Investigadores del IAC descubren la misteriosa estructura de un agujero negro situado de canto

Artículo publicado el 28 de febrero de 2013 en IAC

La investigación aparece publicada en el último número de la revista ‘Science‘.

Swift J1357.2-0933 presenta un agujero negro oscurecido por un disco de gas con una estructura vertical (similar a la de un “donut”) que va creciendo conforme pasan los días.

Se trata de la primera vez que se observa un agujero negro con esta inclinación y la primera vez que se detectan eclipses de brillo en este tipo de sistemas.

Agujero negro

Agujero negro Crédito: Gabriel Pérez (SMM/IAC)


La estructura descrita por el estudio podría estar presente en muchos otros sistemas, convirtiendo a Swift J1357.2-0933 en el prototipo de una población hasta ahora oculta de sistemas con muy alta inclinación.

Como si se tratara de un enorme “donut” (o toroide) que va creciendo conforme pasan los días. Así describe el investigador del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC) Jesús Corral la peculiar estructura, desconocida hasta la fecha, del sistema binario Swift J1357.2-0933, compuesto por una estrella ‘normal’ y un agujero negro de masa estelar (que se alimenta de la estrella compañera). La investigación, de la que Corral es primer autor y que aparece publicada en el último número de Science, ha seguido los pasos de la fase de erupción del sistema, un hecho que solo ocurre una vez cada decenas o cientos de años.

El equipo observó unos extraños eclipses en el sistema que duraban y se repetían cada pocos minutos. Este hallazgo les llevó a dos conclusiones: el agujero negro debía estar casi de canto (tiene una inclinación de al menos 75 grados) y presenta una peculiar estructura vertical situada en el disco de acreción del sistema, es decir, el conjunto de la materia que el agujero va robando de la estrella y que forma una corriente en forma de disco, similar a la que genera el agua al destapar un fregadero.

Como explica el también investigador del IAC Jorge Casares, coautor del artículo y director de la investigación, “es posible que este tipo de estructuras estén presente en todas o muchas binarias de rayos X, conjunto de sistemas al que pertenece Swift J1357.2-0933. De esta manera, el objeto que hemos observado podría ser el prototipo de una población hasta ahora oculta de sistemas con muy alta inclinación en los que el agujero negro se encuentra oscurecido”. Aplicando reglas estadísticas, podrían ser un porcentaje de hasta el 20% de los sistemas de este tipo.

El astrofísico relata que, los agujeros negros se forman a partir de la muerte de estrellas muy masivas y, de entrada, resulta complicado encontrarlos: “al no emitir luz, es casi imposible detectarlos si se hallan solos. En caso de que formen sistema con una estrella, la probabilidad de observación es más alta, dado que lo que se ve es el proceso de ‘canibalización’ de la estrella por parte del agujero”, explica. De esta manera se entiende que, desde que se detectó el primero en 1964, sólo se hayan confirmado otros 18 agujeros negros en nuestra galaxia. Swift J1357.2-0933, descubierto por el satélite de rayos X Swift en 2011 y estudiado por el equipo del IAC, es el último en la lista. Hay aproximadamente otros 32 más considerados como candidatos a agujero negro, pero todavía no se han confirmado.

Muchas binarias de rayos X se caracterizan por permanecer en quietud durante decenas o cientos de años y, en este estado, es fácil confundirlos con estrellas corrientes. Sin previo aviso y en cualquier punto de la galaxia, estos sistemas erupcionan, provocando que el brillo que emiten aumente de forma considerable –casi 1 millón de veces- , lo que permite su detección por los satélites que hacen rastreo de emisiones de rayos X. Al cabo de unos meses, vuelven a su letargo.

Es entonces, agrega Corral, cuando la comunidad científica puede analizar su estructura: una estrella ‘normal’ y un objeto compacto, que puede ser un agujero negro (como en este caso) o una estrella de neutrones. La estrella transfiere materia a su compañero formando el mencionado disco de acreción.

En el caso de Swift J1357.2-0933, prosigue el investigador del IAC, se han podido recabar más datos debido a su relativa cercanía, estimada en unos 5000 años luz, y a que se halla lejos del plano de la Vía Láctea, donde se concentra la mayor parte de la materia, con lo que su luz no se ve contaminada por polvo interestelar o la luz de objetos próximos.

Los científicos detectaron que el sistema tiene un periodo muy corto, de apenas 2,8 horas. En ese tiempo, la estrella completa una órbita en torno al agujero negro. Otra de las cuestiones que aclararon fue la masa del agujero, al menos 3 veces la del sol. “Se trata del límite inferior que hemos estimado. En realidad, la masa puede ser muy superior. Nuevas observaciones durante el periodo de quietud permitirán precisar este valor”, puntualiza Corral.

Sin embargo, el hallazgo más insólito del sistema fueron sus eclipses. A partir de imágenes captadas con diferentes telescopios de los observatorios del Teide y del Roque de los Muchachos (IAC-80, Liverpool, Mercator e INT), observaron que se producían eclipses que reducían el brillo del sistema hasta un 30% en solo siete segundos y que se van repitiendo en intervalos mayores al cabo de los días. “Es la primera vez que se observa un fenómeno de estas características. Ninguna de las 50 binarias de rayos X transitorias conocidas (18 con agujeros negros confirmados y 32 candidatos) presenta eclipses producidos por la estrella”, señala el astrofísico del IAC.

¿A qué se deben? Los investigadores tenían claro que no los producía la estrella del sistema, ya que tarda 2,8 horas en girar en torno al mismo, y los eclipses, que se producen cada pocos minutos, son extremadamente cortos. Corral aporta más datos: “El periodo en el que se repiten los eclipses es cada vez mayor con el paso de los días. Este hecho sugiere que están producidos por una estructura vertical que inicialmente está muy cerca del agujero negro y que poco a poco se va alejando como una onda desde las partes internas del disco de acreción hacia fuera.

Este descubrimiento lleva aparejado un segundo: “El simple hecho de detectar los eclipses ya indica que el sistema se encuentra a una inclinación muy alta, mayor incluso de 75 grados. En definitiva, lo vemos casi de canto”, precisa el científico. Y así describe la estructura: “es probablemente como un “donut”: en el centro se localiza el agujero negro que está permanentemente oculto”.


Fecha Original: 28 de febrero de 2013
Enlace Original

Comparte:
  • Print
  • Digg
  • StumbleUpon
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • Identi.ca
  • LinkedIn
  • Meneame
  • Netvibes
  • Orkut
  • PDF
  • Reddit
  • Tumblr
  • Wikio
This page is wiki editable click here to edit this page.

Like This Post? Share It

Comments (55)

  1. Juana

    No me gustan sus artículos, tiene un fundamento extra antiguo. Nunca llegan a algo positivo.

    • Sarajevo

      A quien te refieres?

    • reneco

      Estas son traducciones de lo que pasa al día de hoy en la ciencia, si encuentras que los fundamentos de estos artículos son extra antiguos, estas diciendo que los millones de dolares que se gastan en hacer estos trabajos científicos se gastan en cosas antiguas y eso no lo comparto

  2. Dr. Huygens

    A ver, a ver… ¿cómo es posible una estructura así? ¿Hay algo “rebotando” ahí? Otra explicación no se me ocurre. Claramente es un patrón ondulatorio, pero un sumidero no forma ondas de reflujo.

    Me encanta xD.

  3. MR

    Sí hay ondas de reflujo según Hawking, Zeldovich y Starobinsky. La radiación de Hawking es un tipo de radiación producida en el horizonte de sucesos de un agujero negro, es térmica y admite una explicación cuántica. El trabajo de Hawking fue posterior a su visita a Moscú en 1973, donde los científicos rusos Yakov Zeldovich y Alexander Starobinsky le demostraron que de acuerdo con el principio de incertidumbre de la mecánica cuántica los agujeros negros en rotación deberían crear y emitir partículas (de reflujo).

    • Dr. Huygens

      La radiación de Hawking es prácticamente negligible y sólo tiene relevancia a efectos teóricos y cosmológicos, y mayormente porque les resuelve el -más que muy serio problema- de cómo es posible que un gravitón escape de un agujero negro para transmitir precisamente su campo gravitatorio (la explicación actual está, en mi opinión, bastante traída por los pelos, porque una cosa es una radiación de Hawking, residual totalmente, y otra cosa la emisión de gravitones salvaje que un AN tiene que producir). Una onda de reflujo no es una onda de colisiones por compresión del material en acreción, sino que es material que “sale” del AN o escapa de él, y eso simplemente no es posible en el modelo actual, desde luego no hasta el punto de crear una estructura como esta (requiere una escala simplemente impensable, además no encaja con otros fenómenos). De ahí que digan que esto es minoritario bla bla bla.

  4. MR

    El problema de algunos de los agujeros negros comienza a plantearse en el horizonte de sucesos porque si bien la materia que se traga se evapora queda un remanente energético que se expulsa al espacio exterior, es decir, no se evapora sino que pulsa y emite radiación. Por definición el agujero negro ejerce gravedad negativa, todo lo que cae en él queda atrapado. Pero lo que dicen Zeldovich y Starobinsky es que de acuerdo con la mecánica cuántica los agujeros negros en rotación deberían crear y emitir partículas de reflujo. Si la radiación que emite el remanente de un agujero actúa con el plasma y el gas interestelar formará tarde o temprano gravitones y campos gravitatorios, no hay nada en este punto que contradiga a la teoría actual. Coincido contigo en que estamos en pañales y que es mucho lo que no sabemos. Veremos que ocurre con la nube de gas que se acerca a Sagitario A*, el superagujero negro de unos cuatro millones de masas solares que se halla en el centro de la galaxia. Ahora se encuentra a 3100 veces la distancia del horizonte de sucesos, que para SagitarioA* tiene un radio similar a un tercio de la distancia entre Mercurio y el Sol, pero la extrapolación de su trayectoria indica que en el verano de 2013 esta nube de gas alcanzará el horizonte de sucesos.

    • Dr. Letter

      El problema es cuando el paradigma es una construcción a priori. Se crea el paradigma y todo lo demás viene por añadidura. De entrada, es falso que los AN salgan de la relatividad, es todo lo contrario (no tienen sentido en el marco de la relatividad), y desde luego, menos sentido aún tienen en la mecánica cuántica. Yo ya dije que si existen o no existen, eso es cosa de la realidad, no nuestra, ahora, con lo que me despacho a gusto, es con la total falta de seriedad y el chapucismo militante. Estamos hablando de cosmología, donde parece ser que “vale todo”, después a la gente por tomarse unos atajillos en teoría de adhesivos o sacar análisis polémicos en meteorología la ponen de vuelta y media, cuando son trabajos infinitamente más serios y presentables, y esta gente poco más o menos que se limita a decir que no tienen ni puta idea de nada pero intentando encajar a martillazos las cosas en el paradigma de pata de banco que se ha montado.

      En fin, hay campos de la ciencia peores todavía. La economía, por ejemplo.

      Bueno, eso de que los gravitones se forman porque sí, vamos a dejarlo, ¿eh? En espectroscopía gravitónica, un AN debería ser el objeto más brillante del universo, de hecho, irradiaría el equivalente de Cerenkov de serie por si fuera poco.

  5. MR

    No escribí que los gravitones se forman porque sí, dije que la energía del remanente energético del agujero forma campos gravitatorios al actuar con el material interestelar, o puede hacerlo. Dices que un AN debe ser brillante, el problema es que detectar lo que está más allá del horizonte de sucesos es imposible, se estudia la materia y la radiación que se encuentra próxima al horizonte. Los agujeros negros no salen de la relatividad, salen de la observación del espacio. Ciertas soluciones de la relatividad general conjeturan la existencia de esos objetos que los datos astrofísicos demuestran. Que a Einstein no le haya gustado esa perspectiva de sus ecuaciones no invalida la existencia de los agujeros.

    • Dr. Letter

      Según lo que he leído, sí invalida, pero si todo el mundo dice que no… si todo el mundo dice que el Sol gira alrededor de la Tierra, pues eso.

      Vamos a ver, los AN siempre tuvieron un problema con la visión MC. Si los gravitones van a c (y no digamos nada si se propagan a velocidad menor que c) obviamente no pueden escapar del horizonte de sucesos, lo que implica lisa y llanamente que el AN no ejerce campo gravitatorio en absoluto, nada, cero. Sería un agujero pero sin ningún efecto gravitatorio, para ser tragado por él tendrías que chocar por pura casualidad. Como en los modelos que han construído esto no es así, claramente los gravitones deben escapar del horizonte de sucesos, con lo que me pueden ir explicando por qué los gravitones sí y los fotones no, además claramente se supone que un AN rotatorio crea ondas gravitacionales, así que una radiación de Hawking aparte de no suministrar un mecanismo suficiente para irradiar gravitones en la magnitud requerida (de la misma forma que tampoco irradia fotones, un AN precisamente no es luminosamente brillante), sigue sin explicar cómo podrían crearse ondas gravitacionales. Es una pescadilla que se muerde la cola, porque sin escape de gravitones a chorros astronómicos (literalmente) no existe disco de acreción y no existe absolutamente nada.

      A mí me parece perfecto que digan lo que quieran, pero esto es como la publicidad: que incluyan a continuación: “disclaimer: el actual paradigma de AN se da de hostias con la RG y la MC y no puede explicar prácticamente ningún fenómeno observado (lee esto varias veces, por favor, porque el fin último de un modelo es explicar en el sentido de poder predecir)”.

      Todas estas cosas son muy divertidas, pero pasan factura. A la historia de la ciencia me remito una vez más.

      • Amigo mío, leyendo toda su perorata, me viene a la mente el hecho de que, opinando como opina, no debe creer que existan ni estrellas enanas blancas, de neutrones… y los famosos A. N.

        Si es así, me podría decir que pasa con una estrella cuando agota su combustible nuclear. ¿En qué se convierte?

        Por otra parte decir que el A.N. no genera Gravedad…¡Es tan nuevo! ¿Cómo podríamos explicar entonces, toda esa materia que engulle?

        Creo amigo mío que, debería pensar un poco las cosas que dice, toda vez que, aunque es cierto que sabemos poco aún sobre algunos de los misteriosos objetos del Universo, también lo es que, hasta el momento, muchas cosas se han podido comprobar en relación a estos monstruosos objetos estelares.

        En fin, cada cual es libre de decir…

        Saludos cordiales.

        • Dr. Letter

          Bueno, Emilio, no saquemos las cosas de madre. Estrellas de neutrones están empíricamente demostradas, los AN a día de hoy siguen sin probarse. No me estoy inventado nada. Simplemente pido que se aplique el método a rajatabla, nada más. Especulaciones, todas las que se quiera pero que se etiqueten como tales. No es lo mismo un estado condensado de la materia que obedece (y bastante bien) a las leyes que conocemos que un cajón de sastre que se define (con dos cojones) como una singularidad donde, literalmente, las leyes de la física se suspenden, y a todo el mundo la idea le parece cojonuda. Si esto no es tirar piedras contra el propio tejado, llamen ustedes a los magufos de la Biblia que suerte que tenemos que sean tan garrulos y no acaban de entender las implicaciones de la ocurrencia citada.

          Lo que está también claro es que, si finalmente existen los AN (es decir, si existen estructuras donde realmente la velocidad de escape sea c, no vale que sea “casi” c), seguimos teniendo el problema pendiente de que no tenemos absolutamente ninguna base teórica con el agravante de que las pocas agarraderas que tenemos son inconsistentes e incompatibles entre sí. Y presentarnos con esto después de décadas dando la matraca… es poco presentable.

          En mi opinión, claro. Pero vamos, nada nuevo. Si las licencias que se toman en cosmología se las tomasen en otros campos de la ciencia, el cachondeo iba a ser notorio.

          • Bueno,si como dices:

            “… Estrellas de neutrones están empíricamente demostradas, los AN a día de hoy siguen sin probarse. No me estoy inventado nada.”

            ¿De qué habla el artículo?

            Pero es cierto que, cuando se mencionan las singularidades… Hasta a los mejores físicos se les ponen de punta los pelos de la cejas.

            Mucho es lo que nos queda por ingestigar sobre estos objetos extraños. Me viene a la memoria que, la solución de Kerr de un agujero negro giratorio permite que una nave espacial pase a través del centro del agujero por el eje de rotación y sobrevivir al viaje a pesar de los enormes pero finitos campos gravitorios en el centro, y seguir derecha hacia el otro universo especular sin ser destruida por la curvatura infinita.

            Representar un Agujero negro no resulta nada fácil y, se hace de manera que aparezca en la imagen lo que se cree que podríamos ver en el caso de estar allí cerca, contemplando a uno de ellos, y, como existen varias formas teóricamente posibles de agujero negro, las representaciones que podemos contemplar pueden ser distintas las unas de las otras.

            En el caso presente, nos lo enseñan con forma de rosquilla y…¿quién sabe? en cuántas formas más se podrían presentar.

            Claro que, todo eso, si como nos dice el amigo Dr. Letter, los podemos confirmar.

            Pero creo que, a estas alturas, dudar de ellos…

            Saludos cordiales.

            • Dr. Letter

              Pues es que yo he hecho ese camino: he pasado de dar por hecho, como todo el mundo, que están ahí, a tener mis serias dudas. Entendámonos, lo que intento es equilibrar la balanza: algo como esto no puede ser aceptado sin más, y está siendo aceptado sin más. Aunque al final acabe siendo real, creo honestamente que esta no es forma de hacer las cosas y no es conveniente.

              La ciencia no debe meter en el mismo saco las hipótesis de los hechos sólidos que están ya ahí y no se van a mover, porque entonces estamos sentando la mala idea de que todo es mutable, y eso no es cierto. Y es precisamente en temas como estos (los AN), donde el escepticismo brilla por su ausencia, y no lo veo normal ni natural ni deseable.

      • Fandila

        Seguramente nuestra visión “intuitiva” sobre la gravedad no sea exacta.
        La gravedad puede que actue, no desde la masa hacia afuera sino desde fuera hacia la masa (En comparación, algo así como el campo eléctrico negativo).
        Los gravitones pueden ser elementos de presión del campo gravitacional externo sobre la masa y no a la inversa. Las ondas gravitacionales también tendrían un resultado hacia adentro. Al respecto las teorías son muchas

        • reneco

          De hecho yo tenia entendido que la gravedad es una propiedad del espacio-tiempo que aparece cuando este se curva, y se curva cuando hay masa

        • Dr. Letter

          No, los gravitones son partículas de intercambio, como los fotones. Eso de crear presión es una variante de la teoría gravitacional de Le Sage xD, que está ampliamente falsada.

          El problema es que la relatividad es un marco matemático que no explica nada, es un marco y punto. Y en cualquier caso, es cuestionable que la distorsión del espacio-tiempo creada por un AN sea estable: un agujero es eso, un agujero en una cama elástica, por el agujero se va la masa que crea la distorsión y lo que tenemos es, obviamente, un agujero y ninguna distorsión.

          Vamos, que el problema yo lo tengo perfectamente delimitado, y tiene muchas similitudes con artefactos históricos de la ciencia: tenemos una cosa que no sabemos lo que es, y que se parece a un concepto humano, concepto que a día de hoy sigue sin validarse empíricamente. Y ese concepto no encaja en absolutamente ninguno de los modelos que tenemos y encima crea problemas sin cuento. Pues esto, hasta hoy, históricamente se ha resuelto enviando el artefacto a la basura y sustituyéndolo por la visión más ajustada a la realidad.

          • JD

            “La relatividad es un marco matemático que no explica nada”. He notado en muchos españoles esta tendencia a la crítica simplista y superflua de la TRG, acaso será por influencia de Ortega.
            Si bien parte de algo cierto: que la TRG se vale, como toda teoría física que se precie, de las matemáticas y en particular de una geometría no euclidea; su mera concepción requiere de una profundidad que solo quien no haya sabido apreciarla la tildaría sin tapujos de no ser nada.

            • Dr. Letter

              No es una crítica. Por tanto todo el razonamiento que sigue ni entro en él. Se trata de una constatación: el metro es una unidad de medida (arbitraria, naturalmente), no de un axioma. Son conceptos diferentes. La RG es un marco matemático, por tanto no tiene implícitos conceptos cualesquiera, no siendo la invariancia de c. No se trata de explicar nada, es que siendo un marco como es, no puede prestarse a dar cabida ideológica a nada, en consecuencia, si los AN no tienen cabida en el marco -porque no la tienen, se diga lo que se quiera-, juntar en el mismo saco la RG y los AN no tiene absolutamente ningún sentido y menos provecho.

              Ortega era un imbécil integral. Y lo que escribió va en esa línea (en cuál otra podría ir).

          • Fandila

            Onda, onda partícula, presión de radiación, empuje entre fluidos de ditinta densidad no miscibles, gravitones como cuantos gravitacionales (Fijos o indeterminados)… Perturbación sobre un cuerpo extraño en el seno de un fluido. Perturbación entre partes de densidadades distintas en el seno del espacio tiempo.
            Interacción atractiva en intermedios con dirección opuesta de campos.
            ¿Cual sería el mecanismo, o cuales otros de más clarievidencia? Mejor dejarlo para luego y quedémonos en ninguno.
            Los gravitones más que partículas de intercambio se definirían tal vez como configuraciones variables de la interacción debida a dimensiones (De tamaño)indetectables.

        • O como nos dice nuestro amigo Julian Luque:

          “La gravedad es la inercia de la aceleración constante del volumen del universo”.

          ¡Es todo tan complicado!

          • Fandila

            Los gravitones pese a todo no son consistentes como unos elementos determinados.
            Volviendo al simil con los campos eléctricos, existen campos electricos positivos y negativos. Los fotones “fluyen” de uno hacia el otro. Pero en el caso de la gravedad no existe la dicotomia de campos opuestos, sino que la fuerza aparece de otra manera. El campo gravitacional es comparable al producido por un monopolo. Dos campos de monopolo (Igual sentido) harían que ellos, por el contrario que pasa con la gravedad, se repelieran. Las masas se repelerian. La distinción de la fuerza de gravedad estaria en un campo “intermedio” con arreglo a la masa “pasiva”. El vacío tiene algo que decir al respecto.
            Pensar en una inercia es como hablar de una presión del medio entre las masas con resultado interactivo de atracción (Como puede ocurrir en el atractor por ondas).
            Aquí falla lo de siempre que aún andamos a ciegas más allá de la cuántica.

        • Este es, el lugar de la contestación.

          O como nos dice nuestro amigo Julian Luque:

          “La gravedad es la inercia de la aceleración constante del volumen del universo”.

          ¡Es todo tan complicado!

  6. reneco

    La mecánica cuántica parece invitar al observador a ser parte de la realidad (gato de Schrödinger), es curioso pensar que habrían regiones del espacio que no existirían (el interior de un agujero negro) no hay posibilidad de observación en estas regiones

    • Ciertamente amigo, nada que entre allí puede salir, tal es su inmensa fuerza de gravedad que, todo lo que se acerca a “sus dominios” lo espaguetiza y se lo traga y, una vez dentro…

      En ese lugar, sea lo que pueda ser, haya convertido la materia en lo que la pueda haber transformado, lo cierto es que, de momento al menos, no sale información alguna, ya que, las constantes universales lo prohiben, bueno, quiero decir que nada es más rápido que la luz en nuestro universo y, según parece, la velocidad de escape de uno de estos engendros, es superior a c.

    • Dr. Letter

      No te creas. Se postula sin el menor rubor que las leyes siguen funcionando dentro (al menos hasta cierto punto), eso sí, “desconectadas” (signifique esto lo que signifique, nada bueno me temo xD) del resto del Universo. Es decir, un observador seguiría interactuando con su realidad inmediata…

      …excepción hecha de la zona frontera con el horizonte de sucesos xDDD.

      • reneco

        La postulación de hechos físicos no observables esta fuera de la Física, quizás sea validos en la metafísica o filosofía, un agujero negros pertenece al dominio de la física porque el horizonte de sucesos si es observable a través del disco de acreción no así su interior

        • Dr. Letter

          Pero lo que no existía hasta hoy en el mundo real eran barreras con aduanas. Si una cosa no es observable, pues la verdad es que es porque no es real (y en consecuencia, nada hay que observar). Pero que aparezcan ahora con una barrera, donde la observación queda prohibida, eso sí es nuevo. Y además, el fenómeno se inserta en el mundo real, y la parte que concierne al mundo real debe obedecer las leyes de la física, no cuestionarlas.

          O por qué piensas que están dándole vueltas al tema desde que lo parieron xD. En otros campos se limitan a pulir detalles aquí o allá, aquí están “revolucionando” el concepto cada 10 años más o menos, lo que significa literalmente que están hablando de nada. Decía Emilio de las estrellas de neutrones, el concepto básico no ha variado desde su origen, se han verificado empíricamente y queda mucho por saber, pero en lo básico la agarradera es firme, aquí si lees la literatura de los años 40 o 50 sobre el tema y la de hoy, es que están hablando literalmente de cosas que no tienen absolutamente nada que ver, excepto en decir que la velocidad de escape es mayor que c. En todo lo demás, es que casi ni en el nombre.

          • JD

            Letter: la ciencia parte de lo observable para definir leyes que sean lo más ampliamente explicativas de lo observable. Sucede que a partir de esas leyes pueden aventurarse comportamientos o características de la naturaleza no observados hasta ahora. Ahora bien, hasta el momento en que no puedan ser corroborados con observaciones, serán hipótesis y en los casos como el del AN no es raro que hayan más de una o que vayan variando con el tiempo de acuerdo a nuevas observaciones o nuevos conocimientos. Por lo tanto, nada nuevo ni extraño en esto que cuenta.
            Para el caso, lo mismo pasa con el estudio del interior de la tierra.

            • JD

              Para los exquisitos en ortografía, aclaro que me faltó la mayúscula en la última palabra. Me refiero a la Tierra, el planeta Tierra.

  7. JD

    El Dr. Letter plantea un problema para el que la ciencia hoy no tiene una respuesta definitiva: ¿cómo pueden los gravitones escapar de un agujero negro?
    Y es que sucede que ni siquiera está verificada la existencia del gravitón. Lo que sí está observacionalmente verificado es la froma en que interactúan los cuerpos según su masa, lo que llamamos “fuerza” de gravedad. Hay que recordar que la TRG presenta varios inconvenientes cuando se la quiere enhebrar con la MC. La TRG no postula la existencia del gravitón, es decir, en la TRG no hay fuerzas gravitatorias sino deformaciones en el espacio-tiempo generadas por la presencia de materia en él.
    Los AN son objetos extraordinarios de los que todavía se sabe poco, pero es fácil ver que si se los piensa en términos de RG no se presenta el inconveniente puntualmente señalado por Letter. Eso no quita que haya explicaciones aun para ese problema que, por provenir de las entrañas de la MC, resultan muy poco intuitivas.

    • Dr. Letter

      En el marco de la RG los problemas son los mismos por no decir mayores. De hecho, en RG un AN no tiene sentido, por más que sacan continuamente palabras rimbombantes sobre el tema. Obviamente, una cosa es que no tenga sentido y otra cosa que no sean objetos reales, pero desde luego no ayuda al debate invocar un marco teórico que no aclara en absoluto la situación.

      Obviamente, los gravitones son hipotéticos. Pero si no existen el modelo estándar está en un apurillo bastante serio. Y no cambia mucho el hecho de considerar a la gravedad como una fuerza emergente, emergente o detergente, la propagación de efectos obedece a la causalidad y esta al límite de c, y los problemas con los AN siguen ahí.

      Lo alucinante del debate es que todo el mundo pasa de esto.

      Todas las teorías alternativas de gravitación, Brans-Dicke, MOND y su cataplasma TeVeS, la gravedad inducida, la NGT de Moffat, y hasta la teoría del vacío superfluido, en absolutamente todas, los AN son un grano en el culo y una anomalía de primera magnitud o directamente la propuesta los niega como objetos reales. Así que como digo, si al final son reales (algo que podremos por fin saber sin dudas en pocos meses), lo que se va por el retrete es la fiabilidad de los modelos teóricos, porque la realidad pura y dura es que ni explican ni son capaces de dar cabida consistente al fenómeno.

      Y no hay puto paradigma en la historia que haya tragado con eso.

      • JD

        Estoy de acuerdo, Letter, en que el fenómeno AN no es hoy explicable más allá de su horizonte de sucesos, pero cada vez hay más evidencia de que existen y es a través de las ecuaciones de campo de la RG que se hipotetizó sobre su posibilidad en primer lugar. En el marco de la TRG puede imaginarse un objeto cada vez más masivo y que, por ende, curve cada vez más el espacio, aún cuando en este extremo ya no resulten explicables los “sucesos” dentro de este singular objeto.
        Es posible que el estudio de los AN nos induzca a nuevas teorías, pero dudo que estas nuevas teorías vayan deshacerse sin más de la TRG o de la MC. Por el contrario, creo que estas teorías son y serán los puntos de partida inevitables para una teoría cada vez más explicativa del universo y de sus manifestaciones.

        • Dr. Letter

          Pues resulta que no: existen soluciones de campo de la RG que niegan que puedan existir precisamente AN, lo que pasa es que se dice que “están ahí” y entonces “como tienen que estar” pues cogemos las soluciones que nos convienen y decimos que son las correctas. Según la teoría de Maxwell, perfectamente válida, un electrón debería irradiar energía y caer en espiral sobre su núcleo, si no lo hace es por cuestiones cuánticas, el caso es que NO lo hace y en el marco maxwelliano no puede existir, y no existe, un electrón digamos newtoniano: eso no existe y no ha existido nunca. No veo ningún problema en imaginar que la naturaleza prohibe que haya velocidades de escape superiores a c (hay muchas formas de prevenir esto), de hecho sería la opción más coherente ateniéndonos al bagaje actual de nuestros conocimientos (y vuelvo a subrayar que sigue sin probarse la existencia de los AN a diferencia de otros objetos más o menos exóticos predichos al mismo tiempo), cada vez que alguien intenta entrarle al tema por esta vía ahí sí que se dan una prisa loca en machacarle. Por alguna razón que se me escapa, el AN es imprescindible en el bestiario cósmico, ya nos enteraremos si vivimos para verlo.

          • JD

            ¿Es decir que según Ud. las soluciones de Schwarzchild son erradas? Eso tendría que demostrarlo.

              • JD

                Bien, me tomé el trabajo de investigar un poco acerca de estas cosas que está Ud. diciendo, y pude ver que está repitiendo las barbaridades de un tal Crothers. Supongo que es Ud. amigo de las teorías conspirativas, o tal vez lo hace solo por el gusto de confundir a quienes de buen ánimo desean instruirse un poco más acerca de lo que la ciencia va descubriendo.
                He visto además que usa Ud. siempre nombres distintos, anteponiéndose el tratamiento de Dr., seguramente con el objetivo de intimidar o procurarse mayor crédito con sus comentarios engañosos (si no me equivoco ya me topé con Ud. anteriormente cuando se presentaba como Dr. Chomsky).
                Pero esto no es todo. Los links que Ud. presenta como sostén de sus comentarios, llevan a una página que utiliza apócrifamente el logo de la Cornell University (creo que sería apropiado que lo chequée el responsable de este sitio y tome las medidas que considere pertinentes). Esto no pued etener otro objeto que darle un crédito y seriedad a dichos artículos que en verdad no tienen.
                El tema de los agujeros negros es complejo, y ciertamente hay mucho que desconocemos, pero los científicos son los primeros en poner en tela de juicio los descubrimientos que se van haciendo sobre ellos.
                Sugiero a todos los que entren en estos blogs con el ánimo de instruirse y de compartir lo que verdaeramente puedan saber, a que desconfien de quienes se erigen en portadores de una verdad propia y contraria a la que los verdaderos expertos transmiten. A los genios con ideas novedosas no los encontraremos atiborrando con comentarios un blog de divulgación científica.

                • Dr. Letter

                  Los links son de ArXiV, y no tienen absolutamente nada que ver con el tal Crothers. Están publicados ahí y están sin refutar, yo más bien veo que el que magufea es usted, porque el debate está sobre la mesa y es usted quien trae a colación cosas que no vienen al caso. ¿Es o no es cierto que la solución atribuida a Schwarzschild en realidad es de Hilbert? Porque poco tendrá que ver en eso Crothers o Iker Jiménez.

                  Lo de Dr. lo pongo por hacer una coña, nada de autoridades. Precisamente hablo con anonimidad para evitar toda autoridad y que sólo entre el argumento en el debate, no el mensajero.

                  Trollear es sacar de quicio una cosa. El debate es el que es, y está planteado en los términos que está planteado. Salir por los cerros de Úbeda como hace usted no va a cambiar nada, y no deja de aportar encabronamiento a cualquier cosa. Usted verá.

                  ¿Quién cojones es el tal Crothers?

                  • JD

                    Esto se pone bueno, es decir que ni siquiera sabe Ud. quien es Crothers y repite exactamente lo mismo que él y de la misma manera. Entonces ya estas barbaridades se estarán propagando atribuyéndoselas como propias distintos “genios”.
                    Por cierto, ¿sabe Ud. leer? No dije que sus links llevaran a Crothers (¿creía acaso que mi investigación iba a ser tan ingenua de dejarme llevar simplemente por lo que Ud mismo propone?), lo que dije, y repito, es que sus links llevan a una página que utiliza en su presentación el logo de la Cornell University, sin ser la página oficial de la Cornell University. Y, además, entrando por la página de la Cornell University, no se accede a ese espacio de la web. Con lo cual, deduzco que se debe estar utilizando allí el logo de la universidad sin el consentimiento de dicho organismo.
                    Ver que esos links llevan a doocuemtnos en donde hay extractos matemáticos rigurosos a los que se ha añadido algún que otro comentario falso o cuando menos lleno de subjetivismo. Muy lejos de demostrar nada de lo que lleva Ud. dicho.

                    • Dr. Letter

                      Usted lo que quiere es discutir por discutir y embarrar con basura. Le contesto abajo que esto se quedó estrecho.

                • Dr. Letter

                  Por cierto, que no quería decirlo pero creo que le hago un favor: la página no utiliza el logo de la Cornell University, ES QUE ES PROPIEDAD de la Cornell. El no conocer lo que es ArXiV ya dice claramente quién es el troll de los dos. Y sí, estoy de acuerdo que con los trolles hay que hacer algo.

                  • JD

                    En esto le doy la derecha, no había visto que se trataba de arxiv, otro error más de este pésimo sistema de publicación y control que utilizan.

  8. Interesantes comentarios de los compañeros contertulios.

    Como decía aquel: “No me acuesto un día en el que haya aprendido algo nuevo” y, desde luego, aquí, siempre aprendemos alguna cosa.

    Saludos cordiales

  9. JD

    Para quiene sles interese, dejo un link con un capítulo del libro de Miguel Alcubierre que habla de manera clara e instructiva sobre este tema.

    http://scifunam.fisica.unam.mx/mir/copit/TS0011ES/Alcubierre.pdf

    • Dr. Letter

      Mire, y espero que con esto dé por terminado el tema, porque yo discuto para llegar a alguna parte, no encuentro ningún placer en peloteos, y si usted tiene problemas de fe y herejías, creo que se ha equivocado completamente de lugar.

      De entrada, le recomiendo que lea este post de una revista claramente magufa y subjetiva, muy irregular ella y totalmente heterodoxa, como Scientific American, de este señor que claremente es un cateto que no tiene puta idea de lo que dice:

      http://blogs.scientificamerican.com/guest-blog/2011/07/28/maybe-black-holes-dont-really-exist/

      Termino diciéndole que le agreadezco que me informase sobre el señor Crothers (Stephen J., ¿no?), que tiene un currículum que se caga la perra, y tras buscar por Google veo que las preguntas que él plantea no se las contestan, se limitan a putearlo igual que hace usted con las opiniones que no le gustan.

      Y honestamente, creo que está todo sobre la mesa. Yo no tengo espíritu de evangelización, puede creerme, y menos aún reparto anatemas, simplemente me gusta promover el debate e informar de cosas que por lo que veo, la gente desconoce. Si eso a usted le produce desazón, le ruego que se vaya a pasear, porque no pienso contestarle a nada de lo que escriba si no es para rebatir (con ARGUMENTOS, no con OPINIONES) lo que se está discutiendo.

      Empiece trayéndome una cita donde se pruebe claramente que la solución de Schwarszchild es de él, porque yo le he puesto un link de un estudio de la biblioteca de la Cornell University donde se dice probar que es de Hilbert (no puedo acceder a los papeles FISICOS citados así que tengo que concluir que es bona fide, porque evidentemente si en ArXiV alguien publica algo falso es retirado).

      • JD

        No soy ningún Troll (o tal vez sí, no sé qué significado le da Ud. a tal palabra). Le daré el beneficio de la duda y procuraré pensar que a Ud. lo mueve un sincero convencimiento de lo que dice. Pero debo empezar por decirle que este último link que manda no se relaciona con lo que estamos discutiendo. Es cierto que los llamados Agujeros Negros podrían o no existir realmente y también es cierto que hay teorías en las que no tienen cabida. Pero lo que Ud. está afirmando, para mi gusto demasiado temerariamente, es que la llamada solución de Schwarzschild no vincula a la RG con los AN. Sin embargo, yo veo que sí lo hace. Y no tiene mayor importancia en realidad si el mismo Schwarzschild no lo había pensado de esa manera, lo cierto es que objetivamente su solución dio pie a la postulación matemática de estas singularidades. Para negar esto habría que enseñar donde está el error en la solución de Scwarzschild o en las posteriores deducciones de Penrose y Hawcking. Y debo decir, creame que sin ningún ánimo de ofenderlo, Dr., que nada de esto veo en sus numerosas entradas.

        • Dr. Dronte

          Yo no he dicho nada de lo que me atribuye.

          Lo que he dicho, consistentemente, es que la RG no da cabida a los AN. Cosa que sigo diciendo y tengo buenas agarraderas para decirlo. Dicho sea de paso, a cualquier físico que le pregunte le confirmará esto. Le he puesto el link que le he puesto porque sí tiene que ver, dado que hace el mismo tipo de comentario que hizo Emilio arriba (qué pasa con el colapso gravitatorio), pero es que eso precisamente no tiene cabida en la RG. Es una interpretación a priori y más basada en un newtonismo ya superado que otra cosa. Si yo entiendo perfectamente el problema, no sé si usted lo entiende.

          Lo que he puesto *en el otro hilo*, que aquí no he hablado para nada, es que según los links que no ha debido de leer (porque no me explico qué relación les da con el tal Crothers, que algo estresado parece que anda, aunque eso es independiente de que tenga o no razón o todo lo contrario), es que lo que universalmente se llama solución de Schwarzschild, NO es de Schwarzschild, sino de Hilbert, basada en un mal apaño sobre otra de Dronte, y que precisamente la solución ORIGINAL de Schwarzschild, que está en uno de los links de ArXiV que puede ver, no es en absoluto lo que se dice y se repite y además, niega la existencia de AN. Pero esto es otro problema, hasta cierto punto anecdótico, porque la solución que se está usando en el fondo no tiene relevancia si es de Hilbert o de su Santa Madre. Después, a partir de ahí, se arman unas discusiones en las que yo no entro.

          Yo me limito a decir que los AN NO tienen base teórica, no la tienen en absoluto, no tienen cabida en el marco relativista y no tienen sentido en el mecanocuántico, son un concepto bastante artefacto y muy viejo además (como que se remonta al siglo XVIII), NO se han observado al día de hoy, y la única “prueba” que tienen es que no sabemos qué podría evitar el colapso gravitatorio, pero a cambio de “tragar” con eso (suponer que sí colapsan), no tenemos problema en tragar otros conceptos que son, y no me estoy pasando, la verdad, totalmente acientíficos. De hecho, y literalmente, un AN se pone automáticamente fuera del método. Y vuelvo a repetir: esto no es un argumento ni a favor ni en contra de nada (su existencia vendrá determinada por hechos empíricos, porque teóricamente es todo una mamarrachada sin precedentes), pero desde luego requeriría un tipo de tratamiento muy diferente del que se está dando a todo el tema.

          Después que no se quejen si las cosas no resultan ser así y gente poco deportiva se lo restriega por la cara. La pata la metemos todos, todos los días, es privilegio de ser humano, pero la forma de meterla es ya lo que marca el estilo y la clase de cada uno.

          Porque sacarla ya es otra historia más aún.

          • Pachamama

            Dr. Dronte, disculpe la intromisión; es que vengo siguiendo esta discusión y no termino de interpretar lo que quiere decirnos. Hasta donde yo entiendo la cosa, que admito que es poco, si afirma que “la RG no da cabida a los AN” es porque ignora o decide no tener por válidos los trabajos de Hawcking, Penrose y otros. Todos ellos afirman que llegan a teorizar sobre los AN a partir de las ecuaciones de la RG. ¿Eso sería según Ud. una gran mentira orquestada o algo así? Claro que los AN no son plenamente comprensibles, ninguna teoría hoy puede explicar las llamadas singularidades, es allí que aparecen los infinitos. Nos falta conocimiento sobre muchas cosas, pero es así que avanza la ciencia, con explicaciones cada vez más abarcativas.

          • JD

            Pues sí le da cabida, toda vez que se deducen a partir de sus ecuaciones. Como ya han tratado de explicarle otros antes, no importa que no haya sido Einstein, o si fue Hilbert o Shwarzschild el que dio el paso matemático necesario, lo que importa es si es o no consistente.
            Y la relación con el tal Crothers es que el tal Crothers afirma lo mismo que Ud., sin justificar absoltuamente nada de lo que dice, y también pretende justificarlo con links que remiten a exactamente los mismos tres documentos que Ud. ha enviado para respaldarlas (el único link que podría considerarse adecuado al tema de fondo que plantea es el documento del gfallelcido astrónomo Mc Vittie, que lamento informarle utiliza argumentos que ya han quedado muy viejos y que al día de hoy han sido ampliamente superados). Pero además, la misma redacción suya y las expresiones que utiliza es notoriamente coincidente con la de Crothers: http://www.sjcrothers.plasmaresources.com/Spanish.html
            Ud. realiza un juego perverso que consiste en decir una cosa, luego negar que haya dicho tal cosa, pero al cabo vuelve a verter la misma idea de fondo con el fin de arrojar sospechas sobre la seriedad de la labor científica o de degradarla. Se contradice en sus comentarios sin importarle en absoluto que se esté contradiciendo, mezcla verdades con mentiras, y no sustenta en realidad ninguna de sus afirmaciones sino que remite a links que con el sentido con que Ud. los utiliza resultan útiles tan solo para confundir y no para dar luz sobre el tema.
            Ya lo veo ahora colocándose en víctima nuevamente, cuando la verdad es que todo lo que hace es perjudicar a un sitio de divulgación científica como este. Acaso todavía pueda darle el beneficio de la duda y pensar que hace esto sin querer, engañado Ud. mismo por lecturas que tal vz haya sacado de lugares similares a los de la página de Crothers.
            Allá Ud., si desea permanecer en el error en que se ecnuentra; espero que haya servido al menos para que otros no se vean confundidos de igual manera.

            • JD

              Agrego, antes de que salte la perdiz, que las observaciones e interpretaciones de Marcel Brillouin, del año 1923, también han sido ampliamente superadas (ese 3er docuemnto es la única diferencia entre Ud. y Crothers). Sucede que pretenden presentarlos como novedades o como cosas ignoradas, cuando en realidad esas interpretaciones u objeciones formaron parte del avance que fue realizándose sobre estos temas. Si desea enterarse bien del tema, debería interiorizarse en los trabajos de Penrose y Hawking.

              • Dr. Anyone is Enough

                Oiga, ¿está sugiriendo que conozco a Crothers de algo o que soy Crothers o qué? ¿Me está sugiriendo que porque alguien diga algo es ya inválido? ¿Pertenece usted a alguna secta? Lo que le dije arriba: tráigame un texto que pruebe lo que dice, porque yo también puedo decir lo que me dé la gana. La diferencia es que yo le cito a usted documentos y usted me dice “que ya están superados” porque usted lo vale.

                Mire, lo que quiera. Discutir no sirve para nada, y menos en estos términos. Que el aproveche.

                Y obviamente, si me atribuye usted cosas que ni digo ni hago, eso es problema enteramente suyo de las que ni tengo ni voy a hacerme cargo. ¿Quiere usted creer en los AN? Pues crea, hombre, crea, que el mundo está lleno de creyentes.

  10. mariano gomez

    Reflexiones críticas sobre física teórica
    Autor: Mariano Gómez de Olea-Correo electrónico: magolea@telefonica.net

    Las tres leyes del movimiento de Newton se limitan a describir los procesos tal y como se perciben, pero no explican las causas que los originan. Por ejemplo, Newton no explicó la causa por la cual, en ausencia de fuerzas exteriores, los cuerpos se desplazan con velocidad uniforme. Richard Feynman reconoció que; «debido a que las propiedades específicas independientes que tiene la fuerza no fueron descritas por Newton o por persona alguna, la segunda ley de Newton es una ley incompleta».
    La energía está sin definir, pues se dice que la energía es la capacidad de realizar trabajo, pero la definición de trabajo de una sola fuerza es el incremento de energía cinética, así que la energía debería ser la capacidad de generar energía, lo cual no es correcto porque entra lo definido en la definición.
    Los investigadores utilizan las magnitudes básicas: energía, fuerza, masa, carga eléctrica, campo magnético, etc., cuya definición desconocen. Algunos autores niegan la posibilidad de su definición, pues suponen que toda definición de una magnitud básica tiene que depender de la definición de otra también básica, por lo cual, siempre habrá una magnitud básica indefinible, y utilizan el argumento de Perogrullo: “Las magnitudes básicas no pueden ser definidas, ya que son indefinibles”. En este documento se deduce que, una vez que las propiedades específicas independientes de la energía se han definido, sin necesidad de utilizar otra magnitud básica en la definición, las magnitudes restantes son secundarias, dependientes de la energía.
    En la tercera ley, cuando un cuerpo ejerce una fuerza sobre otro cuerpo en reposo, Newton no explicó la causa de la aparición espontánea de la fuerza opuesta de reacción, pues estableció que la fuerza de reacción era ejercida por el propio cuerpo en reposo y la atribuyó a una propiedad misteriosa inherente a los cuerpos que denominó inercia, cuya medida cuantitativa era la “masa”, de forma que la causa de la fuerza de oposición era invisible. La fuerza de reacción se manifiesta, cuando un cuerpo móvil toca a otro en reposo, absolutamente rígido. Se puede aceptar que el cuerpo móvil que choca tiene energía cinética que ejerce una fuerza sobre el cuerpo en reposo, repeliéndole. Sin embargo, la fuerza de reacción opuesta no puede ser ejercida por el propio cuerpo rígido en reposo, ya que los cuerpos rígidos son inertes e incapaces de ejercer por si mismos fuerzas opuestas. Los cuerpos rígidos no tienen la facultad de ejercer una fuerza externa que se oponga a la acción exterior, pues cuando se ejerce una fuerza se aporta energía, pero el cuerpo rígido en reposo no puede aportar energía.
    En realidad, no existen cuerpos absolutamente rígidos, pues todos los cuerpos son elásticos o deformables en mayor o menor grado. La deformación de un cuerpo elástico o deformable, en reposo o en movimiento, tiene que ser producida por dos fuerzas exteriores opuestas, ejercidas a los lados del cuerpo. Existen procesos con cuerpos deformables, o elásticos, en los que se aprecia claramente que la fuerza de oposición no es ejercida por el propio cuerpo, sino que es ejercida desde el exterior, sobre el propio cuerpo, por un agente invisible. Por ejemplo, se sabe que el rostro de los astronautas, acelerados por el cohete espacial en el despegue, se desplaza hacia atrás por efecto de la fuerza exterior de un agente invisible sobre el rostro del astronauta, que se opone a la fuerza que ejerce el cohete sobre el astronauta. El cuerpo de un viajero se comprime contra el respaldo del asiento de un automóvil, que está acelerando, por efecto de dos fuerzas opuestas: la fuerza del motor y la fuerza de dicho agente de oposición invisible. Un cuerpo elástico se alarga al hacerlo girar (el giro implica cambio de dirección de la velocidad o aceleración centrípeta) debido al efecto de dos fuerzas iguales y opuestas: la fuerza centrípeta y a la fuerza de oposición invisible. Esta fuerza invisible se denomina fuerza centrífuga que algunos autores alegan, erróneamente, que es una fuerza ficticia. Una fuerza como la centrífuga, que contribuye a la deformación del cuerpo elástico, no puede ser ficticia.
    En el choque de un cuerpo móvil contra otro cuerpo elástico en reposo, el cuerpo en reposo se deforma, pero el agente que ejerce la fuerza exterior opuesta es invisible. Sabemos que al comprimir o alargar un cuerpo elástico mediante dos fuerzas externas iguales y opuestas, el cuerpo se deforma, y las moléculas internas ejercen, en los dos sentidos, fuerzas elásticas que se oponen a las dos fuerzas externas opuestas. Al ejercer una única fuerza externa, el cuerpo elástico se acelera y se deforma, de tal modo que una de las dos fuerzas elásticas se opone a la fuerza externa, pero la otra fuerza elástica se opone a una fuerza exterior, que es invisible y opuesta a la fuerza exterior; es decir, en el espacio exterior, en el lado opuesto del cuerpo en donde se aplica la fuerza externa, tiene que existir un agente invisible que ejerza una fuerza de oposición o de reacción, pero, entonces las partículas se aceleran a pesar de estar sometidas a dos fuerzas iguales y opuestas, contradicción que las leyes de Newton no resuelven, por lo cual, esas leyes no solo son meramente empíricas sino también incompletas.
    Las teorías de campos en el espacio vacío, son los conceptos más socorridos cuando no se conocen las causas de los efectos observados en las interacciones, por eso son conceptos abstractos e imaginarios de campos que llenan el espacio vacío, diseñados específicamente y únicamente por conveniencia del investigador, a los que se atribuyen gratuitamente propiedades y facultades prodigiosas capaces de realizar, las acciones que se presentan en las interacciones, en los que no se observa una causa visible. Por ejemplo, los primitivos campos escalares y vectoriales de la gravitación y de la electrostática, en los que se dota al espacio vacío de la facultad de suministrar energía a las partículas y de generar las fuerzas de interacción, por el mero hecho de estar presentes en el campo.
    El concepto de campo sin energía ni sustancia material es imposible, pues nada se puede extraer de un espacio vacío, ni fuerzas ni energía. Se dice que el campo permea el espacio vacío, pero entonces el espacio dejaría de estar vacío y se llenaría de una sustancia material, por lo que volveríamos a la existencia de un medio material como el antiguo “éter”, en contra del criterio de Einstein, por lo cual, se tendrá que encontrar una alternativa a la teoría de la relatividad. Por eso, se recurre a este concepto irracional, y no científico, de que el espacio está vacío, a pesar de que suministra energía, ejerce fuerzas de interacción y de oposición sobre las partículas.
    Para tratar de solucionar el problema de la masa, Peter Higgs en 1964 atribuyó la masa al efecto de un agente exterior, llamado campo de Higgs. En la teoría del Modelo Estándar de la Física de Partículas (ME), existe una conjetura de que existe un campo que lo llena todo absolutamente, incluso el vacío, es decir, permea el vacío como si fuera un líquido viscoso, de tal manera que las partículas, al acelerarse y desplazarse en ese “vacío”, friccionarían con ese líquido que sería el campo de Higgs, y esa fricción dificultaría su movimiento y haría el efecto como si fuera una masa. Las partículas aceleradas producirán una perturbación en ese campo, y se generarán ondas que serían precisamente el bosón de Higgs. Sin embargo, el campo de Higgs no resuelve la contradicción del hecho de que las partículas se aceleran a pesar de estar sometidas a dos fuerzas iguales y opuestas, que son la fuerza que genera la perturbación y la fuerza igual y opuesta de la masa; ésta última llamada fuerza opuesta del campo de Higgs. Sin embargo, el mismo Higgs, en su conferencia el 6/11/2012 en el museo Cosmocaixa de Barcelona, puntualizó que “algunas metáforas que simbolizan el campo de Higgs como un fluido por el que a una partícula le cuesta pasar no son correctas porque implican una pérdida de energía”.
    En la electrodinámica cuántica se especula con que el intercambio y la absorción de la energía de un fotón virtual o imaginario, emitido por cada partícula cargada, ejerce las fuerzas de interacción electrostáticas, atracción o repulsión, sin explicar con claridad cómo puede una partícula cargada emitir un fotón, incluso en reposo, y quedarse vacía de energía, ni cómo se realiza una absorción de energía, ni cómo es posible que una absorción de energía pueda producir fuerzas. Dado que la energía del fotón emitido no es una carga eléctrica, es decir, no tiene signo, no podrá distinguir si es un electrón o un protón.
    La teoría del ME modifica algunas propiedades de los campos clásicos, estableciendo que, espontáneamente, las partículas generan partículas mediadoras, denominadas fotones o bosones, a las que se concede gratuitamente y por conveniencia la prodigiosa facultad de ser portadoras de fuerza. El ME adjudica gratuitamente a las partículas mediadoras una propiedad teórica y misteriosa llamada “carga de color” que produce la fuerza de interacción.
    El ME justifica la fuerza electrostática mediante el intercambio de fotones, pero no explica cómo los electrones y los protones pueden emitir fotones, “sacándolos” de ellos mismos. Alrededor de un electrón puede haber una sola carga eléctrica, ¿cómo sabe el electrón la dirección en la que tiene que emitir el fotón? Alrededor de un electrón puede haber casi infinitas cargas, electrones o protones, con los que tiene que interaccionar, por lo que un electrón, por ejemplo, debería emitir siempre casi infinitos fotones a la vez, pues no sabe ni cuántos son ni donde están las otras cargas.
    Estos procesos son caprichosos e imposibles y que solo dependen de la conveniencia e imaginación del investigador.
    El ME justifica la fuerza de gravedad mediante el intercambio de partículas, gravitones, todavía no descubiertas. Al contrario que la electrostática, la gravedad no es obstaculizada por apantallamientos, por lo que un solo gravitón tendría que ejercer una fuerza atractiva sobre toda partícula que encuentre a su paso, es decir, se debería multiplicar (clonar) en casi infinitos gravitones.
    El ME también recurre a prodigiosos campos en el espacio vacío (Dirac, Yukawa, Yang – Mills) para justificar las fuerzas de atracción en las interacciones nucleares, tales como las fuerzas fuertes que mantienen a los protones en el núcleo. El ME alega que entre las múltiples y diferentes partículas, generadas en las colisiones en el LHC, algunas de ellas, por ejemplo, los quarks o trozos que resultan de la colisión entre protones, y que supuestamente interaccionan para formar protones, tienen las características apropiadas y predichas para producir dicha interacción. Pero eso no es razón suficiente, pues las partículas, obtenidas en las colisiones, tienen una vida muy corta (entre 10‾¹º y 10‾²º segundos), y se desintegrarían. Esto obligaría a emitir continuamente nuevos quarks, que es una facultad imposible, pues no explica la fuente de energía necesaria.
    Otra teoría supone que las partículas están rodeadas de una nube espontánea e inagotable de ese tipo de partículas mediadoras, que interaccionarían con las partículas del núcleo, pero no tiene en cuenta su desintegración.
    Todos ellos parecen procesos inventados a propósito, virtuales, imaginarios y abstractos, sin bases científicas razonables.
    En opinión del Prof. de Física, Kevin McFarland, Universidad de Rochester. “Los modelos que descansan sobre una partícula enlace entre otras dos se vuelven menos plausibles. Estas teorías son realmente un último esfuerzo por hacer trabajar el fundamentalmente erróneo Modelo Estándar de la Física. Si estas teorías son continuamente desmentidas, vamos a tener que ir a un modelo totalmente nuevo de funcionamiento del universo”.
    Albert Einstein estableció el principio de equivalencia general: “todo lo que sucede en el entorno infinitesimal de un punto respecto de un sistema de referencia acelerado deberá suceder de la misma manera en un sistema gravitatorio…El sistema de referencia acelerado debe también considerarse como un sistema de referencia en reposo respecto del cual existe un campo gravitatorio (campo de fuerza centrífuga y fuerza de Coriolis)”. Si así fuera, cualquier sistema de referencia acelerado podría considerarse en reposo, y los fenómenos observados, tales como la aceleración relativa, la fuerza de inercia, y la curvatura aparente de la luz al atravesar dicho sistema, podrían atribuirse a los efectos de un campo gravitatorio equivalente. La trayectoria de un rayo de luz se tiene que curvar en presencia de un campo gravitatorio, por lo cual, Einstein dedujo que la materia curva el espacio, de forma que la luz sigue la trayectoria curvada del espacio. Sin embargo, según Michael Friedman, a pesar de Einstein, las fuerzas de Coriolis, generadas en los movimientos curvilíneos, a diferencia de las fuerzas gravitatorias, dependen de la velocidad de la partícula sobre que se actúa.
    Al intentar aplicar el principio de equivalencia a la rotación uniforme, en donde la aceleración relativa o aparente es la aceleración centrífuga, cuya dirección no depende del sentido de giro, sucede que el sentido de la curvatura de la trayectoria aparente de un rayo de luz, que atraviesa tangencialmente los sistemas en rotación, depende de la dirección del rayo de luz respecto del sentido de giro, consecuentemente la gravitación equivalente deberá ser atractiva en un sentido de giro y repulsiva en el opuesto, es decir, la aceleración centrífuga no puede tener equivalencia relativista con un campo gravitatorio, pues la supuesta curvatura relativista del espacio, generada por la materia, tiene solamente un sentido.
    Aun así, los físicos relativistas mantienen un principio de equivalencia restringido, pues sucede que respecto de un sistema en caída libre, acelerado por la gravedad, los cuerpos aparentemente no sufren los efectos de la fuerza de gravedad, pues parecen flotar, no sufren la fuerza de oposición debida a la inercia, por lo que no se comprimen, es decir, tienen un comportamiento idéntico al de los cuerpos respecto de sistemas de referencia sin gravedad cuyo movimiento es inercial (en reposo o con velocidad uniforme). Einstein expresó que cada punto de la trayectoria en caída libre se trata de «una región infinitamente pequeña del continuo espacio-tiempo, pues la región infinitamente pequeña será un sistema inercial respecto del cual debemos considerar como válidas las leyes de la teoría especial de la relatividad». Einstein no tuvo en cuenta que en cada punto de la caída libre, debido a la aceleración de la gravedad, la trayectoria aparente de un rayo de luz transversal es curva, mientras que, respecto de sistemas inerciales sin gravedad, los rayos de luz no se curvan. Los relativistas pretenden evitar este problema alegando que, aproximadamente en un entorno infinitesimal durante la caída libre, dicha curvatura es inapreciable y se puede despreciar. Sin embargo, este argumento no es correcto porque la equivalencia propuesta por Einstein no es una cuestión que dependa del grado de apreciación del observador, sino que ha de ser una equivalencia real, física y matemática, entre ambos sistemas de referencia. Estas deficiencias determinan que la equivalencia relativista únicamente se podría cumplir con los movimientos acelerados rectilíneos, pero para que la equivalencia sea un principio ha de ser general y cumplirse en todos los casos. Parece que el Principio General de Equivalencia no es válido.
    No solamente las teorías tienen graves problemas sin resolver, sino también los resultados de algunas pruebas experimentales. Por ejemplo, el hecho de que ciertas constantes fundamentales, tales como la constante de estructura fina y la velocidad de la luz, modifican su valor en el espacio cósmico estructuradamente y por ello no son constantes a nivel universal (John K. Webb).
    No se sabe la causa de que, en el nivel exterior de las galaxias, la velocidad en la rotación es constante, pues no depende de la distancia al centro galáctico (Vera Rubin), fenómeno que se atribuye a una misteriosa materia oscura que ocupa el espacio vacío exclusivamente en las zonas que le interesa al investigador. No se sabe por qué el ritmo de expansión del universo produce que las galaxias se separen unas de otras con aceleración relativa, fenómeno que se atribuye a una misteriosa energía oscura que llena el espacio “vacío” en el exterior de las galaxias.
    Para resolver cada nuevo problema, los autores utilizan un campo diferente, en el que el espacio está “vacío” a pesar de que está “lleno”. Se produce el absurdo de que en el espacio “vacío” hay tantos campos diferentes como problemas hay que resolver.
    Cada vez que surge un fenómeno inexplicable, los autores se basan en él para enunciar un nuevo postulado, que, claro es, resulta incomprensible, pero tiene la ventaja de que una vez admitido, permite explicar los hechos conocidos.
    Es necesaria una nueva teoría microfísica que explique los procesos macrofísicos, las pruebas experimentales y los problemas actuales conocidos, y así lograr un progreso sincero de la ciencia y la tecnología.
    Ante tanta incertidumbre, ha llegado la hora de tomar decisiones drásticas, tal y como propone Lee Smolin en su libro “The Trouble with Physics” en el que insiste en “la necesidad de enfrentarse a las ideas básicas con un nuevo punto de vista que aclare los conceptos más profundos”.

    Abstracto de la Teoría Cuántica de la Energía Oscura

    Esta teoría microfísica se basa en el Principio de la Energía Oscura: la energía es la única sustancia básica del universo. El espacio y las partículas forman la materia oscura, pues no están vacíos sino llenos de energía oscura. Las magnitudes: densidades de energía: volumétrica (presión), superficial (empuje) y lineal (fuerza), son las causas de toda acción. Descubre las causas de las leyes de Newton, es una alternativa al modelo Estándar de la Física de Partículas y a las teorías de campos en un espacio vacío, sustituyéndolos por un único campo de energía que ejerce fuerza y cede energía a las partículas. Define los conceptos: energía, fuerza, masa, carga eléctrica y campo magnético. La masa es proporcional a la fuerza de oposición inicial de la energía del espacio al movimiento de las partículas, generando desplazamientos discretos y una onda de desplazamiento de cuantos de energía, producida por el movimiento del foco emisor, que se suma vectorialmente a la onda electromagnética, hasta una distancia determinada, explicando los experimentos de Michelson, De Sitter y Bradley. Deduce la variación de la masa con la velocidad, con las mismas fórmulas que la teoría de la Relatividad de Einstein. Deduce la transición a la macrofísica, siendo aparentes las magnitudes clásicas, velocidad, momentum, aceleración, fuerza y fuerza de oposición inercial. Desarrolla la Teoría Cuántica del Movimiento, la Teoría Cuántica de los Campos Unificados, la Teoría Cuántica de la Gravedad, y la Teoría Cuántica Electrostática. Descubre las condiciones de estabilidad de las partículas, la inversión de las fuerzas electromagnéticas, la constante de Planck y su variación con la velocidad, la causa del fotón, de las antipartículas y de las partículas inestables. Calcula las fuerzas de Gravedad, Electrostática, Magnética, y las fuerzas Fuerte y Débil.

    Referencia: La materia, energía oscura – ISBN : 978-84-613-7263-8 . Edit. Noviembre 2010
    Internet – Google: “La-materia-es-en-realidad-energía-oscura” – Tendencias21 –
    Web: http://www.gomezdeolea.com

  11. ¡Hala! cualquier lugar es bueno para hacer (es más barato) autopropaganda, en un lugar de otro, y, sin ni siquiera tener la delicadeza de comentar sobre el trabajo expuesto y, al final dejar una coletilla de lo propio.

    Ya, en otra ocasión, le dije algo parecido y que, además, aproveché para decirle que en su escrito hacía afiormaciones peregrinas que no se correspondían con la realidad.

    ¡La materia es energía oscura! ¿De donde saca tal cosa? ¿Qué pruebas tiene al respecto? ¿con qué experimentos ha verificado tal verdad?

    Un saludo cordial.

    PD.

    Hay que ser más prudente y… También más humilde.

  12. Dr.Fulanito

    Ahora resulta que todos en este blog son astrofisicos y fisicos cuanticos XD esta gente habla de “gravitones” y se les olvida que por el momento la existencia de estos no va mas alla de el campo teorico matematico del modelo estandar. Quieranlo o no hasta el momento lo unico que tenemos que se acerca a explicar la gravedad son los modelos matematicos de Einstein y que por cierto nunca lograron explicar la gravedad en todas las escalas. PD 1 : Leanse algun libro de Hawking sobre el tema antes de especular y hablar como “loros” que repiten una y otra vez lo mismo solo por demostrar quien es el mas listillo del momento. PD 2 : Buen aporte como siempre la noticia. :)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *