Encontrado un planeta en el sistema estelar más cercano a la Tierra

Artículo publicado el 16 de octubre de 2012 en ESO

El instrumento HARPS, de ESO, encuentra un exoplaneta tipo Tierra orbitando Alfa Centauri B.

Astrónomos europeos han descubierto un planeta con una masa similar a la de la Tierra orbitando una estrella en el sistema Alfa Centauri — el más cercano a la Tierra. También es el exoplaneta más ligero descubierto hasta el momento alrededor de una estrella de tipo Sol. El planeta fue detectado utilizando el instrumento HARPS, instalado en el telescopio de 3,6 metros en el Observatorio La Silla de ESO, en Chile. Los resultados aparecerán online en la revista Nature, en su edición del 17 de octubre de 2012.

Planeta alrededor de Alfa Centauri B © by European Southern Observatory


Alfa Centauri es una de las estrellas más brillantes de los cielos australes y el sistema estelar más cercano a nuestro sistema solar — se encuentra a tan solo 4,3 años luz de distancia. En realidad se trata de un sistema estelar triple, que consiste en dos estrellas similares al Sol orbitando cerca la una de la otra, designadas como Alfa Centauri A y B, y una estrella roja débil más distante conocida como Próxima Centauri. Desde el siglo XIX, los astrónomos especulaban con la posibilidad de la existencia de planetas orbitando estos cuerpos, ya que sería el lugar más cercano en el que encontrar un huésped que pudiera albergar vida más allá del sistema solar, pero búsquedas de gran precisión no revelaban nada. Hasta ahora.

Nuestras observaciones se prolongaron durante más de cuatro años, utilizando el instrumento HARPS, y han revelado una señal diminuta, pero real, que muestra un planeta orbitando Alfa Centauri B cada 3,2 días”, afirma Xavier Dumusque (Observatorio de Ginebra, Suiza, y Centro de Astrofísica de la Universidad de Oporto, Portugal), autor principal del artículo. “¡Es un descubrimiento extraordinario y ha llevado nuestra tecnología hasta sus límites!”.

El equipo europeo detectó  el planeta captando los pequeños bamboleos en el movimiento de la estrella Alfa Centauri B generados por el tirón gravitatorio del planeta que la orbita. El efecto es diminuto — hace que la estrella se mueva hacia delante y hacia atrás no más de 51 centímetros por segundo (1,8 km/hora, más o menos la velocidad que alcanza un bebé cuando gatea). Es la precisión más alta alcanzada nunca con esta técnica.

Alfa Centauri B es muy similar al Sol, pero ligeramente más pequeña y menos brillante. El nuevo planeta descubierto, con una masa algo mayor que la de la Tierra, se encuentra orbitando la estrella a unos seis millones de kilómetros de distancia, una distancia mucho menor que la de Mercurio con respecto al Sol en nuestro sistema solar. La órbita del otro componente brillante de esta estrella doble, Alfa Centauri A, se mantiene a cientos de veces esa distancia, pero aun así sería un objeto muy brillante en los cielos de este planeta.

El primer exoplaneta alrededor de una estrella tipo Sol fue encontrado por el mismo equipo en 1995 y, desde entonces, ha habido más de 800 descubrimientos confirmados, pero la mayor parte son planetas mucho más grandes que la Tierra, abundando los planetas tipo Júpiter. El reto al que se enfrentan ahora los astrónomos es detectar y caracterizar un planeta con masa similar a la de la Tierra que orbite en la zona de habitabilidad de otra estrella. Ya se ha dado este primer paso.

“Este es el primer planeta con una masa similar a la de la Tierra encontrado alrededor de una estrella de tipo Sol. Orbita muy cerca de su estrella y debe hacer demasiado calor para albergar vida tal y como la conocemos”, añade Stéphane Udry (Observatorio de Ginebra), coautor del artículo y miembro del equipo, “pero es posible que forme parte de un sistema en el que haya más planetas. Otros resultados de HARPS y nuevos descubrimientos de Kepler, muestran claramente que la mayor parte de los planetas de baja masa se encuentran en este tipo de sistemas”.

“Este resultado representa un gran paso adelante hacia la detección de un planeta gemelo a la Tierra en las inmediatas vecindades del Sol. ¡Vivimos tiempos emocionantes!”, concluye Xavier Dumusque.


Fecha Original: 16 de octubre de 2012
Enlace Original

Comparte:
  • Print
  • Digg
  • StumbleUpon
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • Identi.ca
  • LinkedIn
  • Meneame
  • Netvibes
  • Orkut
  • PDF
  • Reddit
  • Tumblr
  • Wikio
This page is wiki editable click here to edit this page.

Like This Post? Share It

Comments (5)

  1. Dabicito

    Tiene mérito. Lo normal es descubrir tremendas moles pasando al lado mismo de su estrella , los Júpiter calientes, los cuáles sean seguramente muy poco representativos de lo que son los planetas en el universo adelante.

    Este, pequeñito, se encontró porque está extremadamente cerca.

    • Dabicito

      Por supuesto que es inavitable, porque para ser detectado tiene que pasar extremadamente cerca de su estrella. Los planetas pequeños que van más allá del perímetro de ricitos de oro no serán detectables hasta dentro de un montón de años.

  2. ersuniel

    Además del avance técnico que supone y de que empieza a cubrir un hueco en el conocimiento inexplicablemente mantenido hasta ahora como es someter a escrutinio el sistema más cercano, este descubrimiento tiene mucha fuerza “sentimental” y dispara la imaginación a nivel popular. Primero porque se trata del vecino de “al lado” y segundo porque Alfa Centauro es una de las estrellas más destacadas en los cielos del hemisferio sur. Qué suerte tienen algunos. Es una maravilla mirar las estrellas, o simplemente ser consciente de pasear bajo ellas, y decirle a un niño, o a quien sea, mira, ahí, en esa estrella de ahí, sabemos con seguridad que hay un planeta. En ese momento se dispara una curiosidad insaciable en el crío, que te acribilla a preguntas y demanda toda clase de explicaciones (y a veces te pone en un apuro) Ya hay algunas de las que se puede decir eso, pero no tan claras como Alfa Centauro y menos con la omnipresente contaminación lumínica. Por eso le ha prestado tanta atención la prensa, digamos, generalista. Y, por cierto, lo que más me ha sorprendido de este descubrimiento es la cantidad de chorradas, malintencionadas o ingenuas, que se ha podido leer en la prensa que cito al respecto. Aquí, afortunadamente (digo cruzando los dedos aunque me acusen de magufioso) no, o todavía no. Pero no seré yo quien diga que estamos a salvo de la idiotez o de su colega la ignorancia.

  3. ersuniel

    ………… Y días después, editorial chusco en El País con varios errores científicos de bulto y a granel http://elpais.com/elpais/2012/10/21/opinion/1350842126_201107.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *