

      Como con frecuencia nos hemos preguntado ¿Estamos sólos en el inmenso Universo? Cuando salen noticias de este tipo, nos interesamos por los resultados obtenidos por los Grupos de Científicos que llevaron a cabo el trabajo y, nuestra curiosidad quisiera leer mucho más allá de lo que normalmente nos pueden decir.

      Por otra parte, se suelen leer cosas como:

      “Lo que hace que Gliese 581 sea interesante son sus planetas, que incluyen dos super-Tierras que probablemente se sitúen en su zona habitable.

      Esto los hace buenos candidatos para la vida. Y si esta vida es parecida a la nuestra, puede que ya estén emitiendo en frecuencias de radio que podamos sintonizar.”

      Al decir super-Tierras, es lógico pensar que se están refiriendo a que esos planetas son varias veces mayores que la Tierra y, seguramente, la fuerza de gravedad que generan también debe ser extraordinariamente elevada y, si es así, ¿cómo podría existir allí vida como la nuestra o parecida? Si existe vida ésta debe ser minúscula comparada con la que existe en nuestro planeta. Incluso se podría pensar en planetas habitados por insectos y otros “seres” similares, toda vez que, la fuerza gravitatoria no permitiría formas de vida de mayor tamaño.

      Claro que ¡sabemos tan poco de esas posibles formas de vida! Hasta el momento todo han sido suposiciones y, sabiendo que un átomo de Carbono es igual aquí que allí, sabiendo que en todas las regiones del espacio actúan las mismas fuerzas, sabiendo en fin, que la materia bariónica es la misma en todas partes, es también lógico pensar que, lo que aquí sucedió, también puede haber pasado en otros mundos similares a este en los que, la vida, esté presente.

      El problema, aparte de las inmensas distancias, también radica en el hecho de que nuestras tecnologías (con ser muy avanzadas ya), no llegan a prestar el servicio que de ellas se requiere.

      Por otra parte, ni en nuestro “propio barrio”, el Sistema solar, podemos comprobar lo que realmente existe, nos valemos de sondas y naves robotizadas que hacen el trabajo que nosotros no pdoemos para saber y conocer, nuestros mundos vecinos y sus lunas.

      Aquí nos hablan de veinte años-luz que, si lo comparamos con las inmensidades del Cosmos, está a la vuelta de la esquina y, sin embargo, para nosotros es, como si estuviera en el infinito. ¿Cuándo podríamos llegar allí? Pensemos que pudiéramos construir una nave moderna y potente, de enorme dimensiones y preparada con tecnologías del año 2.100. ¿Qué velocidades podría alcanzar? Y, para llegar a las estrellas más cercanas, ¿qué tiempo sería necesario?

      Que puede haber vida en el Universo es “casi” una certeza.
      Que pronto la vamos a detectar es, “un deseo” largamente sentido.
      Que será inteligente y parecida a la existente en la Tierra, “una ilusión”.

      En fin, sabemos que estrellas como el Sol o parecidas las hay a miles de millones en la nuestra y en otras galaxias y, orbitándolas tendrán planetas que, como la Tierra, estén situados en las zonas que hacen posible la existencia de agua líquida, y, si eso es así (que lo es), ¿por qué no puede haber vida en esos otros mundos?

      No será fácil comprobarlo pero, nuestras mentes y la curiosidad que nos caracteriza…darán con la solución para encontrar la vida en otros mundos.

  4. Dr. Neanderthal

    Venga, saquemos los cañones xD.

    Está claro que seres inteligentes conocerán las leyes de la naturaleza tal y como son, tal y como las “vemos” nosotros. Pero el uso que hagan de ellas (su “tecnología”, que es *totalmente* cultural y su único vínculo con la ciencia es que ésta suministra munición, pero no inspiración) no veo el motivo que tenga que ser el mismo que el nuestro. Ya ni digo que no hagan estupideces, como nosotros, lo que me gustaría es que me razonaran en alguna parte que esas estupideces tengan que ser las mismas que las nuestras, cuando nosotros mismos, si nuestra cultura fuera diferente, tendríamos miedos y sueños distintos y, consecuentemente, juguetes completamente diferentes.

    Y sin entrar ya en que, una especie tipo cetáceo, veo chungo que se comuniquen vía espectro electromagnético, y no hablemos ya cosas más exóticas aún.

    Si la historia humana hubiese sido distinta (y es contingencia pura y dura), perfectamente podríamos NO estar usando telecomunicaciones en el espectro electromagnético radio, que de hecho son poco recomendables: son detectables, pinchables y leíbles, son indiscriminadas, no son eficientes (es otro problema asociado del capitalismo, que se confunden los costos de acumulación de capital con los costos *reales* de las cosas), y probablemente sólo se usarían en casos de emergencia, a potencia muy baja (porque de estar libre el espectro ni se necesitan potencias interesantes).

  5. El tema de la vida por esos mundos exteriores, además de a los señores de SETI, tiene pendientes a otros muchos que, no dejan de pensar en la posibilidad cierta de que, la vida, esté por ahí fuera.

    Me viene a la memoria un hecho cierto como que, los Astrónomos consideran que planetas exteriores como Saturno y júpiter y muchas de sus lunas, son gigantescos laboratorios prebióticos en donde los pasos que llevaron la vida a la Tierra han quedado congelados en el tiempo atrapados a mitad de camino entre el dominio de la química compleja y el camino de la verdadera biología.

    En el caso de Marte, parece probable que haya cruzado la línea entre la no vida y la vida y que, en alguna etapa del pasado, la vida floreció en el planeta rojo. De hecho, según creo, la vida en aquel planeta en el pasado, para mí, es de una certeza total, y, si nos referimos al presente, no pocas veces ha quedado aquí plasmada, mi creencia de que la vida pulula en Marte en esos laberintos del subsuelo, donde las temperaturas son más altas y el agua líquida corre cantarina permitiendo ecosistemas donde las bacterias, líquenes y hongos campan a sus anchas.

    La teoría de que la vida es de origen extraterrestre ha tenido ilustres defensores. Entre ellos, el químico sueco Svante Arrhenius, ganador del premio Nobel de química de 1903 y recordado hoy por su concepción profética del efecto invernadero, acuñó el término <> para su teoría de que hay gérmenes de vida que existen en todo el cosmos y caen continuamente sobre la Tierra. Más recientemente, un célebre astrónomo inglés, sir Fred Hoyle, quien murió en 2001, afirmó, junto con un colega de Sri Lanka, Chandra Wickramasinghe, haber detectado pruebas espectroscópicas de la presencia de organismos vivos en cometas. Más adelante veremos cuáles son estas pruebas. Francis Crick, codescubridor con James Watson de la estructura en doble hélice del DNA, ha propuesto incluso, con otro científico de origen inglés, Leslie Orgel, que los primeros organismos vivos pudieron haber alcanzado la Tierra a bordo de una nave espacial enviada por alguna <>. Ha dado el nombre de <> a esta hipótesis.

    Dejando a un lado la nave espacial, de la que hasta ahora no se ha encontrado señal alguna, un origen extraterrestre de la vida es perfectamente verosímil. La objeción que tantas veces se ha manifestado de que organismos vivos no podrían soportar las condiciones físicas que hay en el espacio, especialmente la intensa radiación ultravioleta, no se sostiene, porque rápidamente se advierte que cometas o meteoritos pueden ofrecer protección a los organismos. La destrucción por el calor durante su entrada en la atmósfera terrestre podría evitarse de forma similar. Además, la posibilidad de que la vida pueda ser un fenómeno extendido, que exista en muchos lugares del universo, es algo que tiene cada vez más adeptos. Así, la eventualidad de que organismos vivos viajen a través del espacio en varios <> está lejos de ser inverosímil. Pero, ¿qué hay de las pruebas?

    La argumentación de que no hubo tiempo suficiente para que la vida surgiera localmente en la Tierra se basa en una valoración puramente subjetiva y arbitraria, que no está corroborada por ningún elemento objetivo. No existe prueba alguna de que la aparición de la vida requiera cientos de millones de años, como se ha afirmado. Por el contrario, como señalaré más adelante, la visión esencialmente química y determinista que hay que tener de este fenómeno lleva a creer, más bien, que la vida surgió de manera relativamente rápida, en un período de tiempo que ocn probabilidad hay que contar milenios y no en millones de años, Según esta concepción, el margen de unos cien millones de años que permiten los datos actuales deja tiempo suficiente para que la vida naciera en la Tierra. Es incluso posible que la vida surgiera y desapareciera varias veces antes de establecerse.

    Buscar moléculas de azucar en el espacio exterior, sería una manera de acercarnos a posibles formas de vida en las que, estas moléculas están presentes.

    Quedan todas esas observaciones, claramente innegables, que demuestran que los constituyentes elementales de la vida existen en cometas, Nebulosas y otros objetos celestes. Pero, ¿estas sustancias son producto de la vida, como creen los defensores de la panspermia? ¿O bien son, por el contrario, el fruto de reacciones químicas espontáneas? la segunda explicación se considera la más probable de las dos.

    Es probable que los procesos que tienen lugar en el espacio exterior hayan llevado a que las moléculas biológicas se encuentren exclusivamente en forma destrógira o levógira. Esta es la conclusión que arroja unos experimentos llevados a cabo en la instalación de sincrotrón SOLEIL cerca de París, en la cual se encontró que un número de moléculas simples en regiones de formación estelar expuestas a radiación polarizada creaban aminoácidos con un desequilibrio de moléculas dextrógiras y levógiras.

    Las conocidas como m0léculas quirales pueden existir en dos formas, siendo una la imagen especular no superponible de una sobre la otra, incluso aunque ambas tienen la misma composición química. Si bien los experimentos de laboratorio tienden a producir cantidades iguales de las versiones dextrógiras y levógiras, muchas de las moléculas quirales encontradas en organismos vivos proceden de una de las variedades. Por ejemplo, los aminoácidos que forman las proteínas solo aparecen en la forma levógira, mientras que los azúcares del ADN sólo en la dextrógira.

    Tenemos un amplio campo de complejas respuestas que tenemos que desvelar, descorriendo para ello el velo de ignorancia que cubre nuestras mentes. En este difícil tema de la Vida, aunque mucho es lo que hemos llegado a comprender, es mucho más lo que de ella ignoramos y, nadie, hasta el momento ha podido decir con palabras plenas qué es la Vida. Sin embargo, ahí está, en mil formas y estados que hacen despertar nuestra curiosidad y nos empuja a querer llegar a comprender, lo que la vida es.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *