Un esqueleto puede ayudar a resolver el misterio de la maldita Expedición Franklin

Artículo publicado por Sara Reardon el 12 de julio de 2011 en Science Now

En abril de 1848, mientras estaba sentado en su camarote a bordo del HMS Terror que estaba encallado en el hielo en el Ártico Canadiense, el Capitán Francis Crozier tomó la fatídica decisión de un hombre desesperado. El comandante de su expedición, John Franklin, estaba muerto, los exploradores no habían logrado encontrar el Paso del Noroeste, y el hielo marino que había mantenido quietos al Terror y al HMS Erebus durante 20 meses no parecía que fuese a soltar los barcos en un futuro próximo. Los hombres deberían haber tenido gran cantidad de provisiones, pero por razones que siguen siendo un misterio, Crozier decidió tomar lo que quedaba de su tripulación y abandonar los barcos, cruzando a pie el norte de Canadá en busca de comida. Nadie sobrevivió.

Reconstrucción del rostro de Goodsir © Crédito S. Mays et al

Seguir Leyendo…

This page is wiki editable click here to edit this page.