El color de las Tierras extraterrestres

ComparteTweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on Google+Share on RedditShare on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrPrint this page

Artículo publicado el 24 de septiembre de 2012 en The Physics ArXiv Blog

La Tierra es un punto de color azul pálido cuando se observa desde el espacio. Ahora, los astrobiólogos han determinado los colores más probables que pueden presentar los planetas similares a la Tierra que orbitan otras estrellas.

Cuando la sonda Voyager 1 estaba a punto de abandonar el Sistema Solar en 1990, el astrónomo estadounidense Carl Sagan sugirió que se girasen las cámaras de la nave espacial hacia su planeta de origen a unos 3000 millones de kilómetros de distancia.

A Pale Blue Dot © by raymaclean


A la fotografía obtenida se le llama el Punto Azul Pálido y muestra a la Tierra como una diminuta mota blanco-azulada sobre el gran vacío del espacio. Más tarde, Sagan utilizó esta frase para el título de un libro sobre su visión del futuro de la humanidad en el espacio.

Debido al color tan peculiar de la Tierra, una pregunta interesante es qué color tendría una Tierra extraterrestre que orbite a otra estrella. Hoy por hoy disponemos de una respuesta con diferentes opciones por parte de Siddharth Hedge del Instituto Max Planck para la Astronomía (Max Planck Institute for Astronomy) en Alemania y de Lisa Kaltenegger del Centro Harvard-Smithsonian para la Astrofísica (Harvard-Smithsonian Center for Astrophysics) en Cambridge, Massachusetts.

Señalan que el color de la Tierra está íntimamente relacionado con su habitabilidad y, en particular, al color del agua que cubre el 70 por ciento de la superficie terrestre. Sin embargo, el color también está determinado por otros factores ambientales como los desiertos, la nieve, la cubierta de líquenes sobre las rocas y la cubierta de vegetación que cubre el 60 por ciento de la tierra.

En particular, la vegetación es la responsable del aumento del famoso “red edge” (borde rojo) que un extraterrestre vería al rotar la Tierra. Es el resultado de un incremento de la absorción de luz roja debido a la fotosíntesis cuando un océano desaparece de la vista siendo remplazado por una superficie cubierta de árboles.

Si un exoplaneta se asemeja a la Tierra, sobre todo en la cantidad de agua líquida sobre su superficie, entonces su color sería una pieza clave, afirman Hedge y Kaltenegger. Asumiendo una atmósfera transparente que permita ver la superficie, hacen una estimación del color de las “Tierras extraterrestres” basándose en el porcentaje de la superficie cubierta de agua, de vegetación arbórea, de lechos bacterianos, de endolitos, que viven en el interior de las rocas, y de muchos más factores.

Llegan a la conclusión de que debería ser posible evaluar la habitabilidad de los exoplanetas que pueden ser observados con estas características, un proceso que debería ayudar a centrar el interés en los exoplanetas más importantes.

Los puntos azulados, por ejemplo, serían más prioritarios que los puntos rojos similares a Marte, mientras que el planeta rojo carezca de vida, que es lo que podemos decir por el momento.

Esto podría convertirse en una técnica muy práctica. Hoy en día, el número de Tierras extraterrestres se sitúa en tres (Gliese 581d, HD 85512b y Gliese 667Cc). Pero ese número está llamado a aumentar de forma drástica en los próximos meses y años cuando las observaciones como las de la sonda Kepler de la NASA nos faciliten más datos. Por lo que encontrar una forma de filtrar a los exoplanetas más interesantes será seguro de gran utilidad.


Fecha Original: 24 de septiembre de 2012
Enlace Original

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *