Los telescopios Herschel y Keck censan el universo ‘invisible’

Artículo publicado el 7 de diciembre de 2012 en SINC

El polvo interestelar a menudo impide ver con luz visible el nacimiento de las estrellas en las galaxias, pero su brillo se puede observar en la banda del infrarrojo. Es la técnica que han empleado el telescopio espacial Herschel y el terrestre Keck para catalogar cientos de nuevas galaxias con brotes estelares.

Las observaciones conjuntas de los telescopios Herschel, de la Agencia Espacial Europea (ESA), y Keck, en Hawái (EEUU), han permitido a los astrónomos caracterizar cientos de nuevas galaxias con brotes estelares, descubriendo tasas de formación de estrellas extraordinariamente altas a lo largo de la historia del universo.

Reionización de galaxias


Las galaxias con brotes estelares emiten tanta luz que deberían brillar cientos o miles de veces más que nuestra galaxia, pero el gas que alimenta a sus estrellas también contiene una gran cantidad de polvo, producto de la frenética formación de nuevos astros. Como referencia, nuestra propia galaxia –la Vía Láctea– produce tan solo el equivalente a una masa solar al año.

El polvo interestelar absorbe la mayor parte de la radiación emitida en la banda de la luz visible, lo que provoca que muchas de estas galaxias pasen completamente desapercibidas en esta región del espectro electromagnético.

Sin embargo, las jóvenes estrellas calientan lentamente el polvo que las rodea, que vuelve a emitir toda esta energía en las longitudes de onda del infrarrojo lejano.

Gracias al telescopio espacial en la banda del infrarrojo de la ESA, Herschel, los astrónomos fueron capaces de determinar el brillo y la temperatura de miles de galaxias con un alto contenido de polvo interestelar. A partir de estos datos, pudieron calcular la tasa de formación de estrellas en su interior.

“Las galaxias con brotes estelares son las más brillantes del cosmos, y suponen una importante contribución a la tasa total de formación de estrellas en el Universo, lo que hace que sea importante estudiarlas en detalle y comprender sus propiedades”, explica Caitlin Casey, de la Universidad de Hawái, autora principal del artículo que presenta estos resultados en el Astrophysical Journal.

“Algunas de las galaxias descubiertas en este nuevo censo presentan una tasa de formación de estrellas equivalente al nacimiento de varios miles de estrellas con la masa de nuestro Sol cada año, lo que las convierte en algunos de los objetos más brillantes en la banda del infrarrojo descubiertos hasta la fecha”.

Para poder poner en contexto estos hallazgos y comprender cómo ha variado la tasa de formación de estrellas a lo largo de los 13 700 millones de años de historia del Universo, era necesario determinar a qué distancia se encontraban estas galaxias.

Herschel lideró el trabajo

Con Herschel marcando el camino, el equipo de Casey utilizó los espectrómetros instalados en los telescopios gemelos de 10 metros de diámetro del Observatorio W. M. Keck, en la cima del volcán Mauna Kea de Hawái, para determinar el corrimiento al rojo de 767 galaxias con brotes estelares.

El corrimiento al rojo es una medida de cuánto tiempo ha estado viajando la luz de un objeto a través del Universo, lo que permite determinar en qué momento de la historia del cosmos fue emitida la luz que ahora detectamos.

En la mayoría de las galaxias analizadas, se descubrió que su luz había estado viajando hacia nosotros durante 10 000 millones de años como máximo. Sin embargo, un 5% de las galaxias presentaban un corrimiento al rojo incluso mayor: su luz fue emitida cuando el Universo tenía apenas 1-3 miles de millones de años.

“Los datos de Herschel nos muestran lo violentas y prolíficas que pueden llegar a ser estas galaxias a la hora de producir nuevas estrellas”, explica Seb Oliver, de la Universidad de Sussex, Reino Unido, e Investigador Principal del Programa HerMES, a través del que se han recogido todos estos datos.

“Al combinar los datos de Herschel con las distancias calculadas a partir de las observaciones de Keck, podemos evaluar la contribución de las galaxias con brotes estelares a la cantidad total de estrellas formadas a lo largo de la historia del Universo”.

Pero cómo se formaron tantas galaxias con brotes estelares durante los primeros miles de millones de años de existencia del universo sigue siendo uno de los mayores enigmas a la hora de estudiar la formación y la evolución de las galaxias.

Una de las principales teorías sugiere que las colisiones entre galaxias jóvenes pudieron desencadenar una fase de formación de estrellas especialmente intensa, pero breve.

Otra teoría especula que, en la infancia del universo, las galaxias disponían de mucho más gas para alimentarse, lo que les permitió alcanzar tasas de formación de estrellas muy elevadas sin necesidad de colisionar con otras galaxias. “Es un tema muy controvertido; para encontrar respuestas necesitamos más información sobre la forma y la velocidad de rotación de estas galaxias”, señala Casey.

“Antes de Herschel, el mayor censo de galaxias con brotes estelares comprendía apenas 73 galaxias –hemos aumentado esta cifra un orden de magnitud, combinando las observaciones con los datos de Keck para determinar las características de esta importante población de galaxias”, comenta Göran Pilbratt, científico del proyecto Herschel para la ESA.


Fecha Original: 7 de diciembre de 2012
Enlace Original

Comparte:
  • Print
  • Digg
  • StumbleUpon
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • Identi.ca
  • LinkedIn
  • Meneame
  • Netvibes
  • Orkut
  • PDF
  • Reddit
  • Tumblr
  • Wikio
This page is wiki editable click here to edit this page.

Like This Post? Share It

Comments (32)

  1. Carlo

    Tienes un párrafo repetido, justo después de la foto ;)

  2. “Pero cómo se formaron tantas galaxias con brotes estelares durante los primeros miles de millones de años de existencia del universo sigue siendo uno de los mayores enigmas a la hora de estudiar la formación y la evolución de las galaxias.

    Una de las principales teorías sugiere que las colisiones entre galaxias jóvenes pudieron desencadenar una fase de formación de estrellas especialmente intensa, pero breve.

    Otra teoría especula que, en la infancia del universo, las galaxias disponían de mucho más gas para alimentarse, lo que les permitió alcanzar tasas de formación de estrellas muy elevadas sin necesidad de colisionar con otras galaxias. “Es un tema muy controvertido; para encontrar respuestas necesitamos más información sobre la forma y la velocidad de rotación de estas galaxias.”

    Cuando uno es joven es cuando más energía tiene para hacer cosas y, el universo en ese sentido, no debe ser diferente de todo lo demás que contiene. Por otra parte en aquel maremagnum primero, todo tendría que ser un “gran caos” en el que las colisiones podrían estar a la orden del día. Y, la otra teoría de la abundancia de gas de aquellos primeros momentos era más propicia para una mayor tasa de formación de estrellas…también parece válida. Aunque es lógico pensar que de todo había un poco.

    Pero pensemos en que todo evoluciona, todo cambia y, si eso es así (que lo es), este escenario evolutivo de nuestro Universo tiene la característica clave de que las condiciones físicas en el pasado no eran las mismas que las actuales o las futuras.

    Hubo épocas en que la vida no podía existir porque había demasiado calor para los átomos; hubo épocas previas a las estrellas y habrá un tiempo en el que todas las estrellas hayan muerto.

    En este escenario hay un intervalo preferido de la historia cósmica durante el que es más probable que los observadores (como nosotros) evolucionen por primera vez y hagan sus observaciones del Universo y, si hemos hecho nuestra tarea, también sabremos de esos otros universos que nos pudieran acoger en ese momento final del nuestro.

    Y, mientras tanto todo eso llega, seguimos investigando lo que ocurre en las galaxias lejanas y cómo en ellas nacen las estrellas, en algunos casos, a borbotones y en auténticas conglomeraciones que hace difícil verlas de manera individual, el resplandor es tan cegador que, incluso anula el de la misma galaxia que lo contiene.

    Hay algo en el artículo que no deja de fastidiarme:

    “Las galaxias con brotes estelares emiten tanta luz que deberían brillar cientos o miles de veces más que nuestra galaxia, pero el gas que alimenta a sus estrellas también contiene una gran cantidad de polvo, producto de la frenética formación de nuevos astros. Como referencia, nuestra propia galaxia –la Vía Láctea– produce tan solo el equivalente a una masa solar al año.”

    Creo que, nuestra propia Galaxia, la Vía Láctea, produce muchas más estrellas que lo equivalente a una sóla masa solar al año. Si así fuese, habría que sancionar a las Nebulosas (inmensas Nebulosas) que conocemos por vagas y, existen estudios que nos hablan de todo lo contrario. La radiación de nuevas estrellas, los vientos estelares y la Gravedad, hace que, de manera continuada estén naciendo estrellas jóvenes y masivas que ionizan grandes extensiones con su potente radiación ultravioleta que las tiñe de ese característico color azul.

  3. fandila

    ¿Cual sería la diferencia entre el número de primeras galaxias, y el número de la que existen en la acualidad? Es decir, ¿la densidad de galaxias lejanas es mayor que el de las cercanas? O sea, ¿la totalidad de galaxias se incrementa con el tiempo o disminuye?
    ¿La creación de estrellas aumenta o disminuye? ¿Es algo que puede cuantizarse?

    • reneco

      Puede que desde el punto de vista de la relatividad la pregunta no tenga sentido porque al hablar de galaxias lejanas en la actualidad, necesariamente son galaxias distantes en el tiempo por la demora en recibir la información a través de la luz que emite y si admitimos que existen galaxias lejanas en el “ahora” estas no son perceptibles por que su luz aun no nos llega ,desde el punto de vista de la física una cosa que es imposible de percibir o conocer es una cosa inexistente, así que hablar del número de galaxias que existen en la actualidad no tiene sentido

    • Bueno, amigo Fandila:

      Lo cierto es que, todo en el Universo se rige por la misma mecánica: Estrellas que nacen de una Nebulosa y crean sistemas solares, estrellas masivas que explotan y crean Nebulosas y estrellas de Neutrones o Agujeros negros, mundos que sufren transiciones de fase (Marte es uno de ellos) que, sin saber cómo, han alejado de ellos la atmósfera y, posiblemente la vida. El Universo y todo lo que contiene es dinámico. El Tiempo pasa inexorable y, lo que hoy es mañana no lo será.

      Las cosas cambian, y, sobre todo, no debemos olvidar algo que esté presente y de cuyos efectos todos tenemos una clara noción: La Entropía.

      Nacieron aquellas primeras galaxias con estrellas masivas y regulgentes que llenaban inmensas regiones de ionicación ultravioleta que, con el paso de miles de millones de años, morían para convertirse en otra cosa. Miramos galaxias viejas en las que podemos ver muchas estrellas rojas o amarilla-parduzcas en las que el paso del tiempo, ha dejado sus huelllas.

      Todo en el Universo envejece, nada es eterno y, si lo consideramos como un “Sistema Cerrado”, poco a poco, la capacidad para realizar trabajo será menor, es decir, habrá menos estrellas y menos galaxias y menos mundos y…menos de todo.

      El Universo es complejo pero, hasta cierto punto…¡Comprensible! Ya sabes, Einstein decía: “Lo incomprensible del Universo es, que lo podamos comprender”.

      Hasta cierto punto es así.

      Saludos.

      • fandila

        Como es posible que en 14.0000, 20.000 o vaya usted a saber cuántos mill. de años, la materia total existente permanezca. Qué ocurre con la pérdida de entropía, a dónde va o a qué deviene. ¿No hay más proceso de formación de elementos que en el inicio? ¿Cuánto tiempo necesita la materia para revertir de nuevo a energía primigenia(Las pérdidas de entropía)? ¿Se trata de un ciclo, o de una transformación siempre hacia adelante? No se ve muy lógico.

        Saludos, Emilio y Reneco.

  4. fandila

    Necesariamente habrá una gradación en el tiempo desde galaxias lejanas a cercanas, relativamente.

  5. Si, cierto, hay una diferencia entre galaxia cercanas y galaxia lejana, porque las dos son medibles, ahora bien, no solamente el polvo estelar pudo ayudar a la formaciòn de estructuras, sino tambien la inflacciòn còsmica, que fue la que le diò el empuje màs importante en el inicio del Big Bang.

    • fandila

      De todas formas en el conjunto de todas las galaxias observables, supongo, solo supongo, que el número total será mayor que el correspondiente a las de tiempo lejano.

      ¿O acaso todas son las mismas, es decir las lejanas que han evolucionado en el tiempo y se ven como cercanas?
      No parece lógico.

      La cuestión es por qué se formaron tantas en un tiempo record. Y volvemos a lo mismo: si el Big Bang fue único.

      • Las Galaxias siempre han estado aumentando.

        Ten en cuenta que, al principio, en el universo no había estrellas, ni galaxias mi mundos… Todo llego después. Por esa lógica, antes había menos estrellas y menos galaxias que en la actualidad.

        • fandila

          Pero cómo es posible “ver” las mismas al mismo tiempo y en tiempos distintos, su imagen se multiplicaría de una manera discontinua

          • fandila

            Mi pensamiento es el siguiente: por el hecho de que haya unas pérdidas de entropía ello no significa que la materia vaya a agotarse, es decir, transformarse toda ella en energia con la expansión.
            Se ha discutido mucho sobre si la materia se regenera constantemente, o si su provisión “exacta” viene dada desde un principio. Considerando su abundancia actual, que más parece en consonancia con la expansión, la transformación energía-materia-energía habrá de ser una cuestión de equilibrio (Para eso, naturalmente que la energía sería inagotable y su transformación obedecerá a una ley de cuantos)

            • reneco

              Si la materia se regenera, el universo no sería un sistema cerrado así las condiciones del segundo principio de la termodinámica no se cumpliría ni la conservación de la energía tampoco

              • fandila

                Así mismo será. Se cumpliría la conservación de la energía, por exceso, porque ésta, la potencial disponible será mayor. El Universo medido y exacto no sería, manteniéndose una relación(Ley, masa energía) en él mismo, cambiante con la expansión.

                • fandila

                  Monografía relacionada:

                  La hipótesis del origen transdimensional del universo o el Big Bang múltiple

                  Enviado por Eduardo Antonio Esquivel Rios

                  Leer más:
                  http://www.monografias.com/trabajos37/big-bang/big-bang.shtml#ixzz2F34HSeEg

                  • reneco

                    Cuando un artículo habla de “antes del Big Bang” siempre me causa suspicacia porque el tiempo se creo en el Big Bang, hablar de un antes, no tiene sentido porque no había tiempo

                    • fandila

                      Hipótesis tan válidas como la del Big Bang cuyo tinglado no deja de ser una conjetura. Eso sí muy “poderosa” porque fue la “primera” y respaldada por los cientificos “oficiales”.
                      En la actualidad y con arreglo al progreso de la ciencia nada puede ser definitivo. Sin embargo las tesis bigbangnianas son profundamente ilógicas, a mi parecer.

                      El tiempo y el espacio son relativos entre sí y al resto de las variables. Las formas de expresión de la existencia son tan multiples como sus dimensiones.

  6. Eso pudiera ser por el desbrose energètico del evento, el cual pudo precipitar la materia, lanzandola a distancias y velocidades inimaginables.

  7. reneco

    La relatividad conlleva una suerte de solipsismo implícito que no es muy difundido, esto se deja ver en las galaxias, por las distancias enormes que se manejan, cada ves que observamos a una de ellas lo que vemos son imágenes del pasado como la galaxia mas cercana que está a unos 25000 años luz, lo único que el universo nos permite saber de ella es lo que le ocurrió hace 25000 años, no se nos permite saber el estado actual de ella porque esa galaxia no existe en el ahora. Hablar de distancias es hablar de tiempo por eso considero que no es lícito hablar de un pasado del universo, el pasado del universo es nuestro presente que está distanciado en las dimensiones espaciales.
    Así como no podemos hacer referencia a ninguna galaxia en el ahora porque estas existen solo en el pasado, tampoco podemos referenciarnos a nosotros en el pasado como observadores porque nosotros existimos solo en el presente así un pasado del universo no tiene sentido, lo que hay es un universo en el “ahora” que se expande en las cuatro dimensiones que explicitó Einstein

    • Amigo mío:

      Es cierto que el pasado de nuestro Universo lo podemos contemplar en nuestro presente y que, el verdadero presente del Universo, referido a objetos muy distintates, nunca los podremos ver tal y como ahora son. Sin embargo, creo que sí es conveniente y sí es lícito hablar del Universo pasado que, primero despierta nuestra curiosidad y, segundo, lo necesiotamos para saber de aquel pasado para entender este presente nuestro.

      Creo que, no podemos desechar ese Universo del pasado al que aludes y que, otros observadores de nuestra especie, pudieron ver y de él, nos dejaron muchos apuntes y recuerdos. De hecho, no poco de lo que creemos saber, tiene su origen en aquellos observadores que aludes y que, nos indicaron el camino a seguir.

      De la misma manera, los que vendrán detrás de nostros, seguirán nuestros pasos. Utilizaran nuestros trabajos y nuestras observaciones, nuestras matemáticas y nuestras máquinas que tratarán de mejorar para seguir lo que aquellos observadores lejanos…comenzaron.

      Nunca podremos hablar de nada considerándonos los únicos autores o titulares de nada, fueron aquellos otros los que posibilitaron nuestro mundo de hoy, y, de esa manera, mientras el mundo sea mundo…seguirá.

      Un saludo cordial.

      • reneco

        Aquí me parece que habría que definir dos conceptos distintos de tiempo, uno en el que podemos observar el pasado, que es lo que hacemos al mirar las galaxias pero nuestra causa no está en él, y el otro de un tiempo explicativo en que nos podemos proyectar en el pasado como observadores y así describir lo que causó nuestro presente. En el primer caso es un pasado físico por que podemos acceder a través de las observaciones y en el segundo caso es mas una explicación o causa de lo que somos en el ahora pero en ningún caso es un pasado observable

        • MR

          Si esto es así, y teniendo en cuenta que el tiempo está asociado a las tres dimensiones del espacio, no es un disparate aventurar que la creación de materia va por fases con intervalos entre las fases. Desconozco cuan lejos podemos investigar la ola de creación previa a la nuestra, quizá poco o quizá nada, de momento nos movemos en una horquilla de espacio tiempo cifrada en 14.000 millones de años.

  8. Peter

    Hola, soy lector asiduo del blog, que me encanta y tengo muchas dudas de muchas cosas que leo porque soy de mente inquieta (hace 15 años, con esa misma edad ya me preguntaba de que estaban hechos los electrones). No soy científico, ya me gustaría, solo un joven con muchas dudas desde que era niño y al leer éste artículo me asaltan mas preguntas en mi mente:

    Si las galaxias que vemos ahora es el “reflejo” de dónde estaban las galaxias en el pasado, nuestro “yo presente” podría ser un “reflejo” de nuestro yo “futuro”? Al fin y al cabo, podemos saber donde estará la luna dentro de unas horas a través de las matemáticas y la interpolación del espacio, pero y nosotros?

    Y también: Si el espacio-tiempo es curvo, podría ser que las nuevas galaxias y/o estrellas que ahora vemos que chocan entre si fueran las que en un pasado ya dieron “la vuelta” y ahora están de nuevo “detrás” nuestra en el tiempo chocando entre si y modificando el esquema?

    No sé si me entenderán, Ya me cuesta a mi organizarlo en mi cabeza para poder preguntarlo.

    Gracias y sigan con su buen trabajo del blog.

  9. reneco

    Hasta donde sabemos el futuro no existe sino que son expectativas de cambio para nuestro presente, como lo dices sabemos donde estará la luna en unas horas, pero esa es una expectativa que nosotros tenemos, no es una realidad física, en cuanto al espacio-tiempo curvo, lo que se acepta actualmente con muchas comprobaciones es que provenimos de un Big Bang y estamos en un universo en expansión, hasta el momento no podemos pillarnos la cola, por decir

  10. MR

    Peter

    Yo lo veo de la siguiente manera. El tiempo es un continuo cuya velocidad es como mínimo la de la luz, un observador humano es un pequeño rizo en ese continuo de tiempo, una partícula que colapsa/materializa en el presente y que tiene una probabilidad de colapsar/materializarse en el futuro. En este sentido somos un reflejo del presente orientado al futuro, pero ese futuro se presenta como una probabilidad. En el caso de que el tiempo fuese de “goma”, al igual que la arcilla o la plastilina, podríamos encogerlo, estirarlo o bifurcarlo aquí y ahora en el presente, pero esa ruptura abriría dimensiones de tiempo desconocidas. De alguna manera el tiempo es gravitatorio, nos obliga a desplazarnos en una flecha que se orienta del presente al futuro y prohíbe líneas cerradas que nos lleven al pasado. Tu segunda cuestión no la entiendo, pero ten en cuenta que los choques de galaxias y los fenómenos que se producen en el universo son tridimensionales, de las supuestas cuarta, quinta y más dimensiones espaciotemporales no sabemos nada, pero se sospecha que existen. Sólo vemos una parte de la pizza.

  11. busgosu

    El catastro se extiende por espacios nuevos

  12. El artículo es un buen intento de llegar a conocer sobre el nacimiento de estrellas y de por qué puede ser más abundante en unos lugares que en otros. Sin embargo, se dejan muchos cabos sueltos y, se mencionan algunos parámetros y se dejan otros sin mencionar. La cosa, al menos a mí, no ha quedado nada clara y creo que, se tendrá que seguir con el estudio.

    Dentro de lo expuesto, está presente un hecho al que nadie ha sabido darle una explicacion: ¿Cómo se formaron las galaxias?

    El origen y desarrollo de las galaxias es una cuestión bastante compleja que, a su vez, genera uno de los problemas que se enfrenta la teoría del Big Bang.

    Observamos un universo contemporáneo muy poco homogéneo y de aspecto granulado. La densidad media de las galaxias es significativamente superior que las del espacio que las separa, alrededor de un millón de veces. Existen grandes variaciones entre las temperaturas del cosmos: el fondo del cielo está a 2,7º K, mientras que ciertos núcleos estelares alcanzan varios miles de millones de grados.

    Todo esto no refleja la situación del universo primigenio. El cocimiento primitivo es de que éste era extremadamente isotermo. De ello nacen una multiplicidad de interrogantes. La primera que se me viene es ¿Cómo pasó el universo del anterior estado homogéneo al actual observado muy poco homogéneo? ¿Cómo es que se fueron formando las galaxias en medio de la cazuela primigenia o primordial? ¿Por qué se formó la grumocidad que se observa en el espacio primario? Muchas de estas interrogantes -no todas- han sido fundamentales para que encuentren cabida nuevas teorías, no solamente para explicar el origen de las galaxias, sino que también el del mismísimo universo.

    Otro enfoque nuevo sobre el origen de las galaxias es aquel que sitúa a los agujeros negros como responsables de la formación de éstas en el universo, es lo último que circula dentro del ámbito de las ciencias del cosmos. Como partida para formular esta nueva idea se retoma, en parte, la hipótesis sobre la posible existencia de agujeros negros en el núcleo de las radiogalaxias y de conjeturas que se pueden extraer de los estudios y análisis de las últimas observaciones que se han realizado a los quásares que se han podido ubicar en el cielo.

    En la conferencia N° 189, celebrada en enero de 1997, de la Asociación Astronómica Americana, un grupo de científico planteó que los gérmenes de las galaxias no nacen simultáneamente, en un pasado de 13 700 millones de años, a partir de un misteriosa explosión de energía concentrada en un punto infinitesimal de la nada. Consideran que el hecho de haber concitado una aceptación mayoritaria el origen del universo a partir de un átomo primigenio sólo ha servido para opacar controversias más racionales, como el porqué de ese estallido o hasta dónde era fiable tan rotunda perspectiva.

    Para los astrónomos, los gérmenes de formación de galaxias corresponden a una recreación de formación continua y que no se cocinaron todos de golpe en una fragua cósmica de hidrógeno y helio. Su formación se debería a un proceso prácticamente permanente pero con chispazos dispares, como ocasionales chisporroteos de un leño ardiente o explosiones aleatorias semejantes a la de los fuegos de artificio.

    Ello explicaría la distinta densidad que se observa en las galaxias y la factibilidad de que exista un masivo agujero negro, casi, en cada núcleo de los centros de cada una de ellas. Pero esta propuesta va más allá de una nueva explicación para la formación de las galaxias. En efecto, ella conlleva más de una implicancia cosmológica. Calculan que esta versión explicativa, que es parte de otras propugnaciones que conforman una versión alternativa al «viejo Big Bang», abarcó un período de miles de millones de años, un tiempo tan extenso como la mitad de la edad que se ha estimado para el universo en función del modelo del Big Bang.

    Otra de las tesis sobre el origen de las galaxias que también se estudia con el objetivo de arribar a una conclusión es la que se denomina el «modelo panqueque», desarrollado en Moscú a comienzos de la década de 1970 por Y. B. Zel’dovich, A. G. Doroshkevich y otros. En este modelo, los primeros cúmulos irregulares de masa que comenzaban a formarse eran muy grandes y, por supuesto, había muchos. A medida que se enfriaban iban colapsando bajo su propio peso, y la desintegración tendía a ser más rápida en una dirección. El resultado sería un delgado panqueque de gas, que luego se dividiría en múltiples fragmentos, cada uno de los cuales constituiría una galaxia individual. En esta imagen, las galaxias tenderían a estar distribuidas en capas, siguiendo la forma de su nube de gas materna.

    La tesis de la jerarquía gravitacional es un modelo de abajo hacia arriba para la formación de estructuras cósmicas, en que primero se forman pequeños cúmulos irregulares de materia que van creciendo cada vez más. En el modelo del panqueque, por el contrario, primero se forman grandes condensados de materia que luego se dividen en estructuras más pequeñas. En otras palabras, primero galaxias y después cúmulos o primero cúmulos y después galaxias.

    Nos dicen en el artículo que comentamos:

    “Pero cómo se formaron tantas galaxias con brotes estelares durante los primeros miles de millones de años de existencia del universo sigue siendo uno de los mayores enigmas a la hora de estudiar la formación y la evolución de las galaxias.”

    Sobre todo, debido a la paradoja que nos encontramos entre la posible formación de galaxias y la expansión de Hubble. Si el Universo se estaba expandiendo, ¿cómo se pudieron formar las galaxias? La materia no habría tenido tiempo para compactarse en bloques tan grandes y habría salido disparada y dispersa por el Cosmos.

    ¡Son muchas las cosas que no sabemos!

    En cuanto a la formación de estrellas…También quedan muchas incognitas por despejar.

    • reneco

      Es curioso que cuando mezclamos dos sustancias homogéneas ( a simple vista) como puede ser agua y leche en polvo, y las revolvimos, mientras se revuelve se forman grumos o estructuras llamativas pero sabemos que después de un tiempo terminarán en una solución homogénea, esto no nos llama la atención, simplemente lo aceptamos, en el caso del universo tenemos por un lado la materia-energía y por otro lado el espacio-tiempo, que el uno se disuelve en el otro y la entropía es lo que lo revuelve

    • fandila

      El artículo sabe a poco. No se explaya demasiado. Aunque np parece que pretenda otra cosa.

      Si consideramos que la materia es mayoritariamente “vacío”, no podemos medir la densidad de materia y de vacío sino con el mismo rasero. Lo que abunda dentro de la masa es vacío y energía “enclaustrada”. Es decir la masa y el vacío son del mismo orden, energía. Tal vez podríamos considerar las grandes densidades en los restos concentrados de estrellas y agujeros negros, pero al fin y al cabo se trata de lo mismo, niveles internos de energía. Por ejemplo, hay estudios que, paradójicamente, dan a grandes agujeros negros una densidad media de 1.
      Lo cierto es que la densidad real ha de calcularse como la energía interna por unidad de volumen. La masa como considerada macro no obedece literalmente para el cálculo de la densidad en igualdad de condiciones con el vacío, pues la masa es una barrera energética cerrada (O casi cerrada) mensurable con respecto a la inercia o la gravedad equivalente.

      La energía para la formación de materia a partir del “vacío” no tiene por que proceder de su temperatura, sino en esencia de la velocidad de sus ondas o elementos que en sus interacciones provoquen esa energía necesaria, que será medible también como muy alta temperatura. Ojala nuestros aceleradores consiguieran una energía “tan puntual” en base al movimiento.

      Según la teoría del multiverso la materia se generará en todo el vacío existente a la vez, según unas probabilidades de ocurrencia. Los exporadicos elementos creados a lo largo y ancho del Todo se irán agrupando con el tiempo, dependiendo de la intensidad gravitatoria, formando grupos cada vez complejos hasta la formación de galaxias. Seguro que todas nacerían casi a la vez para una gran extensión de vacío equivalente. La granulación cósmica no sería más que eso, la consecuencia de la aleatoriedad extensiva del vacío que no podría dar origen a la materia compleja de manera “continua”, sino de manera no uniforme.
      Es lógico que las agrupaciones materiales evolucionen de menor a mayor en cantidad de elementos, salvo por los fenómenos divergentes que pueda haber.

      En otras regiones del Todo, según sus condiciones, ocurrirán, habrán ocurrido u ocurren también agrupaciones, por el mismo o parecido sistema y el conjunto de ellas ligadas formarán otros universos de iguales o distintas caracteristicas que el nuestro.

      Cordiales saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *