¿Las super-Tierras son, en realidad, mini-Neptunos?

ComparteTweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on Google+Share on RedditShare on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrPrint this page

Artículo publicado por Robert Massey el 4 de febrero de 2013 en RAS

En las dos últimas décadas los astrónomos han encontrado cientos de planetas en órbita alrededor de otras estrellas. Un tipo de los conocidos como exoplanetas, es el de las super-Tierras, que se cree que tienen una alta proporción de roca pero, al mismo tiempo, son significativamente más grandes que nuestro mundo. Ahora, un nuevo estudio dirigido por Helmut Lammer, del Instituto de Investigación Espacial de la Academia Austriaca de Ciencias, sugiere que estos planetas están, en realidad, rodeados por grandes envolturas de hidrógeno, y que es improbable que en algún momento se conviertan en algo similar a la tierra. En lugar de super-Tierras, estos mundos son más similares a mini-Neptunos. Los científicos publican su trabajo en la revista Monthly Notices of the Royal Astronomical Society.

exoplanetas

Super-Tierras


Las ‘super-Tierras’ siguen un camino evolutivo distinto al de los planetas hallados en el Sistema Solar, pero una cuestión abierta es si pueden evolucionar para convertirse en cuerpos rocosos como los ‘planetas terrestres’: Mercurio, Venus, la Tierra y Marte. Para intentar contestar a esto, el Dr. Lammer y su equipo observaron el impacto de la radiación en las atmósferas superiores de super-Tierras que orbitan las estrellas Kepler-11, Gliese 1214 y 55 Cancri.

Este grupo de planetas tienen pocas veces la masa de la Tierra, y son ligeramente más grandes. Orbitan muy cerca de sus respectivas estrellas. La forma en que la masa de los planetas se relaciona con su tamaño, sugiere que tienen núcleos sólidos rodeados por atmósferas de hidrógeno, o ricas en hidrógeno, probablemente capturadas de las nubes de gas y polvo (nebulosas) a partir de las que se formaron los planetas.

El nuevo modelo sugiere que la luz de longitud de onda corta del ultravioleta extremo (mucho más ‘azul’ que la luz azul que ven nuestros ojos) de la estrella anfitriona, calienta las envolturas gaseosas de estos mundos, de forma que se expanden hasta varias veces el radio de cada planeta y el gas escapa de ellos bastante rápidamente. No obstante, la mayor parte de la atmósfera permanece en su lugar durante todo el tiempo de vida de las estrellas a las que orbitan.

“Nuestros resultados indican que, aunque el material en la atmósfera de estos planetas escapa a una alta velocidad, al contrario que en los planetas de menor masa, similares a la Tierra, muchas de estas super-Tierras puede que no se libren de sus atmósferas ricas en hidrógeno capturadas de la nebulosa “, señala el Dr. Lammer.

En lugar de convertirse en una Tierra, las super-Tierras puede que recuerden más a Neptuno, que junto a Urano es un ‘gigante gaseoso’ menor de nuestro Sistema Solar. Si los resultados de los científicos son correctos, entonces, las super-Tierras más alejadas de sus estrellas, en la ‘zona habitable’, donde la temperatura permitiría que existiera el agua líquida, mantendrían sus atmósferas de manera más efectiva. Si esto sucede, sería mucho menos probable que fuesen habitables.

Los hallazgos del equipo se pondrán a prueba en 2017, cuando la Agencia Espacial Europea lance el satélite CHEOPS (CHaracterising ExOPlanets Satellite – Satélite de Caracterización de Exoplanetas). Estudiará super-Tierras en mayor detalle y debería poder decirnos si alguno de estos exóticos mundos podría ser, algún día, más parecido al nuestro.


Autor: Robert Massey
Fecha Original: 4 de febrero de 2013
Enlace Original

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *