Pan-STARRS encuentra una supernova perdida

Artículo publicado el 7 de marzo de 2013 en CfA

La estrella Eta Carinae está a punto de explotar. Hace 170 años, este objeto de 100 masas solares expulsó el equivalente en gas a varios soles en una erupción que la convirtió en la segunda estrella más brillante del firmamento, después de Sirius. Esto era solo el principio de lo que estaba por llegar, su conversión en supernova.

Las explosiones de supernova de estrellas masivas son comunes en galaxias espirales como la Vía Láctea, donde se están formando nuevas estrellas continuamente. Casi nunca se dan en galaxias elípticas donde la formación de estrellas prácticamente se ha detenido. Por este motivo, los astrónomos estaban realmente sorprendidos al encontrar una, en apariencia joven supernova, en una galaxia de edad avanzada. La supernova PS1-12sk, descubierta con el telescopio Pan-STARRS en Haleakala, es extraña por más de un motivo.

PS1-12sk

PS1-12sk


“Esta supernova es única”, afirma Nathan Sanders del Centro Harvard-Smithsonian para Astrofísica (CfA), autor responsable de la publicación sobre el descubrimiento. “Y se encuentra en el lugar equivocado”.

En base a la presencia de helio y otros elementos, PS1-12sk está clasificada como una rarísima supernova tipo Ibn (es la sexta encontrada con estas características entre miles de ellas). A pesar de que los orígenes de este tipo de supernova no están claros, la causa principal parece ser la explosión de una estrella masiva que previamente eyectaba grandes cantidades de gas helio, más parecida a la nebulosa Homunculus de Eta Carinae.

Este origen se sustenta en el hecho de que las cinco supernovas de tipo Ibn anteriores se encontraron en galaxias como la Vía Láctea que son muy activas en la formación de estrellas (Debido a que las estrellas masivas no viven mucho tiempo, no se alejan demasiado de la región donde nacieron antes de explosionar).

PS1-12sk es diferente. Se encontró a las afueras de una brillante galaxia elíptica localizada a unos 780 millones años luz de la Tierra. La zona de la explosión no muestra evidencias de formación estelar reciente y una supernova proveniente de una estrella masiva nunca se había visto anteriormente en una galaxia de este tipo.

“Podría ser simplemente que hemos tenido mucha suerte con el descubrimiento. Pero la suerte favorece a quien está alerta”, afirma la segunda autora del estudio, Alicia Soderberg, del CfA.

Este hallazgo sugiere que la galaxia hospedadora tiene que estar ocultando una fábrica de creación de estrellas, permitiendo la formación de estrellas masivas donde no se esperaba. Por otra parte, PS1-12sk debe tener un origen completamente distinto, como por ejemplo una colisión entre dos enanas blancas, una de ellas muy rica en helio.

“¿Podría ser ésta una estrella proveniente de otra región de formación de estrellas? ¿Se debe a una región muy local de formación de estrellas? ¿Es un nuevo mecanismo de aparición de supernovas? Ninguna de estas opciones parece muy probable, por lo que tenemos un rompecabezas entre manos”, afirma el coautor John Tonry del Instituto de Astronomía de la Universidad de Hawái.

El estudio se ha enviado para su publicación a la revista Astrophysical Journal.

Con sede central en Cambridge (Massachusetts), el Centro Harvard-Smithsonian para Astrofísica (CfA) nace de una colaboración conjunta entre el Observatorio Astrofísico Smithsonian y el Observatorio de la Facultad de Harvard. Los científicos del CfA, organizados en seis equipos de investigación, estudian el origen, evolución y destino final del universo.


Fecha Original: 7 de marzo de 2013
Enlace Original

Comparte:
  • Print
  • Digg
  • StumbleUpon
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • Identi.ca
  • LinkedIn
  • Meneame
  • Netvibes
  • Orkut
  • PDF
  • Reddit
  • Tumblr
  • Wikio
This page is wiki editable click here to edit this page.

Like This Post? Share It

Comments (4)

  1. reneco

    Estaba viendo que Eta Carinae está en nuestra galaxia a unos 7.500 años luz (bastante cerca) y es una candidata a supernova de las grandes dentro de unos pocos miles de años, ese fogonazo de radiaciones puede que tenga repercusiones en nuestro ambiente biológico y es muy probable que el Homo sapiens sea testigo de eso, quizás en que condiciones tecnológicas y culturales nos pille ese evento

    • Tenemos todas las papeletas para poder ser espectadores de esa “obra” que representará la Naturaleza en cualquier momento.

      Si somos algo listos, no deberíamos descuidar todas las precauciones que pudiéramos tener a nuestro alcance, ya que, como bien dices, está a una distancia que, auqnue parezca insalvable para nosotros, para la radiación que se producirá no lo es tanto y, aunque tarde un “poquito” en llegar a nuestro entorno, cuando lo haga los que estén por aquí no lo pasarán nada bien.

      • Apodemus

        ¿Pero crees, Emilio, que dentro de 780 millones de año, quedará alguien vivo en la Tierra? ¿Seguirá existiendo la especie humana u otra que proceda de la evolución de aquella? Soy bastante pesimista al respecto, y por tanto no creo queuna supernova que está en otra galaxia a 780 millones de años luz suponga la más mínima preocupación.
        Más interesante y urgente resulta preocuparnos por no destruir la Tierra en un espacio de tiempo corto: agotamiento de recursos energéticos, cambio climático, superpoblación, pobreza guerra, contaminación, etc.

        • Amigo mío:

          La Tierra está a salvo, aunque nunca hemos sabido administrar ese bien que la Naturaleza nos ofreció, a pesar de ello,el planeta tiene sus propios resortes para que, si lo fastiamos demasiado…

          Más peligro (creo) tienen los meteoritos que nos visitan que lo que nosotros podamos hacer. Hasta ahora hemos tenido mucha suerte, sin embargo, en poco tiempo hemos tenido varias visitas que, de venir por derecho…

          De otro tema que me preguntas, de si dentro de 780 millones de años quedará algún ser vivo en la Tierra, creo que sí, que algunos seres vivos quedarán para entonces y, aunque no seámos precisamente nosotros, “ellos” estarán aquí.

          En un tiempo tan extenso, las cosas cambian y los seres mutan para adaptarse a esos cambios y, ni el mismo planeta ni nosotros, seremos una excepción a esa regla.

          De todas las maneras, para que nuestro Sol (que es el que lleva la voz cantante en todo esto), comience a convertirse en una gigante roja, queda aún mucho, mucho, muchísimo tiempo y (al menos esa es mi esperanza), mientras tanto, la Humanidad, nuestra especie, habrá avanzado de manera tan considerable que pensar en ese futuro, ni nuestra imaginación, con ser tan grande, puede.

          Espero que antes de que el momento fatal llegue, todos estaremos ricamente instalados en otros mundos.

          Bueno, al decir nosotros, me refiero a lo que de nuestra especie pueda quedar y espero que no sean Robots inteligentes a los que tuvimos la torpeza de dar el don del pensamiento.

          ¡Quién puede conocer el futuro?

          Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *