Los agujeros negros detectados por LIGO podrían haber nacido de la misma estrella

Artículo publicado el 23 de febrero de 2016 en CfA

El 14 de septiembre de 2015, el observatorio LIGO detectó ondas gravitatorias procedentes de la fusión de dos agujeros negros de 29 y 36 veces la masa del Sol. Sería de esperar que un evento de este tipo fuese oscuro, pero el Telescopio Espacial Fermi detectó un estallido de rayos gamma apenas una fracción de segundo después de la señal de LIGO. Una nueva investigación sugiere que los dos agujeros negros podrían haber vivido dentro de una única estrella masiva, cuya muerte generó el estallido de rayos gamma.

“Es el equivalente cósmico de una mujer embarazada de gemelos”, dice el astrofísico de Harvard Avi Loeb del Centro Harvard-Smithsonian para Astrofísica (CfA).

Colliding Black Holes and Gravitational Waves

Ondas gravitatorias creadas en la colisión de dos agujeros negros Crédito: Maxwell Hamilton

Seguir Leyendo…

Qué esperar si la Tierra cayera en un agujero negro

Artículo publicado por Kevin Pimbblet el 16 de febrero de 2016 en Discover Magazine

Los agujeros negros han sido durante mucho tiempo fuente de mucha expectación e intriga. Y el interés con respecto a ellos seguramente aumentará ahora que se han descubierto las ondas gravitatorias.

Muchas de las preguntas que me hacen son acerca de qué tan “cierto” podría ser lo que se refiere a la ciencia ficción en torno a los agujeros negros, y si los agujeros de gusano, como los que aparecen en Stargate, son reales o no. Invariablemente, sin embargo, el único elemento que es casi seguro que aparezca en todas las preguntas son las maneras horribles en que los agujeros negros podrían afectar, teóricamente, a los seres humanos y a la Tierra misma.

Agujero negro en la película Interstellar

Agujero negro en la película Interstellar Crédito: Warner Bros. Entertainment/Paramount Pictures

Seguir Leyendo…

Un agujero negro de cinco dimensiones podría ‘romper’ la relatividad general

Artículo publicado el 19 de febrero de 2016 en la Universidad de Cambridge

Los investigadores ha simulado con éxito cómo un agujero negro en forma de anillo provoca un colapso de la relatividad general: suponiendo que el universo contiene al menos cinco dimensiones, claro.

Los investigadores han demostrado cómo un agujero negro con una forma extravagante podría provocar que la teoría general de la relatividad, una de las bases de la física moderna, colapse. Sin embargo, tal objeto sólo podría existir en un universo con cinco, o más, dimensiones. Los investigadores, de la Universidad de Cambridge y la Universidad Queen Mary de Londres, han simulado con éxito un agujero negro con una forma de anillo muy fino, que da paso a una serie de ‘bultos’ conectados mediante cuerdas que se hacen más finas con el paso del tiempo. Estas cuerdas finalmente se hacen tan finas que se cortan formando una serie de agujeros negros en miniatura, de forma similar a como un fino flujo de agua se rompe en gotitas. Los agujeros negros en forma de anillo se ‘descubrieron’ en 2002, pero ésta es la primera vez que se ha simulado con éxito su dinámica usando supercomputadores. De existir este tipo de agujero negro, llevaría a la aparición de una ‘singularidad desnuda’, la cual provocaría que las ecuaciones subyacentes a la relatividad general colapsaran. Los resultados del estudio se publican en la revista Physical Review Letters.

Anillo negro

Anillo negro Crédito: Universidad de Cambridge

Seguir Leyendo…

Surge una nueva visión a partir de los datos de LIGO

Artículo publicado por Tushna Commissariat el 15 de febrero de 2016 en physicsworld.com

Los investigadores de la colaboración LIGO, que anunciaron la semana pasada la primera detección de ondas gravitatorias – emitidas por la fusión de dos agujeros negros – también han captado una posible segunda señal de otro evento de ondas gravitatorias. Aunque la señal procedente de “LVT151012″ es mucho más débil que la confirmada en el evento “GW150914”, el equipo de LIGO dice que es muy probable que tenga un origen astrofísico, y que surja a partir de la unión de dos agujeros negros. Los investigadores han observado además “varios eventos aún menos significativos en los datos, muy probablemente debidos a alguna perturbación en los detectores”, que están analizando actualmente para ver si alguno de ellos procede de ondas gravitatorias. Sus conclusiones, que se espera que lleguen a lo largo de este año, abrirán por fin la nueva era de la astronomía de ondas gravitatorias.

Fusión de dos agujeros negros

Fusión de dos agujeros negros Crédito: Simulating eXtreme Spacetimes

Seguir Leyendo…

Primera detección directa de las ondas gravitatorias

Artículo publicado por Jennifer Chu el 11 de febrero de 2016 en MIT News

La señal de LIGO revela la primera observación de dos agujeros negros masivos colisionando, demostrando que Einstein acertó en su predicción.

Hace hoy casi 100 años, Albert Einstein predijo la existencia de las ondas gravitatorias — ondulaciones en el tejido del espacio-tiempo que se generaron durante unos cataclismos cósmicos extremadamente violentos en los inicios del universo. Con su conocimiento del universo, y la tecnología disponible en 1916, Einstein supuso que esas ondulaciones sería “extremadamente pequeñas” y casi imposibles de detectar. Los descubrimientos astronómicos y los avances tecnológicos durante el último siglo han cambiado estas expectativas.

Ahora, por primera vez, científicos de la colaboración LIGO — con un destacado papel de científicos del MIT y Caltech — han observado directamente las ondulaciones de las ondas gravitatorias usando un instrumento terrestre. Al hacer esto, han confirmado de nuevo la Teoría General de la Relatividad de Einstein, y abren una nueva forma de observar el universo.

Fusión de dos agujeros negros

Fusión de dos agujeros negros Crédito: Simulating eXtreme Spacetimes

Seguir Leyendo…

Introducción a los agujeros negros

Artículo publicado por Ali Sundermier el 12 de enero de 2016 en Symmetry Magazine

Déjate introducir en el enigmático mundo de los agujeros negros.

Imagina, en algún lugar de la galaxia, el cadáver de una estrella tan densa que rasga el tejido del espacio y del tiempo. Tan densa que devora cualquier materia a su alrededor que esté lo suficientemente cerca, atrayéndola en un remolino de gravedad del que nada, ni siquiera la luz, puede escapar.

Y una vez que esta materia cruza el punto de no retorno, el horizonte de sucesos, cae en una espiral sin remedio hacia un punto infinitamente pequeño, un punto donde el espacio-tiempo está tan curvado que todas nuestras teorías colapsan: la singularidad. Nadie sale vivo de allí.

Los agujeros negros suenan a algo demasiado extraño como para ser verdad, pero en realidad son bastante comunes en el espacio. Hay docenas de ellos conocidos y, probablemente, millones más en la Vía Láctea, y miles de millones merodeando por ahí fuera. Los científicos también creen que podría haber agujeros negros supermasivos en el centro de cada galaxia, incluyendo la nuestra. La formación y dinámica de estas monstruosas curvaturas del espacio-tiempo ha desconcertado a los científicos desde hace siglos.

The View Near A Black Hole

Agujero negro Crédito: April Hobart

Seguir Leyendo…

El último artículo de Hawking sobre agujeros negros divide a los físicos

Artículo publicado por Davide Castelvecchi el 27 de enero de 2016 en Nature News

Algunos dan la bienvenida a su último trabajo como una nueva forma de resolver un problema con los agujeros negros; otros no están seguros de su valor.

Casi un mes después de que Stephen Hawking y sus colegas publicasen un artículo en línea sobre agujeros negros1, los físicos no se ponen de acuerdo sobre su significado.

Algunos apoyan las afirmaciones del borrador — que proporciona una prometedora forma de abordar un obstáculo conocido como la paradoja de la información de los agujeros negros, que Hawking identificó hace más de 40 años. “Creo que hay un sentimiento general de entusiasmo por tener una nueva forma de estudiar cosas que puede que nos saquen del atasco en el que nos encontramos”, comenta Andrew Strominger, físico en la Universidad de Harvard en Cambridge, Massachusetts, y coautor del último artículo.

Hubble Helps Find Smallest Known Galaxy Containing a Supermassive Black Hole

Impresión artística de un agujero negro Crédito: NASA

Seguir Leyendo…

El misterio del agujero negro desnudo

Artículo publicado por Daniel Clery el 5 de enero de 2016 en Science News

La mayoría, si no todas, las galaxias tienen agujeros negros supermasivos en sus centros rodeados por densas nubes de estrellas. Ahora, los investigadores han encontrado uno que parece haber perdido casi por completo su séquito. El equipo, que informa de su hallazgo en la reunión anual de la Sociedad Astronómica Americana, dice que no sabe qué ha arrancado a esas estrellas. Pero ha propuesto una tentadora posibilidad: el objeto podría ser un agujero negro de tamaño medio extremadamente raro, que los teóricos han predicho, pero los observadores nunca han visto.

SDSS J1126+2944 en luz visible (blanco) y rayos-X (púrpura)

SDSS J1126+2944 en luz visible (blanco) y rayos-X (púrpura) Crédito: Observatorio Chandra y Telescopio Hubble / NASA

Seguir Leyendo…

Cómo escapar de un agujero negro

Artículo publicado el 25 de noviembre de 2015 en la Universidad Johns Hopkins

Un equipo internacional de astrofísicos, dirigidos por científicos de la Universidad Johns Hopkins, ha sido testigo por primera vez de un agujero negro tragándose una estrella y eyectando una llamarada de materia a casi la velocidad de la luz.

El hallazgo, del que se informa en la revista  Science, rastrea la estrella — aproximadamente del tamaño del Sol — conforme se sale de su camino habitual, deslizándose por el tirón gravitatorio de un agujero negro supermasivo, y viéndose absorbida por él, señala Sjoert van Velzen, becario Hubble en Johns Hopkins.

Cygnus X-1

Agujero negro

Seguir Leyendo…

Explicada la luz procedente de la colisión de agujeros negros

Artículo publicado el 16 de septiembre de 2015 en JPL

Entrelazados por la gravedad y destinados a fusionarse, dos candidatos a agujeros negros en una lejana galaxia parecen estar unidos en una intrincada danza. Los investigadores, usando datos del Galaxy Evolution Explorer (GALEX) de la NASA y el Telescopio Espacial Hubble, han logrado la confirmación más sólida hasta el momento de la existencia de estos agujeros negros en proceso de fusión, y han encontrado nuevos detalles sobre su extraña y cíclica señal de luz.

Simulación de la fusión de agujeros negros

Simulación de la fusión de agujeros negros. Crédito: Universidad de Columbia

Seguir Leyendo…

1 2 3