El modelo de fusión de lunas podría explicar el Sistema Saturniano

Artículo publicado por Ron Cowen el 27 de octubre de 2012 en Nature News

Las simulaciones sugieren que las lunas de Saturno eran antiguamente más parecidas a las de Júpiter.

Con una gran variedad de densidades y localizaciones, los seis satélites de tamaño medio de Saturno figuran entre los más raros del Sistema Solar Exterior. Con un diámetro de entre 300 y 1500 kilómetros, las lunas tienen unas características muy dispares: algunas están hechas casi por completo de agua helada, una, Encélado, es rocosa y presenta actividad geológica; y algunas muestran evidencias de poseer lunas más pequeñas y anillos. ¿Cómo han llegado a ser así?

Tormenta en Saturno por Cassini © by Kanijoman


De acuerdo con un modelo propuesto por Erik Asphaug, científico planetario de la Universidad de California en Santa Cruz, y su colega Andreas Reufer de la Universidad de Berna en Suiza, Saturno y sus satélites se asemejaban inicialmente a una versión en miniatura del Sistema Joviano, con cuatro grandes satélites con un tamaño parecido a las lunas Galileanas de Júpiter. Posteriormente los satélites de Saturno empezaron a fusionarse dando lugar finalmente a la formación de Titán, la luna más grande del planeta, afirma Asphaug, que presentó el modelo el pasado 17 de octubre en la convención anual de la División para las Ciencias Planetarias de la Sociedad Astronómica Americana (American Astronomical Society’s Division for Planetary Sciences) en Reno, Nevada.

Los satélites de tamaño medio se habrían formado a partir de los restos de escombros que sobraron de la formación de Titán, siendo estas fusiones quizá las responsables de la órbita tan sorprendentemente alargada de Titán. El proceso de fusión podría haberse desencadenado por una inestabilidad en el Sistema Solar producida hace aproximadamente 3800 millones de años, cuando los teóricos piensan que las órbitas de Urano y Neptuno estaban desplazándose. Debido al mayor tirón gravitatorio de Júpiter, sus lunas fueron relativamente ajenas a la distorsión, sugiere Asphaug.

Sin embargo, Hal Levison, astrónomo dedicado al estudio de las dinámicas planetarias en el Instituto de Investigación del Suroeste (Southwest Research Institute), en Boulder, Colorado, afirma que en realidad este modelo es demasiado sencillo para que haya funcionado. Tal como está configurado en estos momentos, afirma, las lunas medianas tendrían que haber sufrido un proceso de acreción hacía Titán en vez de sobrevivir de forma aislada.

En la simulación mostrada en el artículo original, la fusión final de dos de las protolunas cuasi galileanas dan lugar a la aparición de Titán, arrojando material rico en agua que posteriormente formará los satélites helados de tamaño medio. Los colores muestran la composición del satélite, con un azul oscuro indicando un núcleo interior de hierro; rosa y amarillo representando un manto rocoso; azul claro que denota una cubierta exterior de hielo.


Autor: Ron Cowen
Fecha Original: 27 de octubre de 2012
Enlace Original

Comparte:
  • Print
  • Digg
  • StumbleUpon
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • Identi.ca
  • LinkedIn
  • Meneame
  • Netvibes
  • Orkut
  • PDF
  • Reddit
  • Tumblr
  • Wikio
This page is wiki editable click here to edit this page.

Like This Post? Share It

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *