Kepler sugiere que hay planetas del tamaño de la Tierra a la vuelta de la esquina

Artículo publicado el 6 de febrero de 2013 en JPL

Utilizando datos de libre disposición provenientes del telescopio espacial Kepler de la NASA, astrónomos del Centro Harvard-Smithsonian para Astrofísica, calculan que el seis por ciento de las estrellas enanas rojas de la Galaxia tienen planetas del tamaño de la Tierra en su “zona de habitabilidad”, que abarca el rango de distancias de una estrella donde la temperatura en la superficie de un planeta que la orbite permite la presencia de agua líquida.

La mayoría de las estrellas vecinas más cercanas al Sol son enanas rojas. Los investigadores creen ahora más que nunca que podría haber un planeta del tamaño de la Tierra con una temperatura moderada a unos 13 años luz de distancia.

Exoplaneta

Exoplaneta


“No sabemos si puede existir la vida en un planeta que orbita a una enana roja, pero los recientes hallazgos pican mi curiosidad y hacen que me pregunte si los albores cósmicos de la vida son más diversos de lo que los humanos imaginamos”, afirma Natalie Batalha, científica de la misión Kepler del Centro de Investigación Ames de la NASA en Moffett Field (California).

El equipo de investigación analizó 95 planetas candidatos del catálogo Kepler que orbitan a 64 enanas rojas. Una gran parte de los candidatos no tienen el tamaño ni la temperatura para ser considerados “similares a la Tierra”, según la definición basada en el tamaño relativo respecto a la Tierra y la distancia a su estrella de referencia. Sin embargo, hay tres candidatos que presentan una temperatura moderada y tienen un tamaño inferior a dos veces el de la Tierra.

Las estrellas enana rojas son más pequeñas, frías y más débiles que nuestro sol. De media, una enana roja tiene un tercio del tamaño y una milésima parte del brillo del Sol. Debido a ello, la zona de habitabilidad ni muy caliente ni muy fría estaría mucho más cerca para una estrella más fría de lo que está para el Sol.

“Esta zona de habitabilidad más próxima que rodea a las estrellas más frías provoca que los planetas sean más vulnerables a los efectos de llamaradas estelares e interacciones gravitatorias, haciendo más difícil nuestra comprensión sobre su posible habitabilidad”, afirma Victoria Meadows, profesora en la Universidad de Washington (Seattle) y jefa de investigación en el Instituto de Astrobiología de la NASA. “Pero si los planetas seleccionados en este estudio se encuentran realmente tan cerca, esto facilitará el poder realizar las complejas observaciones necesarias para aprender más sobre ellos, incluyendo su capacidad o no para albergar vida”.

Los tres principales candidatos de este estudio son Kepler Object of Interest (KOI – Objetos de Interés de Kepler): KOI 1422.02, que tiene un 90 por ciento del tamaño de la Tierra con una órbita de 20 días; KOI-2626.01, con un tamaño 1,4 veces el de la Tierra y una órbita de 38 días; y KOI-854.01, con un tamaño 1,7 veces el de la Tierra y una órbita de 56 días.

Localizados a una distancia de entre 300 y 600 años luz, los tres candidatos orbitan estrellas con temperaturas del orden de los 5660 a los 5840 grados Fahrenheit (3400 a 3500 Kelvin). En comparación, la temperatura del Sol es de 5800 Kelvin (9980 grados Fahrenheit).

Kepler es la primera misión de la NASA con capacidad para encontrar planetas del tamaño de la Tierra en el interior o cerca de la zona de habitabilidad. Kepler está detectando planetas y posibles candidatos con un amplio rango de tamaños y distancias orbitales para ayudar a los científicos a entender mejor cuál es nuestro lugar en la galaxia.

El centro Ames gestiona el desarrollo de los sistemas básicos de Kepler, la operativa de las misiones y el análisis de los datos recogidos. El Jet Propulsion Laboratory de la NASA en Pasadena (California) gestionó el desarrollo de la misión Kepler. Tanto Ball Aerospace como Technologies Corporation en Boulder (Colorado) desarrollaron el sistema de navegación de Kepler y las operaciones de soporte de la misión, junto con el JPL, en el  Laboratory for Atmospheric and Space Physics (Laboratorio de Física Atmosférica y Espacial) de la Universidad de Colorado en Boulder.

El Space Telescope Science Institute (Instituto de Ciencias para Telescopios Espaciales) en Baltimore, archiva, almacena y distribuye los datos científicos que Kepler obtiene. Kepler es la décima misión del tipo Discovery Mission de la NASA y está finanziada por la Junta Directiva para las Misiones Científicas de la NASA, en las oficinas centrales de la Agencia.


Fecha Original: 6 de febrero de 2013
Enlace Original

Comparte:
  • Print
  • Digg
  • StumbleUpon
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • Identi.ca
  • LinkedIn
  • Meneame
  • Netvibes
  • Orkut
  • PDF
  • Reddit
  • Tumblr
  • Wikio
This page is wiki editable click here to edit this page.

Like This Post? Share It

Comments (5)

  1. Dr. Réaumur

    ¡¡¡¡AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAHHHHHH!!!! xDDDD

    ¡¡Los Kelvin no son grados!!

    Un planeta como Venus, tal cual, mucho más lejos del Sol… o en órbita a una estrella mucho más fría… podría, con la misma presión tener una temperatura mucho más baja. Y agua líquida, naturalmente. Con unas propiedades la mar de curiosas, no sólo por la presión sino por la saturación de CO2 xD.

  2. reneco

    El problema es que Kepler se quiere usar para dar testimonio de planetas similares al sistema solar y esto es una ilusión porque ni en sueños podría detectar una Tierra o Marte, Kepler está diseñado para detectar variaciones lumínicas de una estrella y esto con suerte dará indicios de un planeta grande relativo a su estrella orbitando cerca de ella algo que dista mucho de lo que es el sistema solar

  3. pepito

    me pregunto yo si los planetas de tamano mayor al de marte lo normal es que tengan atmosferas densas al estilo de venus. en el sistema solar solo la tierra tiene una atmosfera bastante tenue comparada con venus, saturno, urano, neptuno y jupiter y puede deberse a que perdio su atmosfera en la colision que dio origen a la luna. mercurio y marte, claro esta, son demasiado pequenos para retener una atmosfera.

    • Dr. Vitrubius

      Nada de claro.

      Si la Tierra liberase todo el CO2 atrapado en ciclos biológicos y depósitos geológicos (aparte el disuelto en las aguas) la atmósfera terrestre sería más densa que la de Venus y más o menos de la misma temperatura.

      Titán es un satélite de Saturno con menor gravedad que la Luna y su atmósfera es más densa que la terrestre (1,5 atm).

      La diferencia de masa entre Marte y Venus no justifica nada. Para abundar más en los hechos sin explicación, tal y como han medido Mars Express y Venus Express en correlación con otros datos terrestres, los tres planetas (Tierra, Venus, Marte) parecen perder atmósfera más o menos al mismo ritmo. Tampoco está tan seguro el papel de la magnetosfera en evitar que la atmósfera escape al espacio: la de Venus desde luego no ha escapado mucho, y en Marte podría generarse una atmósfera densa de CO2 (tiene de sobra) mantenida por el mismo efecto invernadero. Por qué las cosas son así y no asado, no tenemos la más puta idea.

      La colisión de Theia no tuvo nada que ver con la atmósfera posterior. De hecho, todos los mundos tuvieron colisiones similares por parte de otros planetesimales del mismo rango de masa situados en lagrangianos avanzados o retrasados, simplemente en la Tierra la colisión dio origen a la Luna y en otros planetas la colisión no dio origen a nada, ambos cuerpos se fusionaron y punto. De hecho, hay un modelizado por ahí donde a Venus se le forma una luna como a la Tierra que resulta inestable (por la proximidad de Venus al Sol) y vuelve a caer sobre el planeta.

      Simplemente partimos del prejuicio de entrada de comprobar que Mercurio no tiene atmósfera (bueno, tiene, pero negligible) y que Marte apenas la suficiente para que el polvo flote por mecanismos brownianos a mayores de los electrostáticos (que son los que hacen que flote en la Luna), cuatro ejemplos no sirven para establecer un conjunto muestral decente.

      Los planetas jovianos o uranianos no son comparables para nada.

      • pepito

        Pues ese impacto que tuvo la tierra después de su formación lo hace diferente del resto de los planetas. El impacto hizo que se refundiera una gran parte del planeta y provocó la pérdida de la atmósfera original. La corteza continental (dividida en continentes que no llegan a abarcar toda la superficia) es un ejemplo de este desajuste. Los demás planetas se formaron por acreción de material y también por colisiones de cuerpos más pequeños, pero después de formados no han tenido un impacto de la magnitud de la tierra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *