Los buscadores de genomas persiguen el ADN marciano

Artículo publicado por Antonio Regalado el 18 de octubre de 2012 en Technology Review

Dos destacados empresarios afirman que quieren llevar una secuenciadora de ADN a la superficie de Marte para intentar demostrar la existencia de vida extraterrestre.

En lo que podría llegar a ser una carrera por descubrir el primer genoma extraterrestre, el investigador J. Craig Venter afirmó el pasado martes que su Instituto de Educación Maryland (Maryland Academic Institute) y su compañía Synthetic Genomics, desarrollarán una máquina capaz de secuenciar y retornar datos de ADN desde el planeta.

Marte © by USDAgov


Por otra parte, Jonathan Rothberg, fundador de Ion Torrent, una empresa dedicada a la secuenciación de ADN, está trabajando para intentar adaptar su ‘Máquina Personal Genómica’ para que pueda hacer el mismo trabajo.

“Queremos asegurarnos de que un ‘Ion Torrent’ viaje a Marte”, comentaba Rothberg a la revista Technology Review.

A pesar de que ninguno de estos equipos tiene todavía un puesto asegurado en un cohete con destino a Marte, sus planes reflejan la convicción de que la forma más sencilla de demostrar que hay vida en Marte es enviar una máquina secuenciadora de ADN.

“Allí habrá formas de vida con ADN”, predecía Venter el pasado martes en Nueva York, en una charla en la Wired Health Conference.

Venter afirmó que los investigadores que trabajan con él ya han iniciado pruebas en un entorno similar a Marte en el desierto de Mojave. Su objetivo, indica, es conseguir una máquina que de forma autónoma pueda aislar y recoger microbios del terreno, secuenciar su ADN, y transmitir esta información a un ordenador remoto, tal como se necesitaría en una misión no tripulada a Marte. Heather Kowalski, la portavoz de Venter, confirmaba la existencia del proyecto pero indicaba que el prototipo no era todavía autónomo al 100%.

Mientras, la ‘Máquina Personal Genómica’ de Rothberg está siendo adaptada a las condiciones marcianas como parte del proyecto financiado por la NASA en Harvard y MIT (Massachusetts Institute of Technology), denominado SET-G (‘búsqueda de genomas extaterrestres’).

Christopher Carr, científico investigador involucrado en el proyecto, afirma que su laboratorio está trabajando para reducir la máquina de Ion Torrent desde los 30 kilogramos actuales hasta los tres kilogramos, y que así pueda caber en un róver de la NASA. Otros tests, ya llevados a cabo, han confirmado lo bien que el dispositivo puede soportar la elevada radiación que se encontraría en su viaje hacia Marte.

La NASA, cuyo róver Curiosity aterrizó en Marte en agosto, no enviará otra misión de un róver al planeta antes del 2018 y no hay garantías de que vaya a bordo un dispositivo de secuenciación de ADN. “Lo más complicado de llegar a Marte es cumplir con las especificaciones de la NASA”, afirma George Church, investigador de la Universidad de Harvard y miembro destacado del equipo SET-G. “Venter no está por delante de nadie”.

Muchos científicos están presionando a la NASA para lo que se conoce como una misión de “recogida de muestras” (una misión de ida y vuelta, trayendo tierra y rocas para su análisis). Sin embargo, llevar una máquina secuenciadora de ADN a Marte podría ser una mejor opción para la búsqueda de vida.

“La razón de transportar un dispositivo hasta Marte y no traer de vuelta la muestra es por la contaminación. Nadie te creería”, confirma Tessi Kanavarioti, químico que llevó a cabo un pionero trabajo teórico sobre biología marciana y formó parte de los estudios de las muestras de roca traídas de la luna en la década de 1970. Las máquinas secuenciadoras son tan sensibles que si un solo germen terrestre aterrizase en la muestra proveniente de Marte, podría arruinar todo el experimento.

“Esto solo funcionará si el ADN de Marte es exactamente igual en su estructura fundamental que en la Tierra”, afirma Steven Benner, presidente de la Fundación para la Evolución Molecular Aplicada (Foundation for Applied Molecular Evolution) en Gainesville, Florida. Se muestra escéptico con que este sea el caso: “Es muy poco probable que el ADN terrestre sea la única estructura posible para soportar la evolución Darwiniana”.

“Descubrir y secuenciar vida extraterrestre sería un logro científico inmenso. La secuenciación podría revelar si la vida evolucionó de forma similar en la Tierra y Marte, o quizá, se transfirió de un planeta a otro. Durante toda la serie de colisiones espaciales masivas que se produjeron hace cuatro mil millones de años, los dos cuerpos intercambiaron alrededor de mil millones de toneladas de roca y detritos”.

Hasta el momento, los investigadores de la NASA han estado buscando restos de agua en Marte (un requisito imprescindible para la vida tal como la conocemos), así como indicios indirectos de que la vida haya existido allí eones atrás. Teniendo en cuenta que las moléculas de ADN no sobreviven más allá de un millón de años, incluso en la Tierra, nadie que envíe una secuenciadora de ADN a Marte puede pensar en encontrar ahora microorganismos vivos.

“El enfoque actual de la NASA es la búsqueda de vida pasada. Mucha gente es reticente a hablar de posible vida existente en estos momentos”, afirma Carr. “Estamos corriendo riesgos, pero queremos dar ese salto”.

La vida, probablemente, no pueda sobrevivir a la radiación en la superficie marciana, pero podría existir a un metro o más bajo tierra, donde se encontraría protegida. En la Tierra, por ejemplo, se pueden encontrar microorganismos vivos a varios kilómetros bajo tierra.

Carr entiende el envío de una secuenciadora de ADN a Marte como un experimento de “alto riesgo y elevados beneficios”. Podría no encontrarse nada, pero si se descubriese ADN, esta sería una prueba casi irrefutable de la existencia de vida extraterrestre.

Las pocas opciones de conseguirlo se pueden atribuir a Venter y Rothberg, dos de los pincipales empresarios del sector biotecnológico. Hace una década, Venter provocó más de un dolor de estómago a investigadores docentes con sus intentos por secuenciar el genoma humano con fondos privados. Rothberg, también una celebridad en los medios de comunicación, se ha dado a conocer por secuenciar el ADN de personalidades como James Watson, así como el de los neandertales.

“Queremos dejar nuestro nombre ahí fuera”, afirma Rothberg. “(Marte) Es una oportunidad para toda la comunidad, pero pensamos que nuestra tecnología es más rápida, y también mejor”.

En una comunicación por correo electrónico enviado por la portavoz de Venter, esta desmintió que hubiese ninguna competición para descubrir en primer lugar ADN extraterrestre. “Yo no diría que hay una carrera”, indicaba. “Sí, la idea es que lo haremos, pero eso no implica que no haya otros que también puedan hacerlo”.

Venter también dijo que podría ser viable en un futuro reconstruir organismos marcianos en un laboratorio superseguro desde la Tierra, usando solo su secuencia de ADN. La idea sería utilizar la información del ADN para reconstruir sus genomas y a partir de aquí inyectarlos en una célula artificial o similar. Es una idea que el ha bautizado como el “teleportador biológico”.

La gente está preocupada por un posible fenómeno tipo “Andromeda Strain (La amenaza de Andrómeda)” afirma Venter. “Podemos reconstruir a los marcianos en un laboratorio espacial P-4 en lugar de dejar que aterricen sobre el océano”.


Autor: Antonio Regalado
Fecha Original: 18 de octubre de 2012
Enlace Original

Comparte:
  • Print
  • Digg
  • StumbleUpon
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • Identi.ca
  • LinkedIn
  • Meneame
  • Netvibes
  • Orkut
  • PDF
  • Reddit
  • Tumblr
  • Wikio
This page is wiki editable click here to edit this page.

Like This Post? Share It

Comments (16)

  1. reneco

    Suena a publicidad, no han encontrado un misero rastro de aminoácidos y quieren llevar una secuenciadora de ADN a Marte, es curioso, si les sobra el dinero, que lo hagan

  2. Dr. Crazy Nuts

    El Venter lleva toda la p-vida armando circos mediáticos en plan guru (“yo soy muy serio”, y a continuación suelta una animalada que sonrojaría a cualquier escritor de medio pelo de Sci-Fi) y haciendo una de humo y ruído que se caga la perra, tiene un tinglado financiero del carajo y el tío saca pasta de debajo de las piedras, engatusando a la peña y de amigote de los trajeados de WS, y como algo de esa pasta al final acaba en investigación, es de esta gente que no le gusta a nadie pero tampoco nadie le critica porque deja (semi)contento (o desazonado) a todo el mundo. Basta leer un poco la hemeroteca para ver que se ha columpiado todo lo que ha querido y soltando barbaridades de todos los colores. Eso si, su chiringo sigue cotizando y repartiendo pasta, hasta que la cague del todo. Nah, la ley concursal en EEUU es cojonuda, y el tipo puede perfectamente ir al trullo 300.000 años, todo por temas de pasta, naturalmente, por intoxicar 34 millones de personas obviamente no (si fuese hispano o afroamericano, igual sí, depende la pasta suya que lograse salvar en las Bahamas).

    Pues eso, mejor esto que que fabriquen armas biológicas. Dónde va.

    Y evidentemente, ni creo que haya DNA ni nada parecido, pero vete a saber los resultados. Buscando ni sé qué cosa, apareció la penicilina. Y luego al tipo hasta le dieron el Nobel, por ser un guarro y tener el instrumental sucio y contaminado.

    Hay que joderse con la especie humana xD.

  3. Apodemus

    En respuesta al Dr. Crazy diré que estoy de acuerdo en que lo más probable es que no haya nada de ADN en Marte , y lo más lógico sería emplear el dinero del secuenciador de ADN en otros fines más plausibles.
    En cambio, creo que el comentario que hace sobre el Dr. Fleming está fuera de lugar por su frivolidad e ignorancia. Hay que tener en cuenta que el hecho de prestar atención a un cultivo bacteriano que se había contaminado en una placa de Petri, demuestra una gran capacidad de observación y de intuición, fundamental para todo buen científico. COn ello se inició una nueva etapa en la medicina con el uso de los antibióticos y todo lo que ello supuso a la hora de salvar vidas. Grandes decubrimientos en la historia de la ciencia han sido resultado de errores o desviaciones en proceso inicial de investigación.
    Pero lo importante es que el buen científico sabe sacar conclusiones y beneficio de esos errores, gracias precisamente a la metodología científica y a la intuición y capacidad de observación.
    En ese sentido, el Dr Fleming me parece que es totalmente merecedor del premio Nobel que recibió en 1945. Ojalá hubiera muchos científicos como él.

    PD: Seguro que el Dr. Crazy habría desechado la placa de Petri contaminada, y como consecuencia no habría descubierto la penicilina.

    Saludos

    • Dr. Nutty Crazes

      Lamento que no sepas captar la ironía. El que diría que Fleming era un guarro (que por cierto: lo era) es Craig Venter, que vendiendo su negocio diciendo que ahí todo es impoluto e inmaculado y todo está ultrapreprogramado con unas etapas preconcebidas que se alcanzan a macha martillo implícita y explícitamente lo está proclamando. Ergo, Celera Genomics, el TIGR y el JCVI ya ni tirarían nada a la basura, porque sus portas estarían impolutos como la Virgen María (en su versión ideológica oficial).

      Es decir, por si hay que explicarlo todo, que su proyecto marciano no detectará absolutamente nada precisamente por las razones antedichas.

      Y por cierto que Fleming era un guarro y se lleva una fama de todo punto inmerecida. De entrada, si no hubiera descubierto la penicilina, lo hubieran purgado por mala praxis. La aplicación en medicina del descubrimiento no fue cosa del escocés, además, sino del australiano Howard Florey, el alemán Ernst Chain y el inglés Norman Heatley, todos méritos disputados y nada esclarecidos aún actualmente (y compartieron el Nobel). Pero ya en 1874 se registra la primera comunicación (bien profusa y prolija) sobre los efectos anitbióticos del penicilium, y su aplicación médica, sólo que los círculos académicos no hicieron ni puto caso. De hecho, aunque te parezca increíble, el concepto de agente patógeno que causa enfermedades todavía era a principios del XX sujeto de controversia, razón no menor en toda esta historia. Fleming ni siquiera fue capaz de identificar el antibiótico, fue el americano Charles Thorn quien lo hizo a petición suya (y este ni recibió Nobel, ni cobró royalties, ni lo conoce ni Dios, ni siquiera en USA).

      Dicho sea de paso, el uso de hongos para tratamiento de heridas ya lo usaban desde aborígenes americanos, hasta hindúes y griegos, éstos con registros escritos que han llegado hasta hoy. Incluso en Europa se usaban cataplasmas literalmente de mierda para ciertas infecciones, porque desconocían que eran los hongos de la mierda el principio activo. El uso de barros y demás en Europa está documentado de forma profesional al menos desde el siglo XV. Para terminar, ya en 1871 Lister, uno de los padres de la asepsia, también notó el efecto antibiótico de diversas sustancias, y naturalmente lo dejó documentado. En 1874 se registra el efecto antibiótico de la penicilina por William Roberts.

      La penicilina se descubrió de puta casualidad. Serendipity, le dicen en inglés, y es (otra) muestra más de cómo nuestros anteojos, prejuicios y calzadores mentales son los que no nos dejan avanzar. Y por cierto, fue un negocio de cojones. Quien no podía pagársela, palmaba, naturalmente.

  4. Amigos míos, ¿no hablamos del ADN marciano? Aparte de los motivos más o menos oscuros que puedan subyacer en todo ésto, lo cierto es que, el ADN en Marte, está presente pero, ¡vivo!, es decir, firmemente creo en el hecho de que, en el subsuelo de aquel planeta, encontraremos hongos, líquenes y colonias de bacterias.

    Lo que me induce a pensar de esa manera es que, el planeta Marte en su pasado ha tenido una gran actividad volcánica que dejó conductos interiores por los que discurría la grandes masas de lava.

    A respetables profundidades, las temperaturas son diferentes a las del exterior, la radiación que llega a la superficie desde el espacio, allí no llega, el agua puede discurrir en forma líquida en esos lugares (de hecho, se han detectado brotes de agua líquida que surgen de abajo hacia arriba donde queda congelada).

    ¿Quien sabe los ecosistemas que se habrán podido formar en esos lugares? Y, ya sabéis que, la vida, es persistente y se resiste a desaparecer, se adapta y transforma y procura encontrar el nicho que la permita subsistir.

    Sabiendo como sabemos todas las clases de vida que están presentes en la Tierra y de la forma “infrahumana” en la que viven tan ricamente instaladas en los lugares más inhóspitos e increíbles, ¿por qué en Marte sería diferente?

    Está claro que el fósil de ADN tiene un tiempo marcado para que lo podamos constatar pero, sin embargo, si el ADN que encontremos allí está en “seres vivos” -como sería de esperar- todo será distinto.

    “Llegué a creer (dice Guy Brown, autor de muchas ideas e investigaciones) que los productos del diseño biológico (evolutivo) –la vida y todas sus manifestaciones- eran mucho más eficientes y eficaces que algunos productos de la creatividad humana, tales como las máquinas y la cultura. Nos han enseñado que mil millones de años de evolución han perfeccionado el diseño de la célula hasta tal punto que ningún diseñador humano podría mejorarlo, ningún avaro podría economizar más en el uso de energía, ningún técnico de gestión podría mejorar la adjudicación de recursos, ningún ingeniero podría lograr que hubiera menos fallos en el funcionamiento. Está apliamente difundida la creencia de que la cultura humana no debería interferir con la naturaleza, porque la naturaleza está mejor diseñada que la cultura, y esta creencia causa el temor de que los cintíficos se entrometan en la naturaleza, como sucede en la medicina, la ingenieria genética, la clonación o los pesticidas.”

    Así que, esperemos que la “sabia” Naturaleza hiciera su trabajo y, la Vida en aquel planeta, esté presente con su ADN que, no sabemos si sería el origen del nuestro.

  5. Dr. Guy Black

    Pues menudas suelta el señor Guy Brown.

    El problema es que la naturaleza es ciega, es decir, sólo se debe a las leyes naturales, y la voluntad humana es cultural, es decir, depende de contingentes mentales y de azares. La forma de interferir con la naturaleza de los mayas, los egipcios antiguos, los tocarios, los melanesios, o los occidentales, es completamente diferente, porque depende de la porquería que hayan almacenado en sus cabezas.

    Por tanto, los resultados de la naturaleza serán siempre adaptados a las leyes de la física, y los de la especie humana en último término a su voluble voluntad. No creo que el criterio “mejor o peor” tenga siquiera sentido en este debate, lo que sí está claro es que el adjetivo “estupidez” sí es plenamente aplicable a la voluntad humana. El señor Brown no debe conocer el aforismo de los antiguos griegos: “los dioses verdaderamente crueles allanan el camino a todos tus deseos”.

    El problema está fundamentalmente en nosotros mismos. Y, la verdad, antes de hacer cambios irreversibles, que moralmente afectan no sólo a los ignorantes que los acometemos, sino a todos los seres humanos aún por venir, creo que deberíamos tantearnos más la cartera. Se lo debemos a ellos. No se puede construir la historia saltando por encima de esto.

    Y no, no está ampliamente difundida la idea que dice él. Al contrario, está difundida la contraria: de que todo es liso y llano y corramos todos los riesgos que hagan falta, sobre todo si son innecesarios, siempre y cuando eso nos deje acumulación de capital (obviamente, en nuestros bolsillos), actividad cultural donde las haya, y tan cultural y llena de fe que es.

    Hecha la puntualización, Emilio, ¿por qué unos hipotéticos seres vivos marcianos tendrían que emplear DNA? Sobre todo como el (mayoritario en los taxones) terrestre(s). Incluso admitiendo que usen ácidos nucleicos, podrían emplear virtualmente cualquier variante. Y no, la idea de Venter detectaría algunas, pero no todas. Porque tampoco sabemos si las bases tendrían que ser las mismas.

  6. ¡Confío tánto en el carbono! que, algo me dice que, esas formas de vida extraterrestres, deben estar basadas, como las nuestras, en ese elemento que, según todos los indicios es el más idóneo para la vida.

    Claro que, podría estar equivocado pero, el principio conocido como la Navaja de Occan me dice que debe ser así.

    Un saludo cordial.

    • Dr. Black Guy

      Pues si seguimos la navaja… la idea actual de la ubicuidad del DNA en los seres vivos como mecanismo de almacenamiento genético es puramente empírica y con excepciones (RNA virus y viroides, algunos de doble cadena de RNA), lo que más que una optimicidad del DNA como medio de almacenar los genes o lo que quiera que sean, yo creo que la única certeza que tenemos es que descendemos de un organismo originario que utilizó tal mecanismo metabólico, en mi opinión esto se ve refrendado en las propias diferencias entre “macro” DNAs (cromosómicos de eucariotas, con las suyas propias, anulares de procariotas y mitocondriales), y bien pudo haber otros que usaban otras macromoléculas que no han sobrevivido ni dejado descendencia hasta hoy. Pero si de alguna manera Marte y la Tierra han estado conectadas en el pasado, hasta podría ser que tales hipotéticos seres vivos hubieran prosperado y sobrevivido en Marte y extinguirse en la Tierra (o estar ambos vivos aún hoy allá y compitiendo, con lo que también habría DNA).

      Preguntaba por si tenías algún dato para apoyar la idea. Que eres la persona idónea para preguntar esas cosas xD.

      • J.A. Llorente Lomikovsky

        En realidad es probable que si existe alguna traza de vida en el planeta vecino sea con unas estructuras de transferencia de la información similares a las nuestras (ARN / ADN). Esto es simplemente por proximidad (y aquí sí aplicamos el principio de la navaja de Ockham), teniendo en cuenta que si se diese el caso, también sería altamente probable que pudiese haber habido un ancestro común y luego transferencia de un mundo a otro o simultánea, o si no fuese así, por lo menos las condiciones químicas tampoco serían tan diferentes para formar estructuras similares.

        Diferente sería si hablásemos de vida en sistemas planetarios diferentes al nuestro, con unas condiciones químicas y fisicoquímicas muy distintas. En este caso tendríamos que abrir el abánico de posibilidades. Sin descartar las estructuras ya conocidas, deberíamos contemplar nuevas y exóticas fórmulas para contener la vida.

  7. Crítico experto

    El mundo tiene los ojos puestos en Marte, toda la información que nuestro vecino planeta nos rebele en los próximos años nos dará más información del universo de lo que podemos
    imaginar, sobretodo en el tema de la vida fuera de nuestro planeta.

    Podemos contemplar varias opciones con respecto a este apasionante tema que nos tiene en vilo:

    1) Hay vida en Marte: Bacteriana o en organismos, de confirmarse esta noticia nos daría un vuelco en nuestra cosmovisión, la vida brota hasta en los ambientes más hostiles y por doquier. Podríamos concluir que la vida surge con facilidad y busca la manera de adaptarse a las condiciones, el cosmo estaría atestado de gran variedad de criaturas y seres vivos. El Universo sería un lugar concebido para la vida.

    Si no poseen ADN y su sistema de administrar energía y el proceso de heredar información fuera diferente, las posibilidades aun se multiplicarían y cabría las opciones de un sin número de formulas de compuestos que lograrían llevar a cabo estos procesos ó diferentes procesos, pues nosotros buscamos vida como la tierra, pero teniendo presente esto, los seres que existirían podrían tener formas o metabolismos muy diferentes y estarían mas allá de lo que podemos imaginar.

    2) Hubo vida en Marte: La vida surge solo en condiciones muy especificas, y en momentos idóneos. La vida seria cuestión de probabilidad y no habría tanta allí afuera. El surgimiento de lo vivo y su subsistencia sería tan frágil que nos convertiría a nosotros en un acontecimiento fortuito, además afianzaría la tierra como el modelo idóneo para hallar vida. Si hallan bacterias fosilizadas con el ya conocido ADN, podríamos concluir que Marte y la tierra pueden tener un pasado en común, pero si hallan restos de vida con una forma orgánica no registrada, las opciones se abrirían para otra clase de compuestos que pueden aparecer pero que tal vez no se desarrollaron o perecieron por las condiciones de Marte (gravedad, temperatura, evaporación del agua etc…)

    3) No hay ni hubo vida de ningún tipo en Marte: El planeta rojo solo es un lugar desértico, con agua congelada en los polos y completamente muerto. Esto añadiría aun mas misterio al fenómeno de la vida y su aparecimiento. La vida podria o no surgir de forma espontanea en condiciones muy muy rigurosas. El universo seria un lugar inmenso y muy vacio donde la vida tal vez no forme parte de su plan. No habría “leyes” o condiciones que hacen que esto surja, simplemente una serie de acontecimientos que desconocemos que se nos escapa de nuestra comprension favorecio el nacimiento de algo tan raro como la vida, tal vez la unica.

    Me decanto por la opción 2 pero no descarto la 3, estaremos a la espera de futuras revelaciones de el misterio que nos esconde Marte, un saludo.

  8. Fred Hoyle nos decía:

    “La idea de que la vida en el Universo sólo existe en la Tierra es básicamente precopernicana. La experiencia nos ha enseñado de forma repetida que este tipo de pensamiento es probablemente erróneo. ¿Por qué nuestro pequeñísimo asentamiento debe ser único? Al igual que ningún país ha sido el centro de la Tierra, tampoco la Tierra es el centro del Universo.”

    Creo que llevaba toda la razón y que, el Universo es uniforme en lo que se refiere a sus leyes (las cuatro que conocemos) y a sus constantes. En todos los lugares del Cosmos rigen las mismas leyes y, lógicamente debemos pensar que, todo lo que ha ocurrido aquí, también podrá haber pasado “alli”, por muy lejos que ese allí esté situado. Simplemente se trata de que, el planeta que albergue la vida, debe cumplir una serie de requisitos.

    Los exobiólogos, esos científicos que estudian la existencia de la vida en otros lugares del Universo, tienen bastante ilusión puesta en Marte. Europa ha sido la gran revelación del siglo XX, y Titán, una luna de Saturno que es la segunda más grande del Sistema Solar, constituye una gran incógnita que, poco a poco, se va desvelando gracias a la misión Cassini-Huygens, uno de los más ambiciosos proyectos de la NASA. Tampoco podemos perder de vista a Encelado (esto en lo que a njuestra vecindad más cercana se refiere).

    Sobre Marte, el planeta (que posiblemente fue) más parecido a la Tierra, a pesar de sus notables diferencias, nuestros conocimientos actuales son extensos y muy valiosos, pero nos falta desvelar lo fundamental. Y es que, a pesar de los grandes avances conseguidos durante las exploraciones espaciales, los astrónomos actuales siguen obligados a contestar con un “no lo sé” cuando alguien le pregunta sobre la existencia de vida en aquel planeta.

    La vida, seguramente, fue el resultado de los mismos procesos químicos y físicos que formaron los océanos y la corteza continental de nuestro planeta. Sin embargo, la vida es distinta porque puede experimentar evolución darwiniana. La selección natural ha desempeñado un pepel fundamental en la evolución de plantas y animales durante los primeros tiempos de la historia de nuestro planeta, pero también dirigió la evolución química que hizo posible la propia vida.

    A grandes rasgos entendemos cómo pueden haber evolucionado las moléculas a partir de precursores simples presentes en la Tierra joven. Sin embargo, sigue siendo un misterio cómo las proteínas, los ácidos nucleicos y las membranas llegaron a interaccionar de forma tan compleja.

    En lo que a Marte se refiere y en relación a la posible presencia de vida en el presente, todas las papeletas las tiene el subsuelo bien protegido y que, con mayores temperaturas harán posible la presencia de agua líquida en esas cuevas y túneles que la actividad volcánica dejó repartidas por todo el planeta. Allí, tan ricamente instalados, podrán vivir los hongos, líquines y bacterias en ecosistemas a los que se adaptaron hace muchos millones de años huyendo de la terrorífica superficie del planeta que, con su inhóspito bombardeo de radiación…la vida tiene poco porvenir.

    En fin, veremos que nos dicen en el futuro.

    • Crítico experto

      Eso quisiéramos y en el fondo seria lo “lógico” querido Emilio, que el universo fuera de esa manera, la opción A que expuse anteriormente. Sin duda alguna el hombre a madurado en su visión de ver el cosmo, desde como tu dices, los tiempos de Galileo hasta hoy en día. Pero hay que tener en cuenta, que por mucho que quisiéramos que fuera de una manera o el universo nos insinué que así es, no significa que lo sea hasta que se haya comprobado, por eso siempre hay que mantener el escepticismo y la mente abierta para tratar de tener una visión clara y neutral.

      El universo es una ilusión que nos ha engañado siempre, desde los tiempos antiguos que creíamos que el sol, la luna y las estrellas daban vueltas sobre nosotros, hasta la actualidad, que hasta hace poco creíamos que el espacio-tiempo era infinito, determinista y lineal, pero en esencia es caótico y abstracto. Siguiendo esta premisa, podríamos afirmar de que el hecho de que el universo sea inmenso y halla incontables planetas no significa que halla mas vida hasta que no se compruebe.

      Recordemos que la mecánica cuántica nos dice que la observación (la conciencia) crea la realidad, mientras no halla observación la realidad no existe. ¿¿Podría ser el universo un gran reflejo de la conciencia humana?? ¿una gran ilusión creada por nuestra mente por el hecho de poder medir??

      No es fácil afirmar que en Marte hay o no hay vida. Comprobar una u otra opción conlleva descartar muchas ideas y reafirmar otras. Si hay vida en Marte seria un duro golpe para el ego humano, seria un antes y un después. No hallar ninguna clase de vida ni fósil, (lamentablemente los creacionistas reafirmaran sus ideas) enfatizaría el misterio de la existencia y su origen.

      Solo esperemos que sea cual sea la opción ni la manipulen ni la escondan (muchos dicen que ya la nasa encontró vida en Marte), un saludo.

  9. El tema de la vida, nunca acabará, ya que, según podemos saber es lo más complejo que en el Universo haya podido surgir ¡los pensamientos!

    Hace unos días pude leer en alguna parte:

    “La transición evolutiva desde la vida unicelular a la vida pluricelular, la que permitió la aparición de seres complejos, incluyendo el Ser Humano, está llena de misterios. En lo que podría ser una pista que acabe llevando a la comunidad científica a resolver alguno de ellos, los resultados de un reciente estudio apuntan a la sugerente posibilidad de que las bacterias fueran un factor importante, o acaso el detonante definitivo, que pusiera en marcha la creación de formas de vida pluricelulares.”

    Está claro, estimado amigo, Crítico experto, que tendremos que andar un largo camino para despejar tántas incógnitas que, no sólo sobre la vida, sino sobre muchos otros temas del comportamiento de la Naturaleza que no sabemos explicar.

    ¡Cuánta razón tenía Popper! Nuestros conocimientos son limitados, mientras que nuestra ignorancia…¡es infinita!

    Un saludo cordial.

  10. Adolfo

    ¿Cómo sabemos que la biología marciana sigue el modelo basado en la molécula del ADN?

    ¿Ó es el surgimiento del ADN inevitable dada una sopa básica de elementos primordiales?

    ¿Se han estudiado, aquí en la Tierra, arquitecturas alternativas que no hagan uso del ADN?

    Atentamente…
    Adolfo

    • reneco

      La única química compleja que conocemos es la basada en el carbono, así es que hay que suponer que de existir vida en Marte tendría que ser a nivel molecular similar a la de la Tierra, pero a nivel evolutivo podría ser cualquier cosa, no existe otra química al menos en las condiciones que podemos tener acceso, que ni siquiera se acerque de manera básica a las complejidades que admite la química orgánica

  11. Así resulta ser Señor Reneco. Al menos dentro de los margenes conocidos y a lo que sabemos sobre el tema. ¿Qué pueden existir otras maneras? Pudiera ser, no tenemos el título necesario parqa negarlo. Sin embargo…, la química orgánica es la que estimo admite más solcuiones.

    Salvo mejor parecer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *