El terremoto de Lorca pudo tener un origen humano

ComparteTweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on Google+Share on RedditShare on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrPrint this page

Artículo publicado por Gemma Black el 22 de octubre de 2012 en Cosmos Magazine

Un terremoto de magnitud 5,1, que mató a 9 personas en Lorca en el sureste de España en mayo de 2011, probablemente se debió al resultado de la actividad humana, de acuerdo con una nueva investigación.

Con una profundidad de apenas dos o tres kilómetros, el terremoto de Lorca fue extremadamente superficial e inusualmente destructivo para esta magnitud. Basándose en esto, los investigadores teorizan que podría haber estado conectado con un desplazamiento local ya observado en la superficie de la Tierra, conocido como subsidencia, provocado por la extracción del agua freática cerca del epicentro.

Terremoto en Lorca. Iglesia de Santiago © by Antonio Periago


“Además, el patrón de subsidencia detectado anteriormente estaba ligado a la falla de Alhama de Murcia”, dice Pablo González, geólogo de la Universidad de Ontario Occidental en Canadá, y autor principal del artículo publicado en Nature Geoscience.

La extracción de agua freática añade tensión

Los investigadores modelaron por primera vez la deformación del terreno usando datos tomados de imágenes de satélite para confirmar que la falla de Alhama de Murcia, que se extiende a lo largo de 100km a lo largo de la provincia de Murcia, en España, fue la causa del terremoto. Luego desarrollaron un modelo mecánico para simular las tensiones en la falla generadas por la extracción a largo plazo del agua freática en la región desde 1960, lo que ha reducido la cantidad de agua del Alto Guadalentín – declarado oficialmente sobreexplotado en 1987 – en al menos 250 metros.

González dice que ambos modelos mostraron resultados similares: que el “proceso de descarga” provocado por la extracción de agua “podía añadir una cantidad crítica de tensión que controlaría el patrón de ocurrencia y deslizamiento de la falla del terremoto”.

“Nuestros resultados implican que las actividades antropogénicas podrían influir en cómo y cuándo tienen lugar los terremotos”, escriben en su artículo los investigadores.

¿Qué desencadena los terremotos?

González dice que la investigación ayudaría en nuestra comprensión del proceso de un terremoto, incluyendo los tipos de tensión geológica, incluyendo los tipos de tensión geológica – tanto los naturales como los antropogénicos – que desencadenan, intensifican o incluso evitan los terremotos.

“Sin embargo, deberíamos continuar la investigación para confirmar esta hipótesis usando enfoques de modelado refinados y mejores datos en futuros terremotos”, señala.

Michael Asten, profesor de geofísica en la Universidad Monash en Melbourne, Australia, que no estuvo implicado en el estudio, dijo que la asociación entre la extracción de agua freática y el desencadenamiento del terremoto va “contra toda intuición”.

“Solía haber una idea general sobre que la inyección de agua podría lubricar las fallas y desencadenar terremotos, mientras que la extracción de agua en una zona de falla reduciría la probabilidad de un movimiento de la misma”, dice, añadiendo que el estudio “ilustra la notable complejidad” del proceso de un terremoto.

Secuestro de carbono y fractura hidráulica

En un artículo que acompañaba a la investigación, el geólogo Jean-Phillippe Avouac del Instituto Tecnológico de California, en Pasadena, dijo que basándose en los resultados: “deberíamos seguir teniendo cuidado con las perturbaciones de la tensión inducidas por los humanos, en particular los proyectos de secuestro de carbono que podrían afectar a grandes volúmenes de la corteza”.

El secuestro de carbono implica capturar y almacenar dióxido de carbono, y puede ser un proceso natural – como sucede en los bosques – o antropogénico. La captura y almacenamiento de CO2 en reservas subterráneas se ha propuesto como una forma de reducir las emisiones y prevenir el peligroso cambio climático.

Sin embargo, Asten dijo que el riesgo potencial de tales proyectos de secuestro de carbono y de fractura hidráulica – taladrar e inyectar millones de litros de fluido en el subsuelo para extraer gas natural – no debería exagerarse.

“El sur de España es una zona de alto riesgo sísmico al estar en la unión de dos placas continentales”, comenta. “Tal como señala Avouac, el movimiento asociado con el terremoto era mucho mayor de lo que podía atribuirse a un cambio asociado [solo] con la eliminación del agua freática”.

En lugar de esto, Asten dice que el estudio debería servir como “nota de aviso” para informar a la política pública sobre “reconsiderar los beneficios de tales proyectos en áreas que se sabe que tienen un alto riesgo de terremotos naturales”.

Avouac realiza una advertencia adicional en las conclusiones de su comentario: “Sabemos cómo empiezan los terremotos, pero estamos lejos de ser capaces de mantenerlos bajo control”, dice.


Autor: Gemma black
Fecha Original: 22 de octubre de 2012
Enlace Original

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *