Cómo la gravedad mató al gato de Schrödinger

Artículo original publicado por Elizabeth Gibney el 17 de junio de 2015 en Nature News

Los teóricos defienden que un espacio-tiempo curvado evita las superposiciones cuánticas de objetos a gran escala.

Si el gato del famoso experimento mental de Erwin Schrödinger se comportase de acuerdo con la teoría cuántica, podría existir en varios estados a la vez: tanto vivo, como muerto. La explicación habitual que dan los físicos a por qué no vemos estas superposiciones cuánticas — en gatos o en cualquier otro aspecto del mundo cotidiano — es la interferencia con el entorno. Tan pronto como un objeto cuántico interactúa con una partícula aislada o pasa a través de un campo, cae en un estado, colapsando en nuestra visión clásica y cotidiana.

schrodinger cat

Seguir Leyendo…