¿El primer meteorito procedente de Mercurio?

Artículo publicado por Kelly Beatty el 1 de febrero de 2013 en Sky&Telescope

NWA 7325 es un meteorito sin igual. Encontrado en Marruecos en año pasado, este conjunto de pequeñas rocas parece ser un símil geoquímico casi perfecto de la superficie del planeta más interior.

Cuando los especialistas en dinámica realizaron sus cálculos, los resultados indicaron que es, al menos, estadíticamente posible que cayesen meteoritos en la Tierra procedentes de todo el Sistema Solar interior – incluso desde Mercurio.

NWA 7325

NWA 7325 Crédito: Stefan Ralew


De este modo, espoleados por el estrecho escrutinio que realizar el orbitador MESSENGER de la superficie de Mercurio, la búsqueda se ha centrado en encontrar meteoritos procedentes de este planeta. Todos los candidatos anteriores (conocidos como angritas y aubritas) se acercan, pero no encajan perfectamente con la composición única encontrada por MESSENGER en la superficie de Mercurio: roca ígnea oscura enriquecida con magnesio, pero virtualmente sin hierro.

Ahora, finalmente, podríamos tener uno a mano.

El pasado abril, el comerciante de meteoritos alemán, Stefan Ralew, compró un grupo de 35 pequeños meteoritos que se habían encontrado unos meses antes en el desierto de Marruecos. Los fragmentos, procedentes de un único impacto, totalizaron unos 354 gramos. Justo en ese momento, ya pudo ver que eran inusuales: la corteza de fusión, creada por el repentino calentamiento al decelerar en la atmósfera terrestre, era verdoso. Esto era especialmente evidente en el trozo más grande, del tamaño de una bola de golf, con un peso algo superior a los 100 g. “Las cortezas de fusión verdes y vidriosas se han observado en unos pocos meteoritos lunares”, explica Ralew, “pero no tienen un color tan extremo como este”.

El nuevo hallazgo marroquí se conoce oficialmente como Northwest Africa 7325. Ralew envió muestras al laboratorio de Anthony Irving (Universidad de Washington), famoso por su experiencia con meteoritos inusuales procedentes de la Luna, Marte y otros puntos.

El interior de las piedras estaba lleno de cristales relativamente grandes y obvios, lo que sugiere que el magma a partir del cual se solidificaron, se había enfriado lentamente. El impactante color verde esmeralda procede de un mineral de silicato conocido como diopsida, con incrustaciones de cromo. Irving y su equipo encontraron grandes cantidades de magnesio y calcio en el conjunto de minerales de silicato, pero aún más importante es lo que no encontraron: virtualmente, no había hierro.

Irving, que presentará los hallazgos de su equipo en una conferencia de ciencias planetarias que tendrá lugar el mes que viene, trata de mantener a raya su entusiasmo. “NWA 7325 es asombroso y, ciertamente, más consistente con los resultados de MESSENGER que las angritas y aubritas”, explica, “pero necesitamos una [muestra retornada por una sonda] para una comparación definitiva”.

Shoshana Weider (de la Institución Carnegie de Washington), que pasó años estudiando los espectros de MESSENGER de Mercurio, ofrece, asimismo, una nota de advertencia. La superficie del planeta parece ser rica en el mineral de silicato enstatita, el cual no es obvio en NWA 7325. Además, no debería tener mucho calcio. Para explicar estas discrepancias, tanto ella como Irving están de acuerdo en que podrían haber sido una roca enterrada a gran profundidad – muy por debajo de la superficie – antes de que una potente colisión la enviase al espacio interplanetario.

Aún hay muchas incertidumbres sobre estas rocas espaciales extrañamente verdes. Se están realizando pruebas para determinar hace cuánto tiempo cristalizaron y cuánto tiempo estuvieron expuestas a los rayos cósmicos, mientras vagaban por el espacio antes de alcanzar la Tierra.

Una forma de averiguar la paternidad, sería ver si NWA 7325 exhibe un remanente de magnetismo. Después de todo, Mercurio tiene un robusto campo magnético que habría dejado su huella en cualquier roca en el momento de cristalizar. (Dicho esto, podrían surgir problemas debidos al calentamiento por el choque que experimentaron estas rocas al ser eyectadas al espacio, o por los potentes imanes que usan los nómadas marroquíes cuando buscan meteoritos en el desierto).

Un segundo enfoque sería ver si la proporción de meteoritos de tres isótopos de magnesio encajan con lo que el espectrómetro de rayos gamma (GRS) de MESSENGER está viendo en Mercurio. Es una observación difícil, explica Patrick Peplowski (Laboratorio de Física Aplicada), debido a que el GRS tiene un armazón de magnesio. “Hay poco potencial para detectar distintos isótopos de magnesio, pero espero que los errores en cualquier proporción isotópica resultante estén al nivel de, aproximadamente, un 5% “, dice Peplowski. “Sospecho que esto es más de lo que sería necesario para comparar con NWA 7325, pero no estoy seguro”.

Finalmente, los investigadores pudieron fundir una de las piedras de NWA 7325 y la dejaron enfriarse y recristalizar en condiciones controladas, para ver el parecido con la composición de la superficie de Mercurio. “Muchos científicos querrían tener esto en sus manos”, señala Weider.

Sin embargo, cualquiera que quiera tener un trozo lo bastante grande como para fundirlo, tendrá que ponerse a la fila. Hasta el momento, Ralew ha donado menos de 28 gramos de NWA 7325 para análisis científicos, y él tiene el resto. No es impensable que los trozos de este hallazgo único alcancen los 5000 dólares por gramo en el, en ocasiones, frenético mercado de los meteoritos. Por ahora, al menos, está rechazando todas las ofertas para su venta, para dar a los investigadores la opción de llevar a cabo toda la gama de pruebas analíticas.

“Aunque esta roca no fuese de Mercurio, sigue siendo asombrosa”, señala Irving. Procede de un planeta, dice – solo tenemos que descubrir de cuál.


Autor: Kelly Beatty
Fecha Original: 1 de febrero de 2013
Enlace Original

Comparte:
  • Print
  • Digg
  • StumbleUpon
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • Identi.ca
  • LinkedIn
  • Meneame
  • Netvibes
  • Orkut
  • PDF
  • Reddit
  • Tumblr
  • Wikio
This page is wiki editable click here to edit this page.

Like This Post? Share It

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *