Se mide la fuerza que mantiene unida a la antimateria

Artículo publicado el 4 de noviembre de 2015 en Brookhaven National Lab

Es la primera medida de las interacciones entre antiprotones, que hacen posible la existencia de los núcleos de antimateria.

Escrutando entre los restos de las colisiones entre partículas que recrean las condiciones de los principios del universo, los científicos han medido, por primera vez, la fuerza de la interacción entre pares de antiprotones. Como la fuerza que mantiene unidos a los protones comunes en el interior del núcleo de los átomos, la fuerza entre los antiprotones es atractiva y fuerte.

Los experimentos se llevaron a cabo en el Relativistic Heavy Ion Collider (RHIC), una instalación del Departamento de Energía de los Estados Unidos para la investigación en física nuclear situada en el Brookhaven National Laboratory. Los hallazgos, publicados en la revista Nature, podrían ofrecer una visión de mayores porciones de antimateria, incluyendo núcleos de antimateria anteriormente detectados en el RHIC, y pueden también ayudar a los científicos a explorar una de las mayores incógnitas de la ciencia: por qué el universo actual está constituido principalmente por materia común, y virtualmente no se encuentra antimateria.

Interacción entre antiprotones

Interacción entre antiprotones Crédito: Brookhaven National Laboratory

Seguir Leyendo…

Gotitas del fluido ‘perfecto’ de los inicios del universo

Artículo publicado el 31 de agosto de 2015 en BNL News

Los primeros resultados procedentes de las colisiones de iones de tres partículas contra núcleos de oro revelan una prueba sólida de la señal del flujo de partículas en la sopa primordial.

El Colisionador Relativista de Iones Pesados (RHIC), un colisionador de partículas para investigación en física nuclear en el Brookhaven National Laboratory, hace chocar entre sí grandes núcleos casi a la velocidad de la luz para recrear la sopa primordial de partículas fundamentales que existió en los primeros momentos del universo. Los experimentos en el RHIC han demostrado que que esta sopa primordial, conocida como plasma de quarks-gluones (QGP), fluye casi como un líquido “perfecto”, prácticamente sin fricción. Nuevos datos del RHIC, recientemente aceptados para su publicación en la revista Physical Review Letters, confirman las sospechas iniciales sobre que las colisiones de partículas mucho menores también pueden crear gotitas de esta sopa primordial de flujo libre, aunque a una escala mucho menor, cuando colisionan con un núcleo grande.

Colisiones de núcleos de oro

Colisiones de núcleos de oro en el RHIC

Seguir Leyendo…